Inicio > El pizarrón de Fran > Jesús Castillo Molleda: Eclipse político

Jesús Castillo Molleda: Eclipse político

Existe un grupo de la coalición opositora que afirma que se está en una dictadura, pero acepta cargos que les ofrece ese misma dictadura. El gobierno señala permanentemente que hay una conspiración y un golpe continuado que no los deja gobernar

La política venezolana se encuentra eclipsada permanentemente. En algunas ocasiones es total, en otra parcial, algunas veces de luna y otras de sol. La dirigencia política está llena de contradicciones, un día reclaman elecciones y cuando las convocan declaran que no hay que participar y quienes participen están traicionando a la patria; unos afirman que permanecer en el poder tanto tiempo es muy malo y vemos cómo hay gobernadores que tienen dos o tres períodos y se volvieron a inscribir para ser reelectos; otros dicen que hay que abrirle paso a los nuevos liderazgos, pero al momento de postular candidaturas eligen a miembros de los cogollos de los partidos políticos o familiares; mientras que otros exigen paso a las nuevas generaciones pero éstas no trabajan por ganarse el respaldo popular sino que esperan que le den el bastión sin trabajarlo.

Asimismo, existe un grupo de la coalición opositora que afirma que se está en una dictadura pero aceptan cargos que les ofrece ese misma dictadura, como lo ocurrido recientemente con la ratificación en el cargo de un rector del CNE. El gobierno señala permanentemente que hay una conspiración y un golpe continuado que no los deja gobernar; y mientras todo esto ocurre lo cierto es que el único golpe que hay es la mediocre situación económica, la cual evidentemente no saben cómo resolver y prefieren hundir a todo un país en lugar de reconocer errores y buscar al equipo humano (financiero) que pueda ayudar a salir al país del atraso en que se encuentra.

Los políticos no plantean soluciones de los temas que la gente siente a diario como:

1. Inseguridad;

2. Transporte público (Descontrol en el cobro de los pasajes);

3. El negocio perverso que se ha convertido obtener efectivo que llegan a cobrar hasta el 25% adicional del monto solicitado;

4. De la incompetencia de Corpoelec en los cortes, apagones y el mal estado del alumbrado público;

5. Del calvario que viven los ciudadanos al llegar a un centro de salud pública a solicitar cualquier servicio desde una consulta hasta una operación;

6. Del alto costo de las inscripciones escolares, uniformes, listas de útiles; 6. De lo difícil que se ha convertido obtener un pasaporte por las vías regulares (el que paga tiene la primera opción);

7. El incremento acelerado en los precios de los alimentos;

8. El deterioro de la vialidad urbana y extra urbana; 9. De la poca frecuencia de vuelos nacionales e internacionales;

10. De la dolarización de la economía a precios del mercado paralelo en donde un día publican el precio referencial, por ejemplo 10 mil, todos los precios suben al precio referencial pero si al otro día baja a 8 mil nadie baja sus precios y los más macabro de este sistema económico es que si al día siguiente aparece en 9 mil, ya al precio calculado en 10 mil le vuelven hacer otro incremento, a pesar que el valor referencial sigue siendo más bajo. Con una economía así, a quien depende de un salario mínimo mensual le es imposible sobrevivir, lo que obliga a la gente a buscar alternativas económicas que le permitan enfrentar el descontrol económico.

Psicólogos y Psiquiatras afirman que la ansiedad de los venezolanos por los altos niveles de estrés, incertidumbre, problemas económicos está aumentando las enfermedades cardiovasculares, intentos de suicidios y alta depresión, lo que obliga a muchos ciudadanos a tomar decisiones drásticas en su manera de vivir y en su economía familiar. Sin embargo, existen personas a quienes les pasa todo lo contrario, dado a que asumieron “Desprogramarse de la crisis y programarse para la oportunidad”, en el entendido que en Venezuela existen 25 millones de personas que tienen muy bajas posibilidades de emigrar lo que obliga a mirar ese mercado que va a seguir generando demandas de alimentos, medicamentos y servicios, asumir que toda crisis abre oportunidades.

Mientras la clase política debate si la ANC es legítima o no lo es, que si la AN sigue activa o no, que si las elecciones a gobernador es seguirle el juego al gobierno, que si las primarias convocadas por la MUD van a incentivar más divisiones, que si el ejercito de los Estados Unidos va a invadir a Venezuela, que si el eclipse de sol se veía mejor de día que de noche, que si Almagro y Rubio  están planificando dar un golpe, que quien ganó en el Miss Venezuela Earth, que si Leopoldo y Lilian están separándose, que si hay democracia o es totalitarismo, comunismo, autoritarismo, dictadura o una mezcla de todo; el gobierno sigue de pie, desanimando a sus adversarios e incentivando la abstención. Lo que obliga a la MUD a reinventarse para avanzar. Como lo dijo Freed Kellogs “Las elecciones no las gana el candidato que sienta que está ganando, gana el que saque más votos”.

Te puede interesar