Inicio > Regional > ¿Qué son los colectivos y cómo operan para “defender la revolución bolivariana” en Venezuela?

¿Qué son los colectivos y cómo operan para “defender la revolución bolivariana” en Venezuela?

 

La amenazante pintada destaca en los muros. Es la silueta de un hombre rodilla en tierra y apuntando con un fusil. Sobre ella, una leyenda: “Los colectivos toman Caracas en defensa de la ¡Revolución!”.

El grafiti pintado sobre una plantilla es común en paredes y edificios del centro y de muchos barrios de Caracas. También sobre los muros blancos externos del Palacio Legislativo, asaltado el miércoles por un grupo de civiles afines al gobierno de Venezuela.

Los líderes de la oposición los llaman “paramilitares”. La Fiscal General, Luisa Ortega, los define como “grupos civiles armados al margen de la Ley”. En la calle los conoce simplemente como “colectivos”. Y suelen ir encapuchados.

El gobierno dice que numerosos colectivos son agrupaciones sociales que trabajan en proyectos de educación y de producción dentro de la organización comunal que promovió Hugo Chávez.

Muchos son pacíficos. Muchos tienen un papel muy político asociado a una larga tradición de izquierda. Eso los vinculó a Chávez y a la revolución bolivariana, ahora comandada por el presidente Nicolás Maduro.

Pero otros controlan con armas e impunidad algunas zonas desde hace años, según denuncian vecinos y ONG.

En el actual clima de confrontación y de conflicto político entre gobierno y oposición, que se plasma en las calles, los colectivos cobran un papel protagónico.

El 28 de junio, por ejemplo, manifestantes cortaban la calle frente al Hospital Clínicas Caracas. De repente, un grito: “¡Los colectivos!”. Un grupo de motorizados encapuchados causó pánico con su sola presencia.

En fotos y videos publicados en redes sociales y medios de comunicación locales en las últimas semanas se vio a civiles con armas de fuego.

Aunque es difícil englobar a los colectivos y muchos grupos declinaron hablar con BBC Mundo, visité a líderes de varios colectivos para saber qué piensan y conocer cómo se articulan con las fuerzas de seguridad del Estado.

Cultivo de semillas y seguridad

Junto a un grupo de motorizados de la Fundación Domingo Rebolledo, subo una mañana de mayo las empinadas calles del barrio de La Vega, en el oeste de Caracas.

Me muestran el trabajo en la parroquia de la Base de Misiones Sinaí. Las misiones son los programas sociales creados por Chávez en las comunidades. Podrían quedar plasmados en la nueva Constitución que redactará la Asamblea Constituyente que se elige el 30 de julio.

Veo los huertos urbanos, los proyectos de cultivo de semillas y de fertilizantes para fomentar la producción propia y reducir la dependencia de grandes productores y cadenas de distribución.

Buscan ser una comunidad casi autogestionada y sus líderes se declaran abiertamente chavistas y defensores de la revolución.

La Fundación Domingo Rebolledo se define orgullosamente como colectivo. La forman 64 personas, entre ellos 40 motorizados que tienen también otras misiones.

“Somos anillos de seguridad del pueblo, de la patria”, me dice Juan, nombre ficticio de uno de los líderes, que prefiere mantener el anonimato por temor a represalias.

“Alerta”

Es un sábado de mayo y la oposición ha convocado a una nueva marcha. Juan está atento. Acaba de recibir un mensaje en el celular de lo que llama un “patriota cooperante”.

“ALERTA Me llegó información de que los escuálidos terroristas están planificando tomar la Redoma de la India”, dice el texto sobre la principal plaza del barrio de La Vega. “Escuálidos terroristas” es la forma despectiva de referirse a los opositores.

El mensaje sigue. “Por sí o por no, debemos estar mosca (atentos) y preparados para bajar a los primeros indicios; me parece o no, todas y todos tenemos la decisión de salir a combatir la contrarrevolución”.

En ese momento se activa Juan, que fue policía y forma parte del ODDI (Órgano de Dirección de la Defensa Integral) en el barrio de La Vega. Responde al ODDI Capital de Caracas, a cargo del jefe de gobierno del Distrito Capital, que ahora es el mayor general Antonio Benavides Torres.

Hasta hace pocos días, Benavides era el jefe de la Guardia Nacional. Algunos miembros del cuerpo están acusados de haber matado a manifestantes de oposición. La Fiscalía imputó recientemente a Benavides por violaciones de derechos humanos.

Las operaciones del ODDI, iniciadas con la alerta del “patriota cooperante”, se articulan con la ZODI (Zona Operativa de Defensa Integral) y la REDI (Región de Defensa Integral), ambas ya con estructura completamente militar a cargo del Ministerio de Defensa.

De negro y con el rostro cubierto

Juan asegura que la propia Policía y Guardia Nacional llaman al grupo de motorizados para intimidar, asustar, disolver una manifestación y limpiar la calle de las barricadas.

Por ello se visten de negro con el rostro cubierto.

Viajo con ellos en moto y me muestran un recorrido habitual en la cercana parroquia de El Paraíso, uno de los principales focos de levantamiento contra el gobierno.

“Nosotros no vamos a llegar reprimiendo, atropellando ni agrediendo, simplemente llegamos a dispersar, para que no dañen los bienes de la nación”, me dice Juan, que asegura que su grupo es pacífico y que lo máximo que hacen es apresar a un manifestante y entregárselo a la autoridad.

 

Te puede interesar

Compartir