Inicio > El pizarrón de Fran > Néstor Francia / Análisis de Entorno: Los estremecimientos de la derrota (15-08-20017)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: Los estremecimientos de la derrota (15-08-20017)

El presidente Maduro dio en el clavo ayer, en su discurso en Miraflores ante el pueblo revolucionario que se dio cita allí para rechazar las amenazas de Donald Trump: “¿Por qué el jefe del Imperio quedó desnudo frente al mundo? Es importante saberlo para responderles. Creo que al imperio le desespera el fracaso de sus fuerzas internas en Venezuela… Frente a la derrota de la oposición, de la MUD, ellos mismos han salido a hacerles el trabajo. La MUD son los chulos del imperialismo”. Todos los movimientos recientes del Imperio y sus aliados, incluidas las bravuconadas de Trump, son una reacción furiosa ante la estruendosa derrota que ha sufrido la derecha criolla en su más reciente conspiración contrarrevolucionaria. El enemigo externo carga sobre todo contra el gran símbolo de la victoria popular: la Asamblea Nacional Constituyente.                  La derrota no es solo de la MUD, sino sobre todo del imperialismo y las oligarquías. Las señales de la victoria revolucionaria son claras: se dio exitosamente la elección del 30 de julio, se acabaron las guarimbas violentas, se inhibió y desmovilizó la base social de la derecha, se instaló la Constituyente, se alojó en el Hemiciclo protocolar del Palacio Federal Legislativo, y finalmente se ha legitimado, incluso por parte de la misma oposición, con la comparecencia del rector opositor del CNE, Luis Emilio Rondón, ante la directiva de la ANC y la inscripción de candidatos de los principales partidos opositores en las regionales de octubre, establecidas para esa fecha precisamente por la Constituyente en ejercicio de su poder plenipotenciario. Victoria absoluta, total, arrasadora de la Revolución Bolivariana bajo la conducción de Nicolás Maduro.

Ante ese desenlace de la más reciente y dura batalla de esta ya larga guerra, batallas que duró cuatro meses, el imperialismo y sus aliados se radicalizan política y mediáticamente, mostrando patadas de ahogado, fruto más de la frustración que de la reflexión serena en torno a los hechos (que se estará también desarrollando lejos de la mirada pública). El enemigo está tratando de morigerar la derrota con el método de la huída hacia adelante e intentando dar oxígeno a sus desmanteladas huestes del patio. De allí la más reciente declaración del fascista Freddy Guevara, que apesta a calabozo o exilio: “Si hay algo evidente que ha generado la lucha del pueblo de Venezuela y el fraude constituyente de Maduro es que ya la comunidad internacional decidió dejar de ser un testigo… Esto explica que hay una decisión internacional de no permitir que Nicolás Maduro siga oprimiendo a nuestro pueblo”. Es un intento bastante patético de aparentar éxitos que no son tales. En realidad, Guevara pretende hacer una inversión de la realidad: la “comunidad internacional” (el imperialismo y sus minoritarios aunque poderosos aliados del mundo) nunca ha sido solo testigo, ha venido generando y alentado la conspiración y la violencia en Venezuela, y por esto mismo es la principal derrotada en la actual circunstancia. Guevara quiere hacer pasar gato por liebre para el consumo de su defraudado público de galería.

Entretanto, el pueblo revolucionario venezolano con Maduro al frente da la única respuesta plausible y necesaria a la agresión externa: se alza desafiante, toma las calles, y muestra los dientes y las garras con las que se defenderá como gata panza arriba si algún invasor osara hollar el sagrado suelo de la Patria. Es el mismo disuasivo que ha aplicado la Revolución Cubana desde hace ya casi 60 años, en condiciones aun más difíciles que las que vivimos nosotros en este momento. Venezuela, lejos de estar aislada internacionalmente, recibe más bien muy importantes apoyos en un mundo cambiante, en medio de la crisis estructural del capitalismo que tiene en serios aprietos a nuestra grandes enemigos, con el Imperio en marcada decadencia y la irrupción de nuevos importantes actores que van configurando el mundo multipolar que prefiguró Hugo Chávez.

Las fortalezas internacionales de Venezuela son notorias: cuenta con el respaldo vital de Rusia y China, y de países emergentes destacados, como India y Vietnam. Nuestro país preside el Movimiento de No Alineados que reúne a las dos terceras partes de la ONU. En América Latina, hemos asestado ya varias derrotas al imperialismo en la OEA, que han obligado a la jauría de los perros sumisos a los yanquis a montar una reunión espuria y minoritaria de cancilleres en Lima, tomando decisiones inoficiosas y ineficaces, que tienen poco o ningún efecto, más allá del posicionamiento mediático.

A lo interno, la Revolución muestra su fortaleza militar, que es sobre todo moral, y augura al enemigo una amarga pasantía si se atreviera a intervenir con sus poderosas armas. Ayer el presidente Maduro ordenó ejecutar el ejercicio cívico-militar “Soberanía Bolivariana 2017” a realizarse en todo el país el sábado 26 y el domingo 27 de agosto.

Por su parte, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana ha emitido un contundente comunicado, de admirable contenido político y formidable espíritu combativo y revolucionario. No ha sido ni será fácil, pero seguimos venciendo.

Te puede interesar