Inicio > Opinión > Luis Fuenmayor Toro: Esquizofrenia de unos, cinismo de otros, ignorancia de todos

Luis Fuenmayor Toro: Esquizofrenia de unos, cinismo de otros, ignorancia de todos

Hace poco le oí decir a uno de los nuevos líderes de la república, uno de esos construidos precipitadamente a través de un matrimonio conveniente, que el valor del oro había sido generado por el capitalismo. Es de tal magnitud el exabrupto dicho, pero más importante aún su significado en boca de un gobernante, que debí esforzarme para poder escribir al respecto. Y no lo hago porque crea ayudar mucho en la solución de nuestros problemas, sino para tratar de entender profundamente por qué llegamos a estar tan empantanados. Saber cómo fue posible que unas personas, las gobernantes desde hace 18 años, tuvieran la capacidad de llevar el país al desastre total en que se encuentra, a pesar de haber contado con más de los recursos financieros que requerían, el soporte de la mayoría de la población, un gran apoyo internacional y con la incondicionalidad de las fuerzas armadas.

El ministro en cuestión demuestra tener un pensamiento absolutamente desordenado, donde las ideas van y vienen sin concierto alguno, plenas de contradicciones entre ellas y con la supuesta ideología que pretende profesar, además de con su práctica política. Y lo peor es que ni se da cuenta de lo que le ocurre, y de su total desvarío lo paga la población venezolana. Dice ser marxista pero no tiene idea de lo que es el “valor de cambio” de las mercancías, ni cómo se genera, y posiblemente cree que el capitalismo es la formación económico social que siguió a la comunidad primitiva, algo que también se desprende de lo afirmado por otros líderes señeros del Gobierno,  a quienes les he oído el disparate de que el mercado lo creo el sistema capitalista. Sus profundos estudios no les han permitido “descubrir” que los mercaderes existen incluso desde antes de la existencia del Estado.

¿Cómo es que son anticapitalistas y les molesta que el valor del oro sea una “creación del imperio”, pero su programa económico bandera sea explotar el oro y otros metales y minerales del Arco Minero del Orinoco? Odian al imperio y dicen ser sus enemigos a muerte, pero se la pasan en Miami y en Nueva York, abren sus cuentas bancarias allá, tienen a sus familias en esos países, les encantan los dólares y no le han dejado de vender ni una gota de petróleo; hoy venden menos porque producen menos y los gringos compran menos al ser de nuevo autosuficientes. El desbarajuste afecta las relaciones internacionales de Venezuela: llegaron a apoyar a Arabia Saudita en sus acciones en Yemen, se declaran amigos íntimos de la Casa de Saud, pero al mismo tiempo están con las luchas de Irán, Siria y Palestina. A la esquizofrenia se unen la ignorancia y el cinismo.

El grotesco fracaso con Guyana es clara muestra de la ignorancia y frivolidad con la que hacen su política internacional. Pero el costo no lo pagara ninguno de estos antinacionales; lo pagarán lo venezolanos con cientos de miles de kilómetros cuadrados de su territorio. Otro tanto ocurre con Colombia, con la que también pagaremos con territorio, como ha sido siempre desde el siglo XIX para acá.

Te puede interesar