Inicio > El pizarrón de Fran > Rafael Guerra Ramos: Lo primero es lo primero

Rafael Guerra Ramos: Lo primero es lo primero

La estrategia de legitimación y perpetuación del régimen totalitario, inspirado en la “isla de la felicidad”, avanza aceleradamente demostrando la eficacia que en ningún otro orden (salvo en la corrupción, la ruina de la economía y la represión) ha demostrado el castrochavismo durante 17 años.

Dentro de esa estrategia, su meta inmediata es impedir la participación de la oposición en el próximo proceso electoral o, en su defecto, que haya la mayor abstención posible; en todo caso, lograr las mejores condiciones para evitar su derrota en las gobernaciones que pueda. La Constituyente ilegítima hace su trabajo aceleradamente, sin miramientos. El Consejo Nacional Electoral el suyo, a tono con las exigencias de Miraflores y del Psuv. El abuso, ventajismo y la represión arrecian en esa dirección.

Entretanto, el derrumbe del país avanza con la secuela de hambre, miseria, enfermedades, muertes y toda clase de padecimientos en el seno de un pueblo desasistido e inerme, ante la insensible indiferencia e ineptitud de la camarilla militar-civil obsesivamente aferrada al poder hasta eternizarse.

Hoy más que nunca cobra vigencia y fuerza la estrategia de la unidad en torno a la defensa de la Constitución, lo cual necesariamente pasa por la derrota de los planes totalitarios en marcha y nos plantea el desplazamiento del actual régimen. En ese marco está inscrita la participación electoral de cuantos conforman el gran frente opositor.

La oposición democrática unida en torno a la MUD y el llamado chavismo crítico están comprendidos en ese frente, por lo que conforman la mayoría necesaria y suficiente para alcanzar la victoria, si no en todas, en la mayoría de las gobernaciones.

Los presidentes de las Federaciones de Centros de la UCV y de USB han dicho: “No nos vamos a rendir y dejar de usar el voto como mecanismo de cambio… No regalaremos las gobernaciones al chavismo”. Nos interesa destacar su justeza y pertinencia ante el apremio de lo urgente.

Ante las asechanzas fraudulentas y el ventajismo oficial, es indispensable multiplicar los esfuerzos y apurar el paso hacia el logro de una concurrencia electoral masiva, así como garantizar una óptima participación organizada y eficiente.
Perogrullo dice: lo primero es lo primero.

Te puede interesar