Inicio > El pizarrón de Fran > José Mendoza Durán: Reflexiones en Positivo – Póngale usted el título

José Mendoza Durán: Reflexiones en Positivo – Póngale usted el título

Ante tantos acontecimientos acaecidos en estos últimos tres meses me vi obligado a buscar una literatura que me hizo llegar en una oportunidad un amigo sobre la utilización de los organismos de seguridad, conforme al tipo de gobierno que se tenga en los diferentes países pero en especial en nuestro Continente.

En cuanto al empleo de la fuerza pública se manifiesta que en los estados democráticos está subordinado a las prescripciones legales. En los estados no democráticos la fuerza pública obra al margen de toda limitación. En los estados democráticos la fuerza sirve al Derecho, en los no democráticos se utiliza para desconocerlos. En los democráticos los órganos de seguridad regulan el ejercicio de la libertad para salvaguardar la libertad misma; en los no democráticos los organismos de seguridad no pasan de ser un mecanismo muy simple contra toda manifestación de inconformidad, disentimiento o contra cualquier pretensión individual o colectiva que implique libre examen o determinación autónoma. Se insiste en que en los regímenes antidemocráticos es común la tendencia a aumentar el número de funcionarios de seguridad, se afirma que no hay gobierno fascista que no disponga de poderosas y sanguinarias fuerzas de policías, más existen aspectos que permiten distinguir a distancia organismos de seguridad democráticos de los que no lo son: el tratar al pueblo con rudeza y arbitrariedad, hacer ejército de ocupación en el propio país, es ahí un síntoma, una característica común a todos los organismos de seguridad de inspiración totalitaria y se puede agregar en los estados fascistas la justicia está supeditada a los organismos de seguridad; en los estados democráticos los organismos de seguridad auxilian pero no reemplazan a la justicia, en los regímenes fascistas los organismos de seguridad son contraparte.

Según el pensamiento totalitario no hay nada ni nadie fuera del alcance del gobierno, es decir, la función de los organismos de seguridad se reduce a defender las decisiones del gobierno.

Como pueden observar en estas reflexiones les permito a mis lectores preguntarse en qué sistema de gobierno vivimos conforme a estos postulados doctrinarios de la forma de gobernar de muchos jefes de Estado y de gobierno, para entender el orden o el desorden en que vivimos.

El momento que estamos viviendo debemos apelar a todas las fuentes de información que puedan contribuir a esclarecer e informar a los que no somos dados ni experimentados en seguridad, por ello cuando es necesario salirme de mi forma de escribir y enviar mensajes en positivo y el de ver el santo donde esta el pecador y no lo contrario y hacer el esfuerzo de actuar y escribir viendo soluciones donde los demás ven los problemas es algo bueno para la salud de mis lectores, es ahí donde con toda humildad pido asesoramiento a mis tantos amigos que tienen basto conocimiento de lo que deseo plantearle en mis reflexiones, además todos sabemos que el egoísmo a nadie le beneficia, Cecilio Acosta, nos dejó un mensaje difícil de olvidar cuando dijo: “de lo que se concentra a nada beneficia, beneficio se espera de lo que se divulga”.

Estamos ricos de buena voluntad y de buenas intenciones, Roguémosle a Dios, unión, seguridad, rectificación y que aparezcan las medicinas, los alimentos y que podamos comprarla porque esa es otra cosa no hay bolívares que alcancen.

Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la Paz, la Convivencia, el Respeto y la prosperidad de nuestro país…

Te puede interesar

Compartir