Inicio > El pizarrón de Fran > Vladimir Villegas: La oposición en su laberinto

Vladimir Villegas: La oposición en su laberinto

Días movidos estos en Venezuela. Alguien dijo  que despertar después de ocho horas de sueño en este nuestro país es casi como hacerlo después de cinco años en coma. Los acontecimientos van volando. La capacidad de sorpresa se agota rápidamente en una nación conmovida por la rabia, el dolor, la protesta,  la impotencia y la incertidumbre.

En ese cuadro viene el tema de las decisiones políticas que deben adoptar quienes cumplen funciones de dirigencia. En el caso del gobierno, optaron por la llamada Asamblea Nacional Constituyente,  frente a la cual, sin duda alguna, he sido, soy y seré crítico, al igual que millones de venezolanos, por haberse convocado de espaldas a la Constitución de 1999. Y de paso, no es poca cosa la sombra que la cubre por las denuncias sobre presunto fraude hechas por la empresa Smarmatic, surtidora de la tecnología electoral que se utiliza en Venezuela. Ya el gobierno escogió su ruta. Va, hasta ahora, a intentar avanzar para consolidarse en el poder. En esa dirección, se inscribe la destitución de la Fiscal General Luisa Ortega Díaz y anuncios como la eliminación de la  inmunidad parlamentaria. Todavía es prematuro para dar un pronóstico certero sobre el éxito o el fracaso de esas tentativas.

El panorama en la oposición es harto complejo, complicado. La elección de la ANC fue un elemento  que sin duda alguna  “enfrió el guarapo” a buena parte de la masa opositora, que no estaba preparada para digerir lo ocurrido.  Y lo dicho en Vladimir a la 1 por Henry  Ramos Allup en cuanto  a que los adecos van a inscribir candidatos para participar en las elecciones regionales, puso a correr  a toda  la Mesa de la Unidad Democrática. Ya prácticamente está decidida la participación de la absoluta mayoría de los integrantes de esa coalición política. El líder de Acción Democrática ubicó a los opositores en una agenda concreta para reorientar la táctica de la MUD, después de varios meses de protesta y de un saldo doloroso de asesinados, de heridos y detenidos.

Decidir no participar, con todo y lo ocurrido, habría sido sencillamente un acto de torpeza política, por no decir estupidez. A lo mejor ni elecciones de gobernadores hay, pero no dudo de que si la oposición decidiera no participar esos comicios se convocan porque sí.  Y cuidado si les agregan de una vez las municipales. Nadie desperdicia la oportunidad de ganar 23 gobernaciones por forfait. Y, como dijo el avezado dirigente político  Luis Manuel Esculpi  (Héctor José su nombre de lucha), la verdadera traición habría sido darle esos 23 regalitos al gobierno, que sin duda hará todo para que a la MUD le cueste un ojo de la cara participar en las eventuales elecciones regionales.

Y entramos entonces en el tema de las asonadas militares. Ramos Allup dijo algo que también es certero: “AD no tiene balas sino votos”. Eso es una declaración de principios asociada al reclamo de elecciones universales, directas y secretas que viene haciendo la mayoría del país.  Eso no tiene nada que ver con tomas de cuarteles o con la eventual repetición de un “porteñazo” “carupanazo”, 4F o 27F.  Me perdonan, pero ¿hasta cuándo vamos a creer en ” paradas” que ya sabemos cómo comienzan y sobre todo cómo pueden terminar, triunfen o fracasen?  Es cierto que en la Fuerza Armada Nacional se refleja también el descontento existente. Pero de allí a validar que por la vía de acciones de comando o incluso de una insurrección militar se va resolver el problema hay un largo trecho. Cuidado si el remedio termina siendo peor que la enfermedad.

Te puede interesar

Compartir