Inicio > El pizarrón de Fran > José Vicente Rangel / El Espejo: El blanco, los blancos

José Vicente Rangel / El Espejo: El blanco, los blancos

1.-Hay dos blancos privilegiados contra los cuales dispara el conjunto de factores que integran la oposición venezolana. Es decir, la partidocracia de la MUD, la ultraderecha en sus variadas expresiones, la cúpula de la Iglesia Católica, el empresariado ubicado en Fedecámaras y el combo que internacionalmente opera a diario a través del poder mediático y la ayuda decisiva del Gobierno norteamericano. Esos blancos son el presidente Nicolás Maduro y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb).

2.-Maduro en primer lugar. Convertido en obsesión. Al que no se le perdona su origen humilde y su capacidad para asumir responsabilidades. Alguien al que todo se le niega. Porque el hecho de haber aguantado por más de cuatro años en Miraflores la más brutal ofensiva que se haya dado contra un gobernante en Venezuela; la conjura permanente, sin ceder ante ella; sin transar con el enemigo, es motivo suficiente para desatar odios, deseos de venganza, exaltación de la mediocridad y de la oscura determinación que produce la derrota cuando la autoría proviene de alguien que es subestimado.

3.-En segundo lugar la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. ¿Por qué es cuestionada de manera irracional; satanizada en forma sistemática, recurriendo a acusaciones infundadas, a la basura pestilente proveniente de laboratorios especializados en degradar al ser humano? ¿Qué motiva esos ataques y qué fin persiguen? No hace falta mucha agudeza para estar conscientes de que detrás de lo que hoy inspira la campaña contra el militar venezolano; contra el hombre uniformado, por parte de sus adversarios, es la toma de conciencia de éstos acerca de la solidez de la institución; del tipo de valores que en la actualidad la inspira. Que ya no es instrumento al servicio de poderosos intereses económicos, de la segregación, de la injusticia social, de la represión contra el pueblo. Que dejó de ser una institución tutelada por el imperio norteamericano, inspirada en los manuales de formación de oficiales represores de la Escuela de las Américas y monitoreada por la inefable misión militar que Hugo Chávez expulsó del país.

4.-Por consiguiente, en el formato golpista de quienes están dispuestos a recurrir a cualquier vía para acabar con el sistema democrático vigente como lo demuestra el salvaje comportamiento en la calle de la oposición durante los últimos tres meses, lo que se quiere es defenestrar, al costo que sea, al presidente Maduro y acabar con la Fanb, sostén primordial de la institucionalidad democrática, del Estado de Derecho, de la soberanía nacional y de las conquistas sociales del proceso bolivariano.

5.-Los blancos seleccionados para la aventura conspirativa de la derecha y de otros sectores -contra Maduro y la Fanb/Pueblo-, no son para provocar un golpe al estilo tradicional. Ya que para ello no cuentan con una fuerza armada de corte tradicional, aquella que irrumpía para cambiar a un presidente por otro más o menos similar, sino el asalto del poder para acabar con todo vestigio de cambio social y político; para reinstalar el pasado con todas sus perversiones, desmantelar al Estado y entregar la dirección del país a intereses foráneos como ha sido la experiencia en otras naciones. Lo que está en marcha es una macrooperación para cortar de raíz el proceso bolivariano e instaurar un régimen implacable, como se deduce de los planteamientos de los actuales líderes opositores y del conglomerado internacional que mira con insaciable voracidad la riqueza que anida en su seno Venezuela, así como su estratégica ubicación geopolítica.

Laberinto. Disuasivo Conviene que los dirigentes políticos que apuestan a un pronunciamiento militar contra Maduro, mediten en torno a las palabras pronunciadas por el G/D Manuel Bernal Martínez, comandante del desfile del 5 de Julio, desde el tanque en que se movilizaba para solicitar la autorización presidencial para iniciar el acto: ¡Lealtad absoluta!..

Inaceptable lo ocurrido en la AN. Hay que establecer responsabilidades…

Existe un reparto de responsabilidades en la planificación de las acciones de la oposición en los próximos días. Objetivo: impedir la elección de la Constituyente el 30 de este mes y, al mismo tiempo, socavar la base del gobierno de Maduro. Respecto a la celebración de elecciones, se intensificará la desinformación para confundir al elector. Está previsto un barraje publicitario en medios escritos, radiales, televisivos y red social, colocando el énfasis en el peligro de concurrir a los centros electorales y en la inutilidad de votar porque la Constituyente no resuelve problemas…

Hay disgusto en sectores de la oposición por la decisión adoptada por la cúpula de abstenerse el 30-J. Dicen no entender esa política cuando la prédica en defensa del sufragio fue permanente en el sector. Además, los inquieta quedar fuera del Poder Constituyente, cuando -según ellos- pudieran llevar una buena representación e, inclusive, con una campaña bien diseñada, lograr mayoría. Achacan la delicada situación a la torpeza de los dirigentes que atienden más al odio que a la necesidad de adoptar políticas serias…

¿Qué hacer ahora, se preguntan? Las opciones que manejan en las altas esferas de los partidos y grupos de la MUD, se inscriben en la violencia: preparar el sabotaje del acto comicial, convocar una huelga general o desconocer e impugnar, como sea, el resultado de la consulta popular. Todas ellas no harían otra cosa que complicar la situación de la oposición…

Recordaba Eleazar Díaz Rangel -director de este diario-, en su columna dominical, que en los factores que conforman la actual oposición siempre ha privado, históricamente, la tendencia a recurrir a la abstención en procesos electorales convocados en momentos de crisis. Mencionaba, por ejemplo, la orden de Betancourt -a su partido AD- de abstenerse cuando el gobierno de Pérez Jiménez convocó a una Constituyente en el año 1952. La orden no fue acatada y el pueblo sufragó, masivamente, a favor de URD y de su líder Jóvito Villalba. Lo mismo pasó en las elecciones parlamentarias del 2005. Lo que hoy es la MUD acordó la abstención cediendo a la presión de grupos empresariales y mediáticos, por lo cual quedó fuera del Parlamento. Como ocurrirá ahora con la Asamblea Nacional Constituyente al decidir otra vez la abstención…

Para el 16 de este mes fijó la dirección de la MUD -y sus agregados-, la realización de un “plebiscito” contra Maduro, para que éste salga de la presidencia. ¿Cómo se come eso? ¿Sus efectos? Tan solo un gesto mediático. En las actuales circunstancias es un ejercicio patético (por no tildar de chimbo) de la política, al cual apelan los líderes cuando no encuentran cómo salir de la trampa en que metieron a su propia gente…

El Gobierno de Brasil -o mejor, su Cancillería, porque Temer se tambalea-, acordó la vuelta a Venezuela de su embajador, llamado meses atrás a consulta. ¿Qué lectura tiene el gesto? Da qué pensar…

Un trabajo de investigación realizado por un grupo de expertos sobre el tema de la violencia en base a lo que sucede en Venezuela, arriba a interesantes conclusiones. Una de ellas atribuye lo sucedido en el país a injerencia foránea. Se señala que las prácticas aplicadas últimamente fueron trabajadas por especialistas en actividades desestabilizadoras en laboratorios de EEUU…

La cuestión de fondo es cada día más evidente: lealtad o deslealtad…

En esta etapa previa a los comicios del 30-J, se impone la serenidad en la conducción.

Te puede interesar

Compartir