Inicio > El pizarrón de Fran > Sixto Medina: El voto, universal derecho de resistencia

Sixto Medina: El voto, universal derecho de resistencia

Los resultados de la consulta popular convocada por la MUD el 16 de julio, son signos inequívocos de una toma de conciencia del ciudadano en relación a sus derechos. Venezuela dio ese día a América el testimonio ejemplarizado de una sociedad que si bien está profundamente agraviada por un gobierno que ha hecho del abuso de poder un sistema político, se ha comprometido a luchar sin descanso por la democratización del país. Conscientes de las dificultades y de la magnitud de la tarea, el acto responsable de cada ciudadano y su convicción cívica de participar en la consulta popular por sí mismo fue un hecho de gran importancia, un reflejo de la expresión ciudadana; demostrando que la solución al avance totalitario del régimen de Nicolás Maduro es la sociedad civilmente organizada: la única capaz de impedir que el régimen se radicalice por completo. Organización que, como sabemos sólo se alcanza hoy con una salida pacífica, constitucional, democrática, y electoral, tal como lo han suscrito los líderes y partidos de la oposición venezolana, porque ese camino no sólo contribuye a oxigenar la lucha, sino que acelera la incorporación de la sociedad y hace que esta se vuelva más participativa; produzca importante consolidación de la conciencia y cultura democrática.

Si se profundizara un poco más en lo que sucedió ese día en el país, habría que llegar  a la conclusión de que la respuesta que los venezolanos están dando es la más lucida, la más democrática y la más sabía, pues la difícil coyuntura venezolana ha estado siempre en trance de estallar en forma de violento sacudimiento colectivo. Una vez más el pueblo acierta en sus ideales. Sin mucho ruido, sin actos de violencia se está posesionando de su destino. Pareciera como si estuviésemos asistiendo a los albores de un nuevo 23 de enero.

Nicolás Maduro ha  convocado a elecciones regionales para la renovación de las 23 gobernaciones. Frente a ese anunció, la MUD ha definido una actitud positiva: la de participar con la finalidad y voluntad decidida de ensanchar el campo democrático. En este sentido, conviene recordar que el voto es el universal derecho de resistencia a la opresión. Es el derecho de rechazar la arbitrariedad por todos los medios al alcance del ciudadano. Es un legado histórico de nuestra nación, y precepto constitucional en nuestra Carta Fundamental.

Por las razones que la opinión pública conoce, Venezuela está atravesando una gran crisis que previsiblemente se agudizará en los próximos meses. En este contexto no se puede perder de vista el rumbo que ha tomado el proceso de lucha en la conciencia del pueblo venezolano, más aun cuando tiene en sus manos la mejor herramienta para decidir en las urnas. Esa actitud de responsabilidad política, de presencia en las urnas nos proporcionaría la oportunidad de desembocar en la formación de una verdadera fuerza política.

Cabe destacar, que las coyunturas para hacer grandes cambios positivos en favor de las grandes causas no se presentan continuamente. Si la oportunidad se desperdicia, acaso pasaran muchos años para que surja una coyuntura igualmente propicia. Esta debemos aprovecharla para hacer realmente de Venezuela y del continente americano un reducto del mundo libre, inmune definitivamente al contagio totalitario.

Hay que estar conscientes de nuestros derechos y de la marcada importancia que tiene para la vida de la República el actual momento político. Hay que aprovechar las limitadas libertades concedidas para la lucha cívica y el imprescindible contacto con la gente. Utilizar  al máximo, la mínima rendija que el régimen permita para el uso del derecho al voto, pues la acción política ha de saber darse a sí misma cuenta y razón de la “naturaleza”, de la “necesidad”, de la “posibilidad”; pues sin ello se aniquila en la misma transformándolos en agitación estéril o en frustración.

Te puede interesar