Inicio > El pizarrón de Fran > Alfredo Salgado: El diablo pasa trabajo o la cómica de la constituyente

Alfredo Salgado: El diablo pasa trabajo o la cómica de la constituyente

Los analistas parten de la premisa que al gobierno instalar la Constituyente, si es que llegan a instalarla, este emergerá de ese proceso fortalecido. La verdad verdadera es que al instalar la ANC, si es que logran instalarla, las divisiones entre ellos serán más evidentes. Como lo diría Florentino el que Cantó con el Diablo:

Ahora verán señores al diablo pasar trabajo.

¿Quién asumiría la presidencia de la ANC? ¿Cilia o Diosdiablo?

¿Quién le pararía bolas a esa ANC, total, absoluta y  completamente ilegal, inmoral e ilegítima?

¿Tendrá esa ANC, si es que llegan a instalarla, algún poder real, alguna capacidad de ejercer autoridad?

Maduro no halla manera de bajarse de ese tigre y al final tiene dos opciones: o mata al tigre o se mata él, y no lo digo en sentido figurado, sino pensando en las múltiples presiones que un infeliz como él recibe de su mujer, de los cubanos, del PSUV, de Diosdiablo, y el resto de las facciones del gang rojo carmesí, y que él no puede resistir ni manejar.

Esperaría a la puerta de mi tienda a ver el cadáver de mi enemigo pasar.

Maduro es el menor de los problemas. Es más bien una ladilla, una estridencia, un trágico accidente, el verdadero legado de Chávez, teniendo en cuenta, y no se escandalicen, si lo piensan me darán la razón: el mejor hombre de Chávez era Maduro. Compárenlo con Diosdado, Iris, Carreño, Jaua, los Tarek, y me darán la razón. Esto da cuenta de la extravagancia que implicó el chavismo, y hablo en pasado a propósito, y por qué llamo a esta revolución roja carmesí la Revolución de Los Peores.

Alguna oposición no entiende o no le conviene entender, que hay que deslindarse total y absolutamente del chavismo, que debemos  desterrar de nuestro lenguaje los códigos adoptados del chavismo, que es imperioso que le propongamos al país un mapa de viaje para los próximos 50 años que sea diametralmente opuesto a la visión Castro-Chávez-comunista del mundo.

Quienes se atrevan a abordar el problema desde esta óptica, alcanzarán la tierra prometida; quienes no, quedarán tendidos en esta travesía en el desierto, a pesar de sus sacrificios personales, y no alcanzarán a entrar en la tierra que fluye leche y miel.

Te puede interesar

Compartir