Inicio > El pizarrón de Fran > Gerónimo Figueroa Figuera: Jóvenes venezolanos no apoyan al padrino

Gerónimo Figueroa Figuera: Jóvenes venezolanos no apoyan al padrino

Reza el viejo refrán: No molestes a quien está durmiendo porque se levanta de mal humor. Soy demócrata por convicción y por formación, creo en el derecho a votar para resolver los problemas de mi país, pero lamentablemente ese derecho me lo han ido confiscando progresivamente, el año pasado el régimen de Nicolás a través del CNE suspendió el referendo revocatorio con acciones ilegales de siete tribunales penales sin tener competencia en la materia y las elecciones de gobernadores alegando que no tener dinero para realizarlas y porque la oposición no las había solicitado. Dos alegatos totalmente absurdos.

Bajo ningún concepto puedo estar de acuerdo que mi país sea invadido por fuerzas extranjeras de ninguna naturaleza. Sin embargo, con autorización del régimen chavo-madurista Venezuela ha sido ocupada por militares cubanos y chinos, quienes tomaron por asalto los registros y notarías, puertos y aeropuertos, en el caso de los cubanos. Mientras que los chinos se apoderaron de las zonas mineras estratégicas. En ese sentido, si los gringos deciden venir también, es muy poco lo que puedo hacer disfrazado de miliciano con un fusil en la mano gritando Patria Socialismo o Muerte, aunque si los gringos deciden venir, no será por mí ni por mi familia, sino por otros.

Con motivo del anuncio del presidente de EE.UU, Donald Trump, diciendo que no descarta la solución militar para Venezuela, el ministro de la defensa Vladimir Padrino López y el presidente de la república, Nicolás Maduro, de forma casi simultánea le han pedido a los venezolanos, especialmente a los jóvenes, que hay que olvidar las diferencias y unirse al lado de las fuerzas armadas venezolanas para defender la patria amenazada por el imperio militar más poderoso del  mundo. No entendemos como pretenden el apoyo de los jóvenes si durante los últimos años han sido precisamente estos  personajes quienes  han ordenado reprimidos, encarcelarlos y hasta asesinarlos.

El padrino disfrazado de ovejita y en nombre de un “nacionalismo” que solo busca salvar su pellejo, creyendo que ellos son los vivos de la partida, y que el resto de los venezolanos somos bolsas y sin dignidad, pretenden que salgamos a poner nuestros cuerpos como carne de cañón para defender una causa que no es nuestra de forma particular ni general de Venezuela. Más que pedir que salgamos a defender una causa que no es nuestra.  Nicolás y el padrino en lugar de pedir que seamos carne de cañón, lo que deben es autorizar un canal humanitario para que entre comida y medicinas para frenar la mortandad.

Cuando el padrino disfrazado de ovejita y con una voz temblorosa pidió públicamente a los jóvenes venezolanos que olviden las diferencias y se unan para defender la patria de Bolívar de las agresiones del imperio, el tipo olvida que hay 120 jóvenes que no pudieron escuchar ese mensaje porque están enterrados en diferentes cementerios del país, por haber sido asesinados por los esbirros de la guardia nacional y la policía nacional, quienes actúan como ejército de ocupación contra la población venezolana por órdenes del propio padrino, especialmente con odio desarrollado contra la juventud que manifiesta pacíficamente en la calles de toda Venezuela por un país mejor.

También olvidó el padrino que en las cárceles venezolanas hay más de 600 presos políticos, de los cuales entre 450 y 500 son jóvenes que han sido apresados en las marchas pacíficas y condenados por tribunales militares cumpliendo órdenes de él como ministro de la defensa y de Nicolás como comandante en jefe de la fuerza armada, que por estar incomunicados, torturados y vejados de forma barbarie por esbirros que no tienen ningún compromiso con el respeto de los Derechos Humanos, tampoco pudieron escuchar el llamado a unirse como milicianos para defender a los corruptos y asesinos de lesa humanidad.

En contraste con ese llamado pidiendo olvidar diferencias, en muchas oportunidades, tanto Nicolás como el padrino, han dicho públicamente y a todo pulmón, que están preparados para enfrentar cualquier agresión militar por parte del imperio norteamericano. Es más, en la sesión del 11 de agosto cuando el fraude constituyente decidió autoproclamar su permanencia y mandato por dos años con superpoderes y destituir a Luisa Ortega como Fiscal General de la República, Nicolás grito a todo pulmón que, si a Donald Trump se le ocurría invadir a Venezuela militarmente, los “ejércitos bolivarianos” de toda Latinoamérica se activarían en resistencia para combatir al enemigo.

Si la vaina es que los “ejércitos bolivarianos latinoamericanos” se activaran en resistencia como dice Nicolás, entonces para que carajo están haciendo llamado a que olvidemos las diferencias, como si fuese tan fácil olvidar tanto dolor por nuestros jóvenes asesinados, y nos unamos a defender corruptos y asesinos. No mi llave, para esa vaina no cuenten conmigo ni con ninguno de mis hijos. No tenemos vocación de mártires pendejos. Que Nicolás, el padrino, Jorge Rodríguez, Hernán Escarrá y el resto de los enchufaos que tienen a sus hijos en el exterior dándose la gran vida, los traigan para que junto con ellos se pongan al frente de la batalla final, si es que se atreven a darla.

Te puede interesar