Inicio > El pizarrón de Fran > Eduardo Fernández: Doble fraude

Eduardo Fernández: Doble fraude

El domingo 30 de julio se perpetuó un doble fraude: por un lado, un fraude a la Constitución y, por el otro, un fraude electoral.

El fraude constitucional está clarísimo. De acuerdo con el artículo 347 de la Carta Magna, el único autorizado para convocar una Asamblea Nacional Constituyente es el pueblo de Venezuela, que no fue consultado. La ANC fue convocada por autoridades que no tienen la facultad de hacerlo. Por tanto, estamos en presencia de una clara violación de la letra, espíritu y propósito de la Constitución Nacional.

Por si fuera poco, las bases comiciales establecidas violan de una manera evidente principios fundamentales del texto constitucional, entre ellos el carácter universal, directo y secreto del voto; una conquista venezolana desde la Constitución de 1947. Otro es el de la proporcionalidad: municipios con muy pocos habitantes tendrían la misma representación que los más poblados.

El acto de votación fue también un fraude perpetuado frente a los ojos de todos los ciudadanos. La opinión pública nacional e internacional fue testigo de la muy menguada concurrencia a las urnas.

Un gobierno que miente pierde el respeto de sus ciudadanos. Y un gobierno que ha perdido la confianza y el respeto de los ciudadanos que pretende gobernar, tiene que ir pensando en la mejor manera de hacerse a un lado para permitir que el pueblo elija otro.

Venezuela, lamentablemente, tiene experiencia en esta materia. La dictadura de Marcos Pérez Jiménez se inició con un golpe de estado contra la Constitución, perpetrado el 24 de noviembre de 1948 (parecido a la intentona golpista del 4 de febrero de 1992).

Años después, la Junta gobernante convocó a una Asamblea Nacional Constituyente. El resultado de esa votación fue que ganó la oposición. El gobierno militar resolvió violar de nuevo la Carta Magna, desconocer el triunfo de la oposición y nombrar presidente a Marcos Pérez Jiménez.

La dictadura decidió, cinco años más tarde, otro fraude contra la Constitución. En lugar de una elección presidencial inventaron un “plebiscito”. Muy poca gente fue a votar. Sin embargo, se metió la mentira de que la maniobra había resultado exitosa y que la mayoría del pueblo había expresado su respaldo al dictador.

Apenas un mes después, el dictador tuvo que huir de Venezuela, incapaz de controlar la indignación colectiva.

La experiencia enseña que esas maniobras contra la Constitución y contra la democracia tienen piernas cortas.

Te puede interesar