Inicio > Opinión > Luis Fuenmayor Toro: Todo estaría bien si no fuera por Trump

Luis Fuenmayor Toro: Todo estaría bien si no fuera por Trump

Los jefes de la “revolución bonita” son excelentes a la hora de explicar lo inexplicable. Son los jefes de las racionalizaciones. Cero autocritica, siempre hay alguien a quien culpar de sus fracasos, siempre hay algo, ajeno a sus ejecutorias, responsable de sus errores y horrores. La inflación no es porque la maquinita de fabricar dinero está funcionando permanentemente, no, es consecuencia de la guerra económica, y todos repiten como loros lo mismo cada vez que se les pregunta o se les cuestiona. La existencia del dólar negro no tiene nada que ver con la política cambiaria, ni con el déficit existente de divisas, ni con el dólar a 10 bolívares que utilizan para sus negocios y los de los suyos. No, nada tiene que ver con eso. Es una página web la causante de que la moneda estadounidense este pisando los 17 mil bolívares. Han llegado a la estupidez de prohibir que siquiera se la mencione, como si esto la hiciera desaparecer. Para estos iluminados de la política la escasez no es la que genera la especulación sino al revés. Y al final tienen una respuesta, un comodín: el imperio es el causante de todos nuestros males.

Descansé unos días en Tucacas, sobre todo de las alocuciones mentirosas y fastidiosísimas de nuestro Presidente y de las respuestas similares de la MUD. Pero también fui testigo de las gravísimas condiciones en que sus habitantes viven y se desenvuelven. Extensos sectores de la ciudad no reciben agua potable desde hace unas tres semanas, lo que obliga a la gente a contratar camiones cisternas muy costosos para el vital líquido. Pude ver la mano de Trump en la generación de esta carencia. Hace un mes se robaron el cableado de bancos, cajeros y puntos de venta, por lo que estos últimos estuvieron fuera de servicio durante más de 3 semanas, lo que impedía al comercio realizar sus ventas y a la población el acceso al dinero en efectivo. Los bancos no daban sino unos 10 mil bolívares diarios por cliente, luego de aglomeraciones gigantescas y largas esperas, por lo que había que recurrir a unos sujetos que milagrosamente disponían de los billetes y los vendían a la gente común, mediante un cobro pequeño de 15 a 20 por ciento del monto de cada transacción. Sin duda eran parte de la guerra económica.

Pero no fueron ladrones comunes quienes robaron la fibra óptica, ni hubo ninguna complicidad entre gerentes de bancos y los vendedores de billetes, todo fue obra del senador de EEUU Marcos Rubio quien, junto con María Corina y el diputado Guevara de Voluntad Popular, organizaron el robo en cuestión para desestabilizar al Gobierno. De nuevo vi la mano clara del imperio en este desastre. Fui casi testigo de la ocurrencia de asaltos dentro de las áreas sociales de varios condominios vacacionales, con vacacionistas que en lugar de degustar una sabrosa parrilla perdieron sus celulares y se llevaron un susto madre. Hasta secuestros de personas que se encontraban tomando el sol al lado de una piscina se han producido. Una zona turística sin agua, con cortes eléctricos, sin puntos de venta ni cajeros automáticos, muy insegura, costosa, con automercados “pelados”, con déficit de gas doméstico y hasta fallas en el suministro de gasolina, se podrán imaginar… Y Trump detrás de todo este caos; si hasta me pareció verlo en Punta Brava.

Te puede interesar

  • Luis Manuel Carreño

    Sarcasmo muy real, y verdadero, creo que aun le falta bastante