Inicio > El pizarrón de Fran > José Gil Yepes: Los dos comicios

José Gil Yepes: Los dos comicios

Los dos comicios que ocurrirán en Venezuela entre el 16 y el 30 de julio de 2017 son inéditos. Ningún país ha tenido semejante forma de votar por cada bando por separado. De allí que la verdadera dimensión del gran logro de la Unidad Democrática al recabar 6.841.470 votos locales más  693.789 en el extranjero, (7.535.259) de votantes no se podrá ponderar hasta que no se sepa cuántos participarán en la escogencia de los constituyentes oficialistas. Lo que no es inédito es que los elegidos para la Constituyente sean todos del oficialismo ya que eso es típico de países totalitarios como Cuba. La estimación de Datanalisis para la Constituyente es de 2.950.000 votantes.

Después de cada votación y cumplidas ambas, tendremos una guerra de análisis y comunicados para descalificar al contrario desde diversos ángulos, sobre todo los relacionados con la Constitución, la pulcritud de los procesos y sobre la legitimidad de cada bando. Sobre esto último, lo que sí podemos adelantar es que con una tendencia a un resultado 71 a 29% a favor de la Unidad Democrática, la convocatoria de la Constituyente no hubiese sido autorizada si se hubiese sometido a un referendo popular antes de efectuarse y no sería posible elegir una mayoría de diputados chavistas si se hubiesen respetado los principios constitucionales del voto proporcional a las poblaciones de cada jurisdicción político-administrativa (voto territorial) y el principio del voto universal, directo y secreto, versus sectorial o censitario, como está planteado. Entonces, toda esa algarabía que vamos a escuchar y soportar será ruido porque no tiene sentido discutir la legitimidad de una decisión e institución implantada por el 29% de la población contra el 71% restante y violando tres principios constitucionales.

Sin embargo, no podemos cerrarnos a considerar que, frente a la opción de la radicalización del oficialismo, una vez juramentada la Asamblea Constituyente pueda aparecer también la opción de la negociación -hay indicios- para buscarle un soft landing a este  gobierno y un comienzo estable a un gobierno de transición ya que ambas partes se necesitan: unos para no ser castigados y los otros para poder gobernar.

Te puede interesar

Compartir