Inicio > El pizarrón de Fran > Nemesio Montiel: Natalicio de Rómulo Gallegos

Nemesio Montiel: Natalicio de Rómulo Gallegos

El pasado miércoles 2 de agosto se conmemoraron  133 años  del natalicio de Rómulo Gallegos. En honor a su memoria voy a comentar  el alboroto que causó su presencia en Maracaibo a comienzos del año de 1941.

Un político de  altura, el brillante intelectual y hombre solidario con las luchas parlamentarias de los zulianos. Los testimonios escritos y orales confirman que durante el tiempo que pasó en Maracaibo fue noticia todos los días y era buscado, para conocerlo, por marabinos de todos los sectores sociales de aquella época. La quinta “Nena” en la calle Márvez  del Dr. Manuel Matos Romero y familia fue el escenario de muchos encuentros con el novelista y su esposa, Doña Teotíste  Arocha de Gallegos. En  1984, con motivo del primer centenario del nacimiento,  conocimos muchos datos de esa presencia en Maracaibo a través de los discursos de los Doctores: Manuel Matos Romero, Ángel Emiro Govea, Hesnor Rivera y Omar Baralt Méndez. El Poeta Hesnor Rivera en un viaje por la subregión Guajira de 4 días logró reconstruir la Ruta de Gallegos  Sobre la Misma Tierra.

Matos Romero refiere que: “Al día siguiente de llegar a Maracaibo, comenzamos las visitas a diferentes lugares de la ciudad, empezando por el Mercado Principal o la Plazuela, Boburitos, los Malecones, la Marina Vieja, el Mercado de los Buchones, la Plaza Colón, la calle Derecha, la Mala ley, la Perdición, los Biombos, los Tres Cujíes, Periquito a Pie, el Callejón de los Miaos  y muchos otros.” Entre una amena conversación transcurría el día maracucho y la noche era en parte para ordenar los apuntes y palabrear con visitantes. Los domingos hacían visitas a personalidades como las que dispensaron al Dr. Jesús Enrique Lossada en los Haticos y al Dr. Rafael Belloso Chacín  en su consultorio médico del centro, en la calle Vargas.

También en Maracaibo, disfrutaron de su diversidad gastronómica típica y en los textos cuentan los anfitriones que disfrutaban de las palomitas de bandada y las perdices en arroz.  Paloma turca, conejo, lapa, venado, doncellas, manamanas,  corvina frita. Dice el Dr. Matos:”hallacas de que Carmen Flores, queso de año de que Ismael Pirela, empanadas y mandocas de las que hacía Antonia Rodríguez, lomito de res asado de que Rubén Morillo. De las frutas criollas preferían los nísperos, los zapotes, las guanábanas y las chirimoyas.” Testimonios para la historia.

Te puede interesar

Compartir