Inicio > El pizarrón de Fran > Rafael Del Naranco: Vivir con el terror

Rafael Del Naranco: Vivir con el terror

Europa está padeciendo el rayo que no cesa del terror. Hubo un tiempo en que creyó que ese furor brutal sería una borrasca que iría menguando cuando el yihadismo se debilitara. Desacierto descomunal, ya que ese pavor se sigue esparciendo actualmente a manera de yedra al centrarse en una creencia religiosa impresa sobre ardores perennes.

Aún se recuerda la forma en que los medios de comunicación europeos especulaban en sus análisis. Hablaban de la forma en que el continente se resguardaría del fundamentalismo islámico si sus países no entraban directamente en el conflicto de Medio Oriente.

Días después, cuando a París llegó una exigencia del Ejército de Liberación de Irak, tras secuestrar a tres periodistas franceses, pidiendo la retirada en 48 horas de la ley que prohibiría llevar el velo islámico y otros signos religiosos ostensibles en la escuela pública francesa, Europa comenzó a darse cuenta que un céfiro con olor a podredumbre comenzaba a levantarse.

Francia decidió en ese momento hacer un acto de pavura y retirar los símbolos místicos de escuelas y lugares públicos, entre ellos los crucifijos, algo que igualmente solicitaban los laicos, siendo así que los galos se dejaron chantajear de manera poco digna.

Mil quinientos años de cristiandad en su historia no sirvieron de nada, tuvo que ceder de sus afirmaciones, prohibiendo el símbolo de la cruz y autorizar el velo que cubre la cabeza de la mujer musulmana.

La causa de haber querido estar a bien con el fundamentalismo islámico y sus ideas demenciales, se está pagando con secuelas degradantes. El último golpe de sangre cayó sobre la región española de Cataluña. Esta no será la última desgracia lamentablemente, ya que la larga estela de atentados seguirá cayendo sobre el Occidente europeo.

El Dios de los cristianos o tal vez Alá, permitan que nos equivoquemos. Aún así, vano ruego, ya que ante la sombra que cubre a esa corriente ideológica basada en la interpretación de los textos fundacionales del Islam, las hostilidades criminales están servidas.

Es posible que estas expresiones sean palabras desabridas y, aún así, es muy cierto que vivimos un tiempo en que sobre un campo de beligerancia socavado se enfrentan fuerzas antagónicas globales.

Rómulo Gallegos lo expuso claramente en su novela “Doña Bárbara” cuando recordaba la sempiterna pelea entre civilización y barbarie.

En el Libro de la Revelación, que cierra el Nuevo Testamento, se explica con detalle el futuro del mundo, y no es nada halagüeño.

Y lo más pavoroso: pensadores, filósofos, ensayistas y hasta un amplio sector religioso, intentan justificar la actual crueldad debido a nuestros propios errores.

En los cuatro puntos cardinales del planeta hay un monstruoso Leviatán preparando el próximo averno, al revestirlo cada día de un fanatismo de tal envergadura que la lógica, el llamado sentido común o la moral intrínseca y natural, han perdido todo sustento.

El terrorismo justificativo, fanático en lo místico, ha venido para quedarse y su huella desmedida anuncia ríos de destrucción sin fin. Parte de ese mal ya ha venido aconteciendo en los últimos años con toda la brutalidad posible. Las víctimas siempre son inocentes.

Desde siglos dos religiones fundamentales se repelen, y ahora parecen haber regresado a los tiempos de las Cruzadas y los califatos de Damasco, Bagdad o el imperio Otomano, al verse que el camino de los valores sembrados, primero por Jesús de Galilea y unos siglos después matizados en las sharias de Mahoma, se está convirtiendo en padecimiento desolado.

En lugares donde antiguamente hubo respeto y comprensión musulmana –pensemos en Córdoba, Granada, Damasco, Constantinopla– ahora hay incontables espíritus repletos de cardos agrietados, siendo esa la causa de la expansión del fundamentalismo islámico más sanguinario.

A pocos días de un recuerdo estremecedor –lo sucedido en la Barcelona hispana–, seguimos, en pleno siglo XXI, sin estar salvados del fanatismo más atroz cuando la raza humana se ve circunvalando los más recónditos secretos del Universo.

Los métodos usados contra el chantaje terrorista del Califato Islámico o ISIS, en sus siglas en inglés, han fallado. Las razones son diversas y variadas en su análisis. Una es la impunidad: no tienen objetivos fijos, son movibles y van envueltos en aborrecimientos exacerbados y desprecio hacia los ideales canónicos centrados en la vida misma.

El objetivo es destripar la existencia misma. Hacer el máximo daño, ya que en la mente de esos desalmados la violencia es justa si se la ciñe con las creencias irracionales que poseen.

Y en medio algo paradójico: para que los patibularios del ISIS se muevan a su antojo, es necesario que exista el clima idóneo que proteja sus malévolas fechorías: la libertad.

Te puede interesar

Compartir