Inicio > El pizarrón de Fran > Hillary Clinton confiesa su incomodidad con Trump en un debate: “Vete para atrás, asqueroso”

Hillary Clinton confiesa su incomodidad con Trump en un debate: “Vete para atrás, asqueroso”

Trump y Clinton en el debate de San Luis

La excandidata demócrata analiza en un libro los motivos de su inesperada derrota electoral

A viva voz, Hillary Clinton cuenta con calma cómo se sintió en el segundo debatepresidencial, el pasado octubre en San Luis, cuando Donald Trump se situó en varias ocasiones detrás de ella. “Allí donde anduviera, él me seguía, mirándome, haciendo caras. Fue increíblemente incómodo. Estaba literalmente respirando en mi cuello. Mi piel se erizó. Fue uno de esos momentos en los que deseas poder dar al botón de pausa y preguntar a todo el mundo que está mirando ‘Bueno, ¿qué haría usted?’”, dijo la exsecretaria de Estado en una grabación para la cadena MSNBC de varios extractos de su próximo libro sobre su inesperada derrota electoral.

“¿Te mantienes calmada, sigues sonriendo y continuas como si no estuviera invadiendo de manera repetida tu espacio? ¿O te giras, le miras a los ojos y le dices alto y claro: ‘Vete para atrás, asqueroso. Aléjate de mí. Sé que te encanta intimidar a las mujeres, pero no puedes intimidarme a mí, así que vete’. Escogí la opción A”, agregó la excandidata demócrata en su libro What Happened (Qué ocurrió), que sale a la venta el 12 de septiembre. Pero se pregunta si debería haber plantado cara a Trump y si aplicó en exceso la “lección de mantener la calma”.

El debate presidencial en Misuri se celebró a los dos días de que se difundiera un vídeo de 2005 en que Trump denigraba a las mujeres. Se jactaba de que, siendo una “estrella”, podía hacer “cualquier cosa” con mujeres, como “agarrarlas” por sus genitales. El vídeo desató una tormenta política y una oleada de republicanos se desmarcaron de su candidato. Trump esgrimió que era “lenguaje de vestuario”, pero el caso creció y varias mujeres denunciaron públicamente haberse sentido acosadas en el pasado por el multimillonario neoyorquino.

Un par de horas antes del debate, Trump decidió contraatacar: se reunió con tres mujeres que han acusado a Bill Clinton, el esposo de Hillary, de acoso sexual. Las tres junto a otra mujer, que fue violada por un hombre al que Hillary Clinton representó legalmente, asistieron al evento. Y en el debate, el republicano sugirió que, de ser presidente, podría pedir encarcelar a la demócrata, algo que ha desistido de hacer.

En los extractos del libro, Clinton asegura que no tiene todas las “respuestas” sobre su derrota, que no anticipaban las encuestas, en las elecciones del pasado 8 de noviembre y que el juicio deben hacerlo los expertos y el tiempo.

Desde entonces, la ex primera dama apenas ha entonado un mea culpa y ha achacado gran parte de la responsabilidad al anuncio del FBI, a 10 días de las elecciones, de que reabría la investigación sobre su servidor privado. También al robo de correos del Partido Demócrata que EE UU atribuye a una campaña de Rusia para ayudar a Trump a ganar los comicios.

“Escribir esto no fue fácil. Cada día que fui candidata a presidenta, supe que millones de personas contaban conmigo y no podía soportar la idea de fallarles. Pero lo hice. No pude completar el trabajo. Y tendré que vivir con ello el resto de vida”, cuenta Clinton sobre el libro. “Escribo sobre momentos de la campaña en que deseo que pudiera ir atrás y modificarlos. Si los rusos pudieran piratear mi subconsciente, encontrarían una larga lista”, dice con ironía.

El Nacional

Te puede interesar