Inicio > El pizarrón de Fran > Néstor Francia / Análisis de Entorno: “Consulta” opositora y Constituyente (11-07-2016)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: “Consulta” opositora y Constituyente (11-07-2016)

En el complejo panorama político venezolano resulta muy difícil la proyección de escenarios futuros. La mayoría del pueblo se encuentra en estado de confusión, sin por ello dejar de mostrar las profundas huellas que dejó en su conciencia el paso por este plano físico de Hugo Chávez Frías. Es esa nueva conciencia lo que ha evitado que la derecha se aproveche del evidente descontento para imponer su actual agenda de violencia, cada vez más minoritaria y foquista, aunque también más violenta, como lo demuestra la emboscada criminal de ayer en la que resultaron heridos siete guardias nacionales.

En medio de esa confusión, las fuerzas políticas desarrollan sus estrategias para la coyuntura con energías dispares. Esta semana la oposición, por ejemplo, se prepara para montar su fraude del próximo domingo, con una “consulta” que algunos descaminados señalan como “vinculante”, lo cual es un absurdo absolutamente bizarro. La más reciente noticia sobre ese evento la ha dado un cabecilla del partido opositor

Acción Democrática, Negal Morales, al anunciar que los cuadernos de votación de esa “elección” serán quemados inmediatamente después de realizada, aduciendo que la medida forma parte de una “serie de iniciativas” que buscarían dar seguridad a los votantes y evitar represalias: “Después de haber sido registrado el elector y totalizada el acta, va a ser quemada, porque no vamos a dejar que ningún funcionario del Gobierno tenga acceso a los nombres y apellidos de la gente”.

La verdad es que este burdo pretexto no hace sino confirmar algo que dijimos en nuestro Análisis del 4 de julio pasado, al referirnos a los dos objetivos de esa “consulta”: “El otro objetivo es recurrente: el espectáculo mediático. Se esmerarán en conformar algunas colas con espontáneos y militantes en zonas donde cuentan con suficiente fuerza para ello, trucarán las cifras de participación y montarán el concierto de los medios del mundo para simular el éxito. Se tomarán la foto y armarán el reportaje, y el mundo ‘sabrá’ que el ‘pueblo’ venezolano votó para sacar a Maduro, rechazar la Constituyente y convocar a la FANB para el golpe de Estado”. El quemar los cuadernos les permitirá mentir sobre el número de participantes sin que haya modo de desmentirlos comprobadamente. Ya lo hicieron una vez, entre el 13 y el 14 de febrero de 2012, después de las primerias opositoras del 12 de febrero, con el mismo objetivo de mentir sobre el número de participantes. Esto lo hicieron a pesar de que hubo una orden del TSJ de que los cuadernos fuesen preservados y resguardados por el CNE (que supervisó esa elección). Es decir, la derecha ya tiene experiencia en el desacato a las decisiones del máximo tribunal. Por ese delito de desacato, la coordinadora electoral de la oposición para entonces, Teresa Albanes, solo tuvo que pagar una multa. Por eso es que la Constituyente tiene entre sus tareas revisar el articulado de la Constitución para reforzar aún más la distribución de justicia y castigar con más severidad delitos graves como el desacato al TSJ.

Ahora bien, mientras la derecha monta esta pantomima, que no tiene otro fin que seguir desarrollando la agenda de conspiración y violencia, y tratar de impedir la Asamblea Nacional Constituyente, nosotros estamos en nuestro principal asunto, precisamente la Asamblea Nacional Constituyente. Nosotros hemos sido y seremos críticos de algunos aspectos organizativos y comunicacionales relacionados con la ANC, pero no dudamos ni por un momento que esta es la principal oferta política del chavismo en este momento (y acaso la única, en el sentido de la actual coyuntura). Hay que defenderla, difundirla, protegerla, impulsarla. No es casual que en el discurso nacional e internacional de  la derecha, el principal elemento ha pasado ser la solicitud de que se suspenda la Constituyente. Lo pide el Departamento de Estado de USA, lo pide Almagro, lo acaban de pedir Santos y también la Conferencia Episcopal Venezolana. Y es, por supuesto, objeto de sabotaje y amenazas por parte de la MUD. Y hasta los “disidentes” del chavismo andan bufando contra la Constituyente.

Hay en el chavismo quienes están pensando que la suspensión de la Constituyente puede ser una poderosa herramienta de negociación con la derecha. Es cierto, pero para entregar la Constituyente, tendrían que darnos a cambio las tres cuartas partes del cielo,  y no lo van a hacer. Quieren que entreguemos la Constituyente como un acto de capitulación. A todas luces, estamos muy lejos de capitular. Por eso altos dirigentes revolucionarios lo han dicho alto y claro: si vienen con vainas, nos iríamos a las armas.

Te puede interesar