Inicio > El pizarrón de Fran > José Rafael Revenga: La tecnología digital y el colapso de las                                           instituciones 

José Rafael Revenga: La tecnología digital y el colapso de las                                           instituciones 

A los amigos visibles y colegas en la exploración de lo invisible, de lo que estamos por ver.

A continuación me permito reproducir mi charla frente a  las autoridades y estudiantado de la Universidad Nueva Esparta (UNE) en febrero del 2008. Obviamente las cifras y algunas consideraciones se han desactualizado no así, pienso yo, la mayoría de las reflexiones expuestas.

Siempre me ha parecido productivo repasar los ensayos de prospectiva y evaluar cuan cerca o lejos se estuvo en relación con la realidad del porvenir. El lector actual forjará sus propias consideraciones.

Solo me queda recordar  la grata hospitalidad ofrecida por la UNE y agradecer de nuevo a sus autoridades la oportunidad ofrecida.

Las previsiones de Arturo Uslar Pietri

Los invito a que hagamos clic sobre un texto de AUP para asÍ proceder a reflexionar sobre el pensamiento que él nos revela.

Hace unos 30 años, AUP como el gran divulgador, propagador, e intérprete de lo que ocurría en el país y en el mundo, nos alertó de que vivíamos en un nuevo tipo de sociedad que dejaba atrás el predominio de la Era de la Industrialización.

Él la denominó, como tantos otros solían hacerlo, la Era de las Telecomunicaciones y con ese fín nos expuso el pensamiento del mayor intérprete de esa nueva realidad: el profesor Marshall McLuhan, de la Universidad de Toronto en Canadá.

Muchos de ustedes recordaran las frases que después se hicieron moneda corriente para caracterizar la nueva realidad. Cada una de estas frases evocaba una metáfora. Las tres tuvieron gran éxito y pasaron a ser parte del habla común: la galaxia de Gutenberg, en la cual toda la comunicación oral era sustituida por el texto escrito e impreso tipográficamente; el medio es el masaje , en el cual el medio cuenta más porque nos envuelve más que el propio mensaje, el contenido que nos transmite y la aldea global.

A Arturo le causaba una profunda impresión que pudiéramos conocer de manera casi simultánea eventos que ocurrían a miles de kilómetros de nosotros.

La Era Digital

Para ese entonces, hace algo más de 30 años, apenas estábamos adentrándonos en la Era Digital. Aquí me permito dar un salto y presionar un hiper-vínculo para  dar con otro pensamiento de Arturo:

“Al hombre siempre le ha costado mucho trabajo en darse cuenta, en entender la realidad, El hombre busca ocultarla, esconderla, taparla, deformarla. Los prejuicios, la tradición y y el peso de las ideas recibidas le hacen difícil desnudar la realidad y verla tal como es”.

“Y cuando alguien se esfuerza y lo logra, entonces decimos que es un acto inconcebible, atroz. La calificamos de mentira y exageración. Hasta cuando nos damos cuenta que esa es la verdad.”

La verdad de nuestros días es la digitalización de todo contenido, de cualquier información en cualquiera de sus formas: audio, video, documentos escritos, fotos. En la práctica hemos convertido a la realidad en un amasijo de 0s y 1s, de bits -un término binario- o de bytes, conjunto de 8 dígitos de 0s y1s.

Estamos en la Era Digital pero en muchos aspectos todavía no nos damos cuenta y por lo tanto no actuamos en consonancia.

La Era Digital es la conjunción, el resultado torrentoso de tres afluentes: el PC, la IN y las multiredes.

Cuando surgen los primeros PCs en 1975, nadie pensaba que llegarían a conectarse entre sí para procesar e intercambiar información. Desde ese entonces la velocidad de procesamiento de los PCs ha aumentado 1.000 veces y la capacidad de almacenaje  se ha incrementado en un millón de veces. Recuerdo los floppies con sus 1,4Mbytes, los disketes, los CDs con sus 650 Mbytes, luego los DVD con 7 veces para alojar un largometraje. Y ahora los HDDVD ´blue-ray’ con 10 veces la capacidad de almacenaje de un DVD normal. Hace 10 años, el disco duro de mi Mac disponía de  3 Gigas, o sea 3.000 Megas. Hoy hay pen drives de 8 Gigas y antes de fin de año veremos modelos de 32 Gigas.

En verdad, estamos dando saltos de liebres cuánticos. Somos  como el gato con las botas de siete leguas pero ahora damos zancadas de mil en mil.

Hemos pasado de la dimensión pre kindergarterina de los Kilo-bytes a la de los Mega-bytes (10×6 o un millón de bytes), a la de  los Giga (10×9 o sea mil Megas), a la de los Tera (10×12 o mil Gigas o un millón de Megas)  {y ya hay discos duros externos de un Tera}, y si seguimos multiplicando cada paso o brinco por mil pasamos a los Peta, Exa, Zetta y Yottas o sea 10×15 ceros y así 10×18, 10×21, 10×24 y para ya vamos.

Un investigador calculó que la totalidad de todas las palabras pronunciadas y escritas por la humanidad desde su inicio alcanzaban solo uno 5 Zetta bytes. Es decir, 5 seguido por 10×21 ceros. O sea que nos falta solo dar tres broncos de  orden de 3 ceros cada uno. Un proyecto de la Universidad de Cornell tiene digitalizadas unas 40 mil millones páginas Web aparecidas en los últimos 10 años, o sea solo 10×9 o 40 Gigas y estamos solo en el tramo de los mil millones de bytes.

El segundo factor o afluente de la Era Digital es IN. Esta es mucho más joven que los PC. Es quinceañera, pero ha alcanzado una penetración mas acelerada que cualquier invención tecnológica. La radio tomo unos 50 años, la TV unos 35 años para alcanzar la mayoría en cuanto a hogares cubiertos.

Uno de cada cinco habitantes de la Tierra puede conectarse con IN. Obviamente hay grandes disparidades pero tengamos en cuenta que en el planeta hay unos 1.300 millones de personas conectadas.  En NA, la penetración es de un 70%, en AS un 22%, en VEN un 20% mientras que CH y AR llegan al 40%. Brasil solo un 22% pero crece  a un ritmo de 750% en los últimos años. En Europa la penetración promedio es de casi el 50% pero los países escandinavos alcanzas a más del 85%. Un dato que sorprende CHINA pasará este año a los EE.UU. con cerca de 250 millones de personas que solo representan un 16% pero con una tasa de expansión seis veces mayor que la actual de NA.

El abismo digital

Se habla mucho del abismo digital, pero abismos siempre los tendremos con nosotros. Todavía hay mil millones analfabetas y cuatro mil millones de personas sin acceso a líneas telefónicas fijas. El abismo es más complejo que tener o no una conexión, hay que tener en cuenta la velocidad de la conexión, el uso que se hace de las visitas a los sitios Web, el contar con las herramientas de navegación digital.

Los móviles

Y ahora doy un nuevo salto hiper-textual para descubrir algo nuevo: la expansión de la telefonía móvil o celular.

¿Cuantas personas disponen de este pequeño artefacto diabólico? Hay en circulación unos tres mil millones y se estima  que por lo menos dos mil millones poseen al menos uno. En el 2008, se estima que se venderán unos 800 o mil millones de celulares.

En África han generado una revolución, aldeas que no se hablaban entre sí, agricultores que no conocían a que precios podían vender sus productos en las grandes ciudades. En China hay unos 500 millones de celulares más que la suma de dichos aparatos en USA, GB, Alemania Y Japón.

Con la complicación que IN está cortando amarras con los PCs y ha emigrado a los celulares. Los expertos estiman que estos se convertirán, a corto plazo, en los accesos prioritarios a la Web y así ya se habla de ‘nubes’ y no de redes. La atmósfera se nos vuelve digital.

La redificación incesable

El tercer afluente de la Era Digital y vamos a bautizarlo el Caroní por el majestuoso ímpetu con que irrumpe para crear una nueva realidad, es la de las aplicaciones que conducen a mega-redes o mejor dicho tendríamos que llamarlas zeta-redes. Acaban de nacer y están disparadas como ángeles en busca de su morada. Me refiero a solo dos ejemplos: a youtube y a facebook. Dejo fuera a myspace, wikipedia, ortuk, google, baidu (el google chino) y a tantos otros.

Youtube o el video en linea streaming o sea que corre como riachuelo y que no se puede grabar. En diciembre 2007, los norteamericanos vieron 10 mil millones de videos en línea,  de los cuales la tercera parte eran alojados en youtube.  Solo en youtube hay almacenados unos unas 10 millones de horas. Los usuarios subern unos 65.000 videos diarios o sea que en un mes hay unos 2 millones de nuevos micros. En ese mismo mes recibió 140 millones de visitas. La calidad está por aumentar aun que para los tubevidentes esto requerirá mayor ancho de banda, es decir mayor velocidad de conexión. En agosto del 2005 tenía unos 20.000 inscritos, un año después contaba con 20 millones. O sea que en un año paso de 20K a 20 M un salto de mil veces. Les garantizo que este cataclismo está solo en una etapa parecida a los primeros bostezos que uno da al despertarse. Todavía no se ha levantado o  sea que aprieten sus cinturones que el cohete va a despegar.

La otra referencia es facebook. No entraré en detalles de cómo funciona que de por sí son fascinantes en cuanto a la simplicidad del concepto y la sencillez de su operación. Este mes cumple cuatro años. Lo inventó un estudiante de Harvard que decidió establecer una comunidad virtual con sus compañeros de clase.

A fines de febrero del 2004 ya tenía inscrita la mitad de los estudiantes de Harvard y en diciembre de ese mismo año alcanzaba el millón de usuarios. Ocupa el séptimo lugar de los sitios más visitados en la Web mundial. El ascenso es tan vertiginoso que en 2006, solo dos años después de su lanzamiento ocupaba el puesto 60, ya una hazaña, pero, y repito, un año más tarde era el número 7. Cuenta ya con unos 62 millones de usuarios los cuales suben unos 14 millones de fotos a diario. Emplea a 350 personas.

Y ahora, para poner la guinda proverbial a todo esto, nos disfrazamos nuevamente de saltimbanquis y pegamos otro hiper-brinco: prestemos atención a lo que nos enseñan las matemáticas, vamos a recurrir a unas formulas fáciles de entender.

Tres formulas fundamentales

Hay 3 formulas que describen las asociaciones posibles entre N número de personas:

En primer lugar la de Sarnoff: el número de relaciones es igual al numero de participantes: N= n + n+1, n+2,….. Es la del vendedor de escobas que va de casa en casa. Si a cada persona que visita solo le puede vender una escoba y si por ejemplo, visita a 100 personas, el valor máximo de su red es obviamente 100 o más generalmente N.

La segunda formula es la de Metcalfe, el número de relaciones bipares en un grupo es el cuadrado del número de participantes. O sea que si somos 100 personas en un grupo, N= nx2 – n. Es decir 10.000 menos 100.

Pero ese mismo grupo de personas, según David Reed, pueden formar una cantidad de subgrupos o sub-redes entre ellas. La formula es 2N − N – 1

El crecimiento es exponencial ya no en base 2 sino en base al número de participantes: 2xN. Sarnoff nos daría 100, Metcalfe 10.000 y Reed 2×100. Eso es lo que se llama expansión viral, epidémica. En facebook soy miembro potencial de cada unos de los subgrupos. Esto antes no era posible a gran escala.

Hemos  pasado  lo que Thomas Schelling, premio Nobel de Economía en 1972 matematizó como el “tipping point”, el punto de inflexión, de volcamiento en el cual todo se nos trastoca, todo se nos disloca y el futuro se nos escapa pues lo dejamos atrás.

La obsolescencia de los formatos institucionales

Aplicando esto a los diferentes sectores de la sociedad nos damos cuenta que si bien la tecnología sigue esa curva de un corto o breve despegue para después ascender casi en línea vertical, las instituciones más dinámicas en el mejor de los casos se adaptan, se rediseñan, se inventan al ritmo de la ley de Metcalfe: Nx2

Mientras que un grupo cada vez mayor de personas se asocian en redes impulsadas por la tecnología y que conducen a formas de asociación inimaginables. Las universidades continúan con el mismo formato del siglo XIII cuando surgen como nuevas instituciones: las de Oxford, París, Colonia y Bologna.

Esto no presagia que vayan a desaparecer de inmediato ni a corto plazo pero como plataforma prestadora de servicios educativos a un determinado grupo serán entidades que abarquen solo un nicho, a un grupo  muy reducido.

Disculpen la extensión de todo lo dicho pero son apenas unos poco dígitos de información que he querido recordar.

Para terminar quisiera recordar a Cecilio Acosta, el educador del siglo XIX que escribió la obrita “Cosas sabidas y Cosas por saber”.

Me he limitado a repetir las cosas sabidas, estoy seguro que las cosas por saber las aprenderé de ustedes.

Te puede interesar

Compartir