Inicio > El pizarrón de Fran > Mario Valdez: Petrobras y Odebrecht muelen a Lula da Silva

Mario Valdez: Petrobras y Odebrecht muelen a Lula da Silva

Lula da Silva el trabajador metalúrgico que se convirtió en el dirigente político más carismático y popular del mundo, mientras ejerció la presidencia de la República de Brasil (2003 – 2010), hoy vive uno de los momentos más amargo de su vida, al ser condenado el miércoles 12 de junio 2017, a pagar la pena de nueve años y seis meses de cárcel por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero.

La   decisión fue dictada por el juez federal Sergio Moro, quien conoce las causas de la red de corrupción conocida como Lava Jato y las confesiones de los ex directivos del Grupo Odebrecht. Esa sentencia le da la razón a la fiscalía que había acusado a Lula da Silva, de haber recibido sobornos por 1,2 millones de dólares de una empresa constructora (involucrada en la red y el esquema de sobornos y coimas de Petrobras, a cambio de “favores” desde el poder. La fiscalía sostiene que el apartamento aparece en los registros como propiedad de la constructora OAS, pero que el verdadero dueño seria Lula da Silva.

El líder de izquierda podrá apelar de esa decisión en libertad, a la espera que la Corte Suprema de Justicia revoque el veredicto, ya que sus abogados defensores sostienen que sus alegatos de defensa no fueron valorados por el juez Moro. Si el tribunal de alzada confirma la decisión apelada, el ex presidente irá a la cárcel, a cumplir la condena de acuerdo a la sentencia.

En este momento es el candidato presidencial para las elecciones del 2018, en Brasil, con más probabilidades de triunfo y mejor posesionado en las encuestas y mediciones, pero la red de corrupción  de Petrobras y Odebrecht muelen a Lula da Silva.

El ex presidente Lula, no terminó el bachillerato pero ha recibido 30 Doctorados Honoris Causa de distintas universidades del hemisferio.

 De la pobreza extrema al Palacio de Planalto

El 27 de octubre de 1945, en el pueblo Garanhuns, estado de Pernanbuco, zona árida ubicada al noroeste de Brasil, nació Luiz Inácio da Silva Ferreira, es el séptimo de ocho hijos, de un matrimonio de campesinos analfabetos, formado por Arístides Inácio da Silva y Eurídice Ferreira de Melo (doña Lindu). Desde que nació su familia nunca lo llamo por su nombre de pila siempre lo llamaron “Lula”.  Vivieron en la cuna más dramática de la pobreza, una casa sin luz, ni agua, no usaban zapatos. Su padre los abandonó a las dos semanas de haber nacido Lula, conoció a su padre cuando tenía cinco años, quien  fue un estibador portuario (cargaba y descargaba barcos) y un alcohólico empedernido. En 1952, doña Eurídice huyendo del hambre y la miseria con sus ocho muchachos acuesta, se trasladan a Guaruja y después a ciudad Santos. Desde niño compartió los estudios de primaria con trabajos en el muelle, la venta ambulante de todo lo que caía en sus manos, hacia mandados y limpiaba botas, para ayudar a su madre con los gastos de la casa.

 En 2003, a la edad de 58 años, es el presidente de la República de Brasil, es reelecto en el cargo y desempeña funciones en el Palacio de gobierno de planalto,  hasta el año 2010.

Los inicios de un líder sindical

En 1963, Lula, culmina los estudios en el Servicio Nacional de la Industria  especializándose como Tornero mecánico. Comienza a trabajar en las empresas metalúrgicas. El año 1964, sufre un accidente laboral y pierde el dedo meñique de la mano izquierda; ese mismo año comienza una dictadura militaren Brasil que duro 21 años, hasta 1985.

En 1966, Lula entra al mundo de la dirigencia sindical, lo inicia su hermano mayor José (Frei Chico), dirigente comunista que había sufrido la cárcel y la tortura por luchar contra la dictadura.

En 1972, lo eligen secretario general del sindicato metalúrgico. En 1975, gana la presidencia y pasa a convertirse en el líder sindical más importante de la zona industrial brasileña. A partir de ese momento pasa a dirigir las huelgas y manifestaciones de trabajadores más duras que vivió la dictadura.

Lula, un hombre familiar

En 1967, Lula contrae nupcias con María de Lurdes, trabajadora textil, dos años después su mujer, con ocho meses de embarazo contrae una hepatitis que no fue diagnosticada a tiempo por los galenos. Madre e hijo murieron en el parto. Quedó viudo y deprimido, para escapar se mete a fondo en el movimiento sindical. Pasado el luto vuelve a los bares y fiestas, distintas novias. Establece una relación con la enfermera Mariam Cordeiro, de esa unión tuvo su primera hija Lurian.

En 1974, Lula se casa por segunda vez con Marisa Leticia da Silva, quien había enviudado y era madre de un niño (Marcos) que no llegó a conocer su padre biológico, de esa unión tuvo tres hijos más.

El 3 de febrero de 2017, Lula recibe uno de los golpes familiares más duro de su vida, el fallecimiento de su esposa Marisa Leticia da Silva, su fiel compañera que lo acompaño durante 43 años, sufrió un derrame cerebral.

Del Sindicato al Palacio de Gobierno    

En 1978, 79, Lula dirige las huelgas más importantes que sacuden el país, convirtiéndose en el dirigente de oposición más influyente en el escenario político. En 1980, es reelecto presidente del sindicato de metalúrgicos, convoca y dirige la huelga general donde participaron más de 300 mil trabajadores. La Corte Marcial lo acusó por desorden público y lo condenó a tres años de presidio, en apelación fue anulada la sentencia. Lula, estuvo un mes preso en la cárcel, con el Nro. 12712.

En abril de 1980, al salir de la cárcel funda el Partido de los Trabajadores (PT), con los sindicalistas, movimientos sociales e intelectuales de izquierda. En el corto presidio, vivió en carne propia la desigualdad social y entendió la necesidad de conquistar espacios, que permitan tener acceso a la toma de decisiones, tanto en el poder ejecutivo, judicial y legislativo, donde puedan aprobarse leyes más justas que beneficien a la clase trabajadora, el vehículo era el partido. En 1985, cae la dictadura militar y se restablece la democracia. En 1986, es elegido diputado a la Constituyente de Brasil.

 El 1 de enero de 2003, Lula da Silva, es investido como presidente de la República Federativa de Brasil, cargo que desempeña desde el Palacio de Gobierno hasta el 31 de diciembre de 2010.

XII Congreso de la Internacional Socialista

Del 27 al 29 de octubre de 2003, se realiza en Sao Paulo, Brasil, el XII Congreso de la Internacional Socialista, organización mundial que agrupa 150 partidos políticos socialdemócratas, socialistas y laboristas, así como organizaciones de todos los continentes. El discurso de apertura le correspondió al presidente del país anfitrión, Lula da Silva.

Ese día estaba de cumpleaños, en la noche se le hizo un brindis con los invitados internacionales, al que asistí en representación de Venezuela como representante del MAS, los delegados fuero: Felipe Mujica, Carlos Tablante; Gustavo Mujica, Alfredo Chaparro, Tulio Álvarez y este servidor Mario Valdez.

Te puede interesar