Inicio > El pizarrón de Fran > Néstor Francia / Análisis de Entorno: Ensayo Vs “Consulta”   (17-07-2016)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: Ensayo Vs “Consulta”   (17-07-2016)

Como siempre, trataremos de analizar los eventos de ayer con el acercamiento más próximo a la “realidad real” que podamos alcanzar, pues la subjetividad es tan humana como el arte. Lo primero que debemos decir es que ambos sectores en pugna lograron para sus fines construir un curioso efecto de espejismo. En ambos casos, concentraron un gran número de electores en muy pocos puntos, lo cual transformó las respectivas votaciones en embudos, con mucha gente confluyendo a espacios muy restringidos. También influyó en el espejismo, al menos en el chavismo, que fue del lado que votamos, la lentitud del proceso, que obligó a la permanencia en las colas, por muchas horas, a muchas personas. Nosotros fuimos primero a votar al liceo Miguel Antonio Caro, en Catia. Allí desistimos después de tres horas de sol, desorden, empujones, coleados y otros problemas que hubo debido a la gran cantidad de gente, la mala organización y la mala educación de muchas personas. Algunos manejaban el argumento de la mala organización como la única razón del maremágnum. Nosotros, que no somos dados a la demagogia, replicábamos que un pueblo consciente debe tener la capacidad de organizarse por sí mismo y que era una mala costumbre eso de estar echando siempre las culpas a terceros. En la tarde intentamos de nuevo en la unidad educativa Bicentenario, frente a Parque Central, donde al fin pudimos votar después de otras tres horas. Afortunadamente, allí la cosa estaba mejor organizada.        En fin, es muy difícil el cálculo de cifras de participación. En el caso de la derecha, hablan de alrededor de siete millones de votos, pero todos sabemos que ese evento no fue más que un fraude, una monumental mentira para engatusar a los incautos del patio y alimentar a la vocería político-mediática internacional. Nuca sabremos realmente cuántos participaron efectivamente (se sabe que hubo multiplicidad de votos por unas cuantas personas, lo cual lo permitió la absoluta falta de supervisión y control de ese show). Tal como apunta Carlos Aznares, se trató de un “ejercicio absolutamente informal, sin ningún tipo de garantías ni registros; ni padrones electorales ni normas de recuento y fiscalización pública”.

En el caso del chavismo, no se ha conocido cifras, lo cual puede estimular la sospecha de que la participación no fue tan alta como lo sugiere el mencionado efecto de espejismo. Acaso esto tampoco se sabrá, aunque en el evento legal, formal y supervisado que fue el ensayo del CNE, sí hay registro y nadie lo va a quemar.           En fin, ambos sectores están cantando victoria, como es natural. También ambos lograron sus objetivos mínimos. La derecha se tomó la foto y envió el falso reporte a los cuatro vientos. Ya la prensa mundial, dominada por la derecha, ha empezado a dar cuenta de la “victoria” contra Maduro y la Constituyente así como del llamado a que la FANB ejecute un golpe de Estado. Igualmente “informan” sobre un supuesto fracaso del ensayo legal del CNE. El chavismo, por su lado, pudo mostrar claramente su músculo electoral, que sigue siendo importante, así como sus fortalezas cualitativas: la alta capacidad de movilización de su militancia y su periferia cercana, así como su convicción, mística, disciplina y disposición para la lucha. Y mantuvo el impulso que le ha dado la convocatoria a Constituyente.

Llegados a este punto, y siendo aun temprano para un Análisis más apropiado de las distintas reacciones y consecuencias de lo que ocurrió ayer es claro que hay cosas que básicamente no han cambiado y que nos obligan a desechar todo triunfalismo, lo cual no quiere decir que no cantemos victoria, para poder cosechar los frutos de los logros subjetivos de lo qué ocurrió ayer: el gran ejercicio democrático que se vivió en paz, salvo por un lamentable incidente aislado de sospechoso origen. De ese ejercicio hay que hablar, así como del triunfo que significa para Maduro y la Revolución, el hecho de que la Constituyente va ocupando poco a poco el espacio principal del debate político nacional, por más que la derecha trate de agregar otros aderezos con muy relativa eficacia, y el innegable apoyo que la ANC tiene por parte de importantes sectores del país.

Entre esas cosas que se mantienen, está el hecho de que tanto el chavismo como la MUD siguen siendo dos minorías sociales que compiten por el segundo lugar detrás de la minoría más grande, la de los “no alineados”. Igualmente se mantiene (y acaso se incrementa) la amenaza de violencia, que puede verse alimentada por el “triunfo” ficticio de la derecha en su “consulta” de ayer. Tal como apuntamos en nuestro Análisis del pasado viernes, “… los empecinados de la derecha tienen otros planes y han venido hablando de una tal ‘Hora Cero’ y de un ‘paro cívico’, además de la amenaza de sabotaje, inclusive contra el acto comicial mismo de la Constituyente”.

De aquí en adelante nos toca trabajar con ahínco para promover la elección del 30 de julio, para lo cual un excesivo triunfalismo podría ser un lastre. Nosotros barruntamos que lo logrado ayer debería multiplicarse por dos para que la victoria sea contundente y terminante. Asimismo, insistir en el discurso que promueve el diálogo y la paz. Mañana ampliaremos este Análisis con los nuevos elementos que van a ir surgiendo. La lucha sigue.

 

Te puede interesar

Compartir