Inicio > El pizarrón de Fran > La historia de los pimpineros

La historia de los pimpineros

70% de la población de La Guajira se dedica, directa o indirectamente, a la venta ilegal de combustible

Niños en edad escolar dejan los estudios y deciden unirse al mundo del contrabando de gasolina en La Guajira, frontera de Venezuela con Colombia para ayudar a sus familias y “no morir de hambre”.

Conocidos como “pimpineros” los niños transportan la gasolina y la venden a los conductores. Desde 2010, esta práctica se intensificó en la frontera, la medida que tomó el gobierno del fallecido Hugo Chávez fue militarizar la zona para evitar el contrabando; sin embargo, eso abrió paso a la corrupción y soborno de uniformados.

IMAGEN-16372563-2

La venta ilegal de gasolina se convirtió en la manera ilegal más rentable de sobrevivir en la frontera de Venezuela donde los ciudadanos atraviesan una crisis económica, política y social jamás vista en su historia. Los niños, a su corta edad, comprenden la situación y deciden, de forma errónea, dejar de estudiar y unirse al contrabando pues en este país “si no trabajas te mueres de hambre”, así comentó un niño de 13 años a PlayGround.

El buhonerismo es una forma común de comercio informal en toda Venezuela, normalmente venden artículos de primera necesidad, comida, verduras y frutas. En la frontera el buhonerismo se aplica de forma diferente, pues, en botellones de agua los contrabandistas vierten el combustible y lo ofrecen en las vías de cómo si fuera un artículo de venta común y no una venta ilegal.

El combustible de Venezuela es el más barato del mundo. En la frontera del lado de Venezuela llenar el tanque de un vehículo  cuesta 1,20 dólares y en Colombia 28 dólares, lo que incrementa la corrupción. Según el periodista Argimiro Montiel, 70% de la población de La Guajira se dedica a la venta ilegal de gasolina, directamente o indirectamente, como una forma de subsistencia.

Extraoficialmente 100.00 barriles de gasolina pasan por la frontera diariamente. Debería haber un control militar para evitar el contrabando, pero los “pimpineros” les pagan a los funcionarios para facilitar el paso ilegal de la gasolina. A pesar de que durante este tiempo de militarización en La Guajira los funcionarios detuvieron de forma arbitraria a muchas personas; sin embargo, no se ha registrado ningún caso de un contrabandista detenido.

El Nacional

Te puede interesar