Inicio > El pizarrón de Fran > Ramón Guillermo Aveledo: Lo sensato

Ramón Guillermo Aveledo: Lo sensato

Estos años han sido difíciles en Venezuela y estos últimos meses han sido dificilísimos. Podríamos conformarnos con las explicaciones basadas en las consignas y con el caletre de la propaganda. Pero, aun cuando no todos lo reconozcamos, todos sabemos que no sería suficiente y que nos condenaríamos al círculo vicioso. No se puede ignorar a los demás, y menos si son más.

Precisamente, la propaganda repite mucho la frase “Venezuela cambió para siempre”, cuando lo sensato, por realista, es reconocer que como cualquier país, Venezuela siempre cambia. En lo político, por eso es que se hacen elecciones cada cierto tiempo. No es un invento caprichoso, ni un empeño exclusivamente criollo sino regla universal, con excepciones que, en general, no son de las más avanzadas del planeta. Porque las opiniones de los pueblos cambian.

Esos cambios constantes de las sociedades no son solo políticos. La vida humana en común se caracteriza por su complejidad y riqueza. Son cambios económicos, sociales, culturales. Hay hitos de enorme impacto que nos dejaron cambios duraderos, pensemos en la Guerra Federal. El petróleo, acaso el más potente, desde las primeras décadas del siglo XX. La paz, a partir de la última batalla de nuestras guerras civiles en Ciudad Bolívar en 1903. La democracia alcanzada luego de tres intentos a partir de 1936, 1945 y 1958. La democratización de la educación.

Ya veremos si este período, llamado por sus promotores Revolución Bolivariana, deja efectos duraderos en la sociedad venezolana. Puede que los deje buenos, regulares y malos. Lo que no puede es reducirse al monopolio del poder por un pequeño grupo que se eterniza allí como su amo.

Los poco creíbles datos oficiales del domingo 30 no deberían engañar a los que se salieron con la suya y dar por cierta esa visión falsa e inflamada. ¿De verdad creen que a esta altura y con esta situación esta iniciativa tan cuestionada de un gobierno con tan bajo respaldo popular pueda superar el voto PSUV por Chávez? Eso no lo creyó nadie fuera del país y tampoco la mayoría aquí adentro. Si nunca resulta positivo abusar del poder real, hacerlo del poder ficticio que dan los artilugios de quien se cobra y se da el vuelto es como emitir dinero inorgánico e inflación: la paca de billetes es enorme, pero no sirve para nada.

Lo sensato es dar la cara a la crisis política para poder atender la económica y social que no aguantan y, como en el poema, emprender el viaje de regreso del sueño.

Te puede interesar