Inicio > El pizarrón de Fran > Omar Ávila: Yo si voto

Omar Ávila: Yo si voto

La pelea debe continuar, no puede detenerse porque la lucha por la vida, la alimentación, la democracia no tiene solución de continuidad. Estos derechos se conquistan y se debe seguir batallando para preservarlos y para ello tenemos diversos escenarios: manifestaciones, la calle, el voto, la organización social. Todas estas formas deben cubrirse, de lo contrario el régimen chimbo impone el control total, porque quiebra nuestro espíritu de libertad. En esta etapa en que nos encontramos los venezolanos, nos corresponde a la resistencia activa y pacifica que se expresa a través del sufragio.

“Yo si voto”. Es la mejor forma de reivindicar la sangre, el sudor y las lágrimas que hemos derramado en los últimos tiempos, no sólo en las acciones de calle, sino también en las colas para comprar comida, para conseguir atención médica o medicinas e incluso para poder sacar una migaja de nuestro dinero; donde por cierto este gobierno controlador, no solo restringe cuanto dinero podemos sacar de los bancos, sino que producto de esto, unos pocos se aprovechan para cobrarle a nuestro pueblo altas comisiones para poder tener un poco de efectivo.

En el país se ha instalado una especie de locura colectiva; no hay criterio de Estado para hacer las cosas. Dentro del gobierno diversas tendencias pugnan el control, son tantas y variadas que Nicolás termina siendo el dirigente más claro de la revolución, con un desastre de gestión y posicionado como una de las figuras históricas de mayor rechazo. En lo único donde hay unidad dentro del régimen, es en mantenerse en el poder. El fascismo solo puede ser ejercido desde el poder absoluto. Y eso es la vocación y el objetivo de Maduro con su chimba.

Nos encontramos frente a una Asamblea Nacional Constituyente chimba que unos pocos están usando para “gobernar” y hacer las veces de jueces acusando y persiguiendo a quienes piensan distinto y desean recobrar la democracia e institucionalidad en el país, con Delcy Rodríguez a la cabeza asumiendo el rol de “Primera Dama inquisidora”, al aceptar, de manera ilegal, ciertas decisiones que en nada favorecen al pueblo, tal como lo prometieron en campaña.

Merece la pena resaltar que estos dizques constituyentistas, no han asomado la primera ley que vaya en beneficio de resolver la crisis de abastecimiento de alimentos y medicinas; por mejorar los servicios públicos que cada vez son más decadentes, y una de las razones obvias, es porque no les conviene ni les interesa que estos males se resuelvan.

A todas luces, la Constituyente Cubana es una tramoya para el gobierno seguir con un golpe de Estado continuado y permanecer en el poder y así evitar caer en manos de la justicia y pagar todo el daño que le han hecho a la nación. Por esto y otras razones, seguimos dando la batalla en el escenario que nos toque, y en esta oportunidad, debemos prepararnos para ir a las urnas electorales, manifestar nuestro derecho a elegir y demostrarles una vez más que somos más los que queremos un cambio; lo importante en este caso, es fungir como testigos de mesas y defender los votos de todos los venezolanos como lo hicimos el 15 de diciembre de 2015, cuando ganamos 112 curules. Por esto y más, #YoSiVoto.

(En el oriente del país y específicamente en la ciudad de Cumaná donde las aguas cloacales putrefactas y hediondas están devorando la población con moscas, enfermedades, plagas, mosquitos, gusanos; y donde el Señor Alcalde y su “compinche el Gobernador” no resuelven problemas, y además es invisible por aparecer una vez cada siete meses, todavía es más necesario activarse y votar para cambiar esas autoridades sin ningún amor e interés en resolver las carencias de la ciudad… Un abrazo, reenvíelo… Cristian Silva).

Te puede interesar