Inicio > Economía > Luchan en Washington quienes favorecen y se oponen a sanciones petroleras a Venezuela

Luchan en Washington quienes favorecen y se oponen a sanciones petroleras a Venezuela

Imagen de archivo de la Casa Blanca en Washington. 5 de julio de 2017. REUTERS/Joshua Roberts

 

Los Estados Unidos han aumentado el número de funcionarios venezolanos sancionados tras la votación de julio en Venezuela, para una constituyente con el objetivo de reescribir la constitución, lo que erosiona aún más la democracia en el país con las reservas de petróleo probadas más grandes del mundo.

Por Tsvetana Paraskova en OilPrice | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Otras sanciones mas severas, por ejemplo, contra la industria petrolera venezolana imponiendo una prohibición a las importaciones estadounidenses de crudo venezolano, tampoco están fuera de la mesa, ya que los Estados Unidos contemplan medidas adicionales para frenar el progreso autoritario del régimen de Nicolás Maduro.

La posibilidad de restricciones a la importación de petróleo de Venezuela ha dividido a los asesores de la Casa Blanca, y ahora está enfrentando a Harold Hamm, presidente y CEO de Continental Resources y asesor de energía durante la campaña del presidente Trump contra las refinerías estadounidenses que importan crudo venezolano para procesarlo en sus refinerías.

Hamm favorece el enfoque de limitar las importaciones de petróleo venezolano a los Estados Unidos, así como detener las exportaciones de crudo dulce liviano de Estados Unidos a Venezuela, que utiliza ese tipo de crudo para mezclarlo con su crudo pesado antes de enviarlo a mercados internacionales.

“Si el presidente quiere tener un impacto inmediato en Venezuela para detener esos abusos de derechos humanos y restaurar la situación, tiene esa capacidad”, dijo Hamm a Bloomberg en una entrevista en su condición de representante de la Alianza de Productores de Energía Doméstica.

Sin embargo, las refinerías estadounidenses -muchas de las cuales importan petróleo venezolano para sus instalaciones de la Costa del Golfo, adaptadas para procesar el crudo pesado- están haciendo oposición contra cualquier sanción relacionada con el petróleo de Venezuela. Argumentan que posibles sanciones en el sector energético venezolano perjudicarían a la industria de los Estados Unidos y lo obligarían a buscar suministros de crudo pesado en otros lugares, lo que daría lugar a mayores precios de combustible para los consumidores estadounidenses.

Según los últimos datos de EIA disponibles sobre las importaciones de crudo de los Estados Unidos, Venezuela fue el tercer mayor proveedor de crudo a Estados Unidos en mayo de este año, con 708.000 bpd de importaciones y detrás de Canadá y Arabia Saudita.

Citgo Petroleum, (propiedad de Venezuela), así como Valero, Phillips 66, Chevron y PBF Energy Inc, dependen en gran medida de los suministros venezolanos. Esas compañías son también las que más activamente presionan en Washington contra posibles sanciones al petróleo venezolano, informa Bloomberg, citando a cuatro personas en su reporte.

Según datos del servicio de Aduanas de Estados Unidos compilados por Bloomberg, el crudo venezolano representó el 43 por ciento del crudo procesado por la refinería Pascagoula de Chevron en julio, así como el 62 por ciento del procesado por la refinería de Valero en St. Charles.

Los precios de los crudos pesados y ácidos como el que Venezuela suministra a Estados Unidos aumentarían en caso de sanciones energéticas, dijo el mes pasado eñ vicepresidente de Valero Energy Corp, Gary Simmons, y agregó que una prohibición enviará las cargas venezolanas a mercados distintos al de la Costa del Golfo.

Y mientras Hamm apoya las sanciones relacionadas con el petróleo de Venezuela, los refinadores estadounidenses y los senadores republicanos de los estados de la Costa del Golfo están activamente presionando contra las posibles prohibiciones.

El mes pasado, los fabricantes estadounidenses de combustibles y petroquímicos, la American Fuel & Petrochemical Manufacturers (AFPM), que representan más del 95 por ciento del sector refinador de Estados Unidos, enviaron una carta al presidente Trump, en la que argumentaron que las refinerías de la Gosta del Golfo han realizado inversiones sustanciales para procesar crudo pesado, particularmente de la variedad venezolana. Las sanciones desestabilizarían los mercados de crudo, afirman, ya que las refinerías estadounidenses tendrían que abastecerse de otros mercados, que no ofrecen fuentes alternativas adecuadas de suministro, dijo la AFPM.

“En pocas palabras, las sanciones al sector energético venezolano probablemente perjudiquen a los negocios y a los consumidores de Estados Unidos, mientras no abordan los verdaderos problemas en Venezuela”, dijeron los refinadores.

La semana pasada, el senador Bill Cassidy, MD (R-LA) envió una carta al presidente Trump, “instando a la administración a proteger a los refinadores del Golfo de los daños indirectos causados por las posibles sanciones energéticas al petróleo venezolano”.

“Mientras estamos deliberando sobre el espectro de respuestas potenciales, creemos que es crítico considerar el papel que la industria energética y el sector de refinación de EE.UU. desempeñan en nuestro interés económico y de seguridad nacional. Las refinerías de petróleo a lo largo de la Costa del Golfo de los Estados Unidos que procesan los grados más pesados del crudo venezolano que representan una porción significativa, casi el 10 por ciento, de las importaciones estadounidenses. El bloqueo a las importaciones podría infligir un gran daño a esta industria y cargar a los contribuyentes estadounidenses con el costo “, escribió en la carta también firmada por los senadores John Cornyn (R-TX), Thad Cochran (R-MS) y Roger Wicker (R-MS).

Mientras que un productor petrolero como Hamm apoya la respuesta estadounidense que perjudicaría al petróleo venezolano y, por lo tanto, sus ingresos en divisas, las refinerías estadounidenses argumentan que sancionar el sector energético de Venezuela tendría amplios impactos en el mercado de los combustibles y los flujos mundiales de crudo pesado.

 

Te puede interesar