Inicio > El pizarrón de Fran > José Manuel Rodríguez: Un mundo de fragmentos

José Manuel Rodríguez: Un mundo de fragmentos

Hace 50 años Marcuse escribía en “El hombre unidimensional”: El pensamiento es siempre algo más y diferente que el acto individual de pensar… todos sus objetos son universales… Trataba con él de demostrar que la sociedad industrial avanzada es capaz de impedir todo cambio cualitativo.

Si bien aquí no tenemos esa avanzada sociedad, se ha construido una mímesis de ella para que nos sirva de referencia y podamos darle así carácter racional a la irracionalidad. Y miren que útil resultó, esas fuerzas promotoras de la individualidad y la sinrazón han obstaculizando, de todas las maneras posibles, los esfuerzos colectivos intentados aquí por las fuerzas revolucionarias.

Enfrentaron la Constitución del 99 desconociéndola permanentemente. Dieron un golpe de estado en el 2002. Luego una huelga general indefinida. Intentaron revocar a Chávez. Levantaron barricadas en el 2004, en el 2007, 2010 y 2014. Llamaron fraudulentos todos los resultados electorales (menos los pocos que ganaron). Han celebrado la muerte, llaman a matar día tras día. Ahora llevan tres meses haciéndolo ininterrumpidamente mientras denuncian violación a “sus derechos” de hacerlo.

Desconocen los poderes del Estado. Convocan a un plebiscito discrecional y jurídicamente inexistente, mientras amenazan con impedir que el Poder Electoral realice la elección de una asamblea constituyente, máxima figura de nuestra Constitución. Y no hay forma que expliquen por qué, habiéndola promovido hasta hace poco, ahora la rechazan. Con su supuesta mayoría pudieran liquidar así (la única forma válida) el proceso chavista.

No hay manera de entender semejantes dislates sin concluir que sus pensamientos están confinados en una única dimensión. Eso que Marcuse denunciaba: se deja de lado toda explicación para que la sola descripción ocupe su lugar… La unilateralidad, lo fragmentario, tendencioso, arbitrario e irracional los lleva a subvertir al Estado rechazando que haya consecuencias a su transgresión. La absurdidad de ese mundo unidimensional convierte la violencia en derecho.

Les informo a mis lectores que Google inhabilito mis dos cuentas gmail (jmrr1144 y cuentosdelcuartelmaldito). Alega infracciones a sus normas, yo lo califico como una censura a la libre opinión. Trataré de continuar por otros caminos. Gracias.

Te puede interesar

Compartir