Inicio > El pizarrón de Fran > Andrés Rangel: ¿En vías de una inflación de 1000%?

Andrés Rangel: ¿En vías de una inflación de 1000%?

Venezuela vive un proceso inflacionario de gran magnitud, que lo llevaría a presentar una variación de precios en torno a 1000% interanual, aumentando del costo de los bienes y servicios que se encuentran en la economía, y cada mes que transcurre se incrementarán a una mayor velocidad. El Fondo Monetario Internacional ha estimado una tasa de inflación de 1134% para el año 2017.

fondoinflacion-julio2017_1680x600

La población percibe negativismo en el ambiente económico que reina en el país, ya no poseen confianza en las autoridades monetarias, las cuales incrementan de manera desproporcionada la liquidez monetaria, el gobierno no apuesta por la disciplina fiscal y junto a la escasez de bienes por el declive de la producción nacional, los precios aumentan, ya que hay más bolívares buscando menor cantidad de bienes.

Variaci%C3%B3n_del_PIB__e_Inflacion__de_Venezuela

Hiperinflación. El sendero venezolano?

Según Steve Hanke, académico de la Universidad John Hopkins y experto en materia inflacionaria, señala que existe hiperinflación cuando un país evidencia un incremento general en los niveles de precios a partir de una tasa de 50% mensual.

Al existir hiperinflación, los agentes económicos comienzan a cambiar sus patrones de conducta para protegerse del aumento galopante de los precios.

Cuando las personas perciben su salario, tienden a gastarlo en bienes de consumo duraderos, aunque no los necesiten, de esta manera intentan que el sueldo no pierda el poder adquisitivo, ya que tienen expectativas de que los precios van a aumentar más adelante y podrán comprar menor cantidad de bienes.

Además, la población comienza a utilizar monedas extranjeras, en general el dólar estadounidense, para la adquisición de bienes y servicios, incluso se puede iniciar una dolarización espontanea donde las personas prefieren ahorrar en monedas extranjeras.

Tiempo_en_que_tardan_los_precios_en_duplicarse_meses

Caso de Hiperinflación de Zimbabue

En 1999, Zimbabue fue un gran exportador de productos agrícolas y era considerado como el granero de áfrica, exportando hasta 500.000 toneladas métricas de alimentos. Cuatro años después en 2003, la población del país estaba pasando hambre, ya que durante esos tres años se implantó una reforma agraria socialista del presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, que embargó 4.500 fincas comerciales que pertenecían a una minoría de piel blanca y las redistribuyó entre su propio grupo étnico Shona, de esta manera destruyó la industria agrícola el país.

En el año 2008, la tasa oficial de inflación fue de 231.000.000%, un número abismal. Por lo tanto, entre finales de 2008 y principios de 2009 las personas ya estaban utilizando monedas extranjeras como medio de pago, mientras que los bienes y servicios se denominaban en moneda local y el gobierno introdujo el billete de 50.000 millones de dólares zimbabuenses.

Luego, a finales de enero de 2009, en un intento por controlar la inflación, el gobierno permite de manera legal el uso de monedas más estables como el rand sudafricano o el dólar estadounidense para que la población las utilice como medios para la adquisición de productos y servicios.

Indice_de_precios_al_consumidor_Venezuela_vs_Zimbabue

¿Podría Venezuela seguir el camino de Zimbabue?

Si continua el descontrol fiscal y la expansión monetaria aunado a las políticas de controlar la economía, Venezuela podría continuar en el sendero que desemboque un proceso hiperinflacionario igual a lo acontecido en Zimbabue.

Aunque son países diferentes, ambos han atravesado por gobiernos de ideología socialista y han aplicado políticas similares, resaltando los embargos o expropiaciones de empresas productivas, de esta manera afectando de forma negativa el aparato productivo de la nación.

Latinoamérica. Caso Argentino

En Argentina, la hiperinflación fue el resultado de un alto endeudamiento, estancamiento económico, caída de la inversión en bienes de capital e infraestructura y un peligroso desequilibrio fiscal y de balanza de pagos. Los precios no cedían, aunque hubo momentos de cierta estabilidad. Cada retorno de la inflación fue más intenso, antecedida de masivas devaluaciones y desconfianza generalizada de los agentes económicos. Entre 1989 y 1900 llegó a presentar tasas de 4.923% y 1.343%, respectivamente.

Para atacar la inflación se implantaron controles de precios en el año 89. Sin embargo, esta medida disminuyó considerablemente la producción local, tanto para el consumo interno como para la exportación, resultando en una fuerte escasez de divisas impactando de manera negativa el mercado cambiario

Resultado de esto, el producto interno bruto cayó considerablemente y los alimentos y medicinas comenzaron a desaparecer de los anaqueles. El presidente de turno, Raúl Alfonsín, como respuesta para solucionar el problema, comenzó a subsidiar los alimentos a las personas de menos poder adquisitivo.

El siguiente presidente, Carlos Menem, implemento el llamado plan Bonex. El plan consistió en liberar el tipo de cambio y el intercambio obligatorio bonos públicos externos por depósitos bancarios. Los bonos se denominaron Bonex89, con un plazo de diez años e intereses de 8,3% anual.

De esta manera, el gobierno buscaba reducir la cantidad de dinero inorgánico que circulaba en la economía, el cual generaba alzas en los precios y devaluaba el peso (moneda de Argentina). La inflación se redujo a 171% en 1992 y 24% en 1993, destacando que en 1990 la tasa de inflación se creció hasta 3.079%.

Inflaci%C3%B3n_de_paises_latinoamericanos_a%C3%B1o_2016

Etiquetas: 

Te puede interesar