Inicio > El pizarrón de Fran > Julio Escalona: La banca pública, ¿también?

Julio Escalona: La banca pública, ¿también?

El pueblo, particularmente el pensionado, se queja de que ante la banca pública hace tres o cuatro colas semanales para cobrar la pensión y que se les paga con billetes de baja denominación que luego nadie acepta. ¿Guerra económica?

La especulación-inflación se derivaría de la emisión de dinero inorgánico y de excesivos controles, tanto de los precios como del tipo de cambio. Sobre la escasez se dice que el Gobierno, que monopoliza las divisas, no entrega las suficientes para que las empresas puedan importar las materias primas necesarias. Investigaciones de José G. Piña y Pasqualina Curcio demuestran lo contrario con cifras contundentes que no han sido desmentidas.

En nombre del capital mundial, los bancos y el comercio importador aún dominan la economía y la cultura de Venezuela. Ha habido cambios en la relación de fuerzas, en la geopolítica, y hay un pueblo soberano, pero siguen dominando el ingreso petrolero y su influencia en las políticas públicas.

¿Por qué si 92% de las transacciones en el mercado de divisas se hace a Bs 10/$, los productos importados se venden al precio que impone el Dólar-Today? ¿Esto es un delito? ¿Por qué desde los barcos donde llegan importaciones, ellas son transferidas a canales privados de distribución, base del “bachaqueo” corporativo?

“Las empresas privadas en Venezuela, especialmente los grandes monopolios nacionales y transnacionales, incluyendo la banca, han contado con suficientes incentivos a lo largo de la historia, especialmente después de 1999. Han recibido 61% de las divisas provenientes del ingreso petrolero a tasa preferencial, a la par que se han apropiado de más de un tercio de tales ingresos y, a pesar de los casi 700 mil millones de dólares que desde 1970 han recibido, estas han disminuido 63% la inversión. Por si fuera poco, se han beneficiado de una baja presión tributaria pagando menos de 3% del PIB en impuestos y, en el caso de las corporaciones transnacionales, ni siquiera pagan impuestos en nuestro territorio” (Curcio, 2017 ).

Pero el capital se queja de que no recibe “incentivos” para la inversión. El problema es que los que recibe mediante transferencia de renta petrolera van incentivando la especulación y la escasez y terminan en la banca internacional. ¿La “siembra” del petróleo ha sido un fraude?

Te puede interesar