Inicio > El pizarrón de Fran > Néstor Francia / Análisis de Entorno: Aquiles va ganado, pero ojo con el talón (21-08-2017)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: Aquiles va ganado, pero ojo con el talón (21-08-2017)

Los acontecimientos en Venezuela siguen desarrollándose a ritmo de vorágine, como debe ser en las horas decisivas de cualquier coyuntura social histórica. Mientras la ex fiscal y su pareja se ponen en fuga, lo cual contribuye a aminorar en algo la incidencia noticiosa del caso por el momento, la reina de la atención mediática sigue siendo la Asamblea Nacional Constituyente, bien sea desde el ángulo positivo o desde el negativo.

Un asunto que causó revuelo fue la decisión constituyente en torno a las competencias legislativas. El decreto es bastante claro cuando aprueba “asumir las competencias para legislar sobre las materias dirigidas directamente a garantizar la preservación de la paz, la seguridad, la soberanía, el sistema socioeconómico y financiero, los fines del Estado y la preeminencia de los derechos de los venezolanos… Así como para dictar actos parlamentarios sin forma de ley vinculados con las referidas materias, conforme al mandato del artículo 349 de la Constitución”. En un mundo ideal, la Asamblea Nacional debería acompañar estos objetivos, positivos todos para la vida del país. Pero en fin, ya sabemos de qué se trata todo esto: de la lucha por el poder entre las corrientes patrióticas y las pro imperialistas. Estas últimas funcionan con el axioma “lo que es  malo para el país, es malo para el Gobierno y es bueno para nosotros”. Pensar que eso va a cambiar sería el colmo de la ingenuidad.

Lo cierto es que al pueblo venezolano esa decisión de la Constituyente no le ha producido ni frío ni calor. La suerte de la Asamblea Nacional no es su problema, como sí lo es la de la ANC, la única novedad política verdadera del año 2017 y además la única actual esperanza de que ocurra algo que nos haga ver luz al final del túnel. En sentido estricto, el pueblo no está esperando nada ni de la MUD ni del Gobierno, tiene los ojos y los oídos puestos más bien en la Constituyente, sobre todo en lo que concierne a la situación económica cotidiana del país. Por supuesto, todo lo bueno y todo lo malo que pueda ocurrir con la ANC se reflejará en modo proporcional en la popularidad del presidente Maduro y su Gobierno, y del chavismo en general.

En Venezuela, la oposición, después de sus más recientes y sonoras derrotas, se ha convertido de momento en una especie de realidad virtual, puramente mediática, aunque esto no necesariamente tenga que permanecer así para siempre, por lo cual no es recomendable que nos confiemos ni nos durmamos en nuestros laureles. El escándalo de la derecha internacional en torno a lo ocurrido con las decisiones que atañen al funcionamiento de los poderes en nuestro país es una especie de eco reiterativo que se pierde en el remolino tormentoso de la realidad planetaria, signada en días recientes por acciones terroristas, como la de La Rambla de Barcelona, y por asuntos tan peliagudos como la situación de Corea, no sin olvidar los problemas interminables que atacan a la administración de Donald Trump.

Por otra parte, Venezuela se está moviendo hábilmente para intentar sacar provecho de sus fortalezas en el terreno internacional, en el que mantiene importantes alianzas y apoyos nada despreciables. En ese sentido, el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, al término de una reunión con el cuerpo diplomático presidida por el primer mandatario nacional, convocó el sábado a todos los países y actores internacionales partidarios del diálogo con la oposición venezolana, a una reunión internacional para dirimir las diferencias políticas y así entenderse frente al injerencismo extranjero: “Podrán allí de verdad demostrar su voluntad con el diálogo y no con las injerencias, con el irrespeto a la soberanía o con crearle los pisos políticos al imperialismo norteamericano para generar una intervención en Venezuela… Invitamos al cuerpo diplomático y a algunos países europeos que han mostrado voluntad de facilitar, de respetar la soberanía de Venezuela, para que participen en el nivel que corresponda, pero al más alto nivel posible, a esa reunión que pronto se va a efectuar y donde todos los que creen en el diálogo podrán participar abiertamente”.

El presidente Nicolás Maduro habló ayer, en el programa de José Vicente Rangel, de otra convocatoria próxima a “una gran cumbre mundial de solidaridad con el pueblo de Venezuela… Son opciones que nos van a permitir atenuar una campaña criminal, brutal, gigantesca, inclemente que hay contra Venezuela en el mundo”, y añadió: “Aspiro que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe muy pronto dé un paso adelante y convoque una cumbre por el diálogo, por la paz y en apoyo a la soberanía de Venezuela”.

En medio de este escenario, altamente favorable a la Revolución Bolivariana, no hay que olvidar en absoluto al que es en este momento nuestro gran enemigo, el único que podría realmente derrotarnos: la economía cotidiana del pueblo. En nuestro Análisis del pasado 17 de agosto dijimos, en referencia a nuestro Gobierno, que “Su talón de Aquiles sigue siendo la economía cotidiana, lo que vive el pueblo trabajador cada vez que se aventura en la selva de los comercios para proveerse de los distintos bienes de consumo, sobre todo los alimentos y las medicinas. Superado relativamente el desabastecimiento, persiste y se agrava la situación inflacionaria y se mantiene el descontento popular ante la vorágine insoportable de los aumentos constantes y desmedidos de los precios… Si la gente no le ve el queso a la tostada de la Constituyente en lo que respecta a la economía cotidiana, en las regionales nos podría salir el tiro por la culata”.

En ese sentido parece haber buenas noticias. En la entrevista de ayer con JVR, el presidente Maduro anunció que la Asamblea Nacional Constituyente tomará medidas para que se respete el control de precios en el país y aplicará “justicia muy severa” a quienes se salten esas regulaciones: “Una comisión especial de la Constituyente está trabajando directamente conmigo y la próxima semana, que empieza mañana, se van a dar a conocer un conjunto de acciones para que se respete el precio máximo de los productos y para un conjunto de acciones de justicia, digamos muy severas, que van a sacudir la sociedad… Yo pido la ayuda, el apoyo -y al que no apoye le caerá la ley- de todos los sectores económicos. Yo puedo demostrarlo, producto por producto, a cada comerciante de este país cómo se apoyan en un dólar criminal para hacerle daño a su propia sociedad, a su propia economía, y eso se va acabar”. Amén, que así sea.

Te puede interesar

Compartir