Inicio > El pizarrón de Fran > Nelson Totesaut Rangel: Memoria húngara

Nelson Totesaut Rangel: Memoria húngara

Hungría es un claro ejemplo del anhelo de un pueblo por su libertad. Un país que, tan solo en su último siglo, fue víctima de ocupación tras ocupación. Tanto nazis como soviets se instalaron en territorio húngaro, creando un Estado poco próspero y miserable, que tendría que esperar hasta el siglo XXI para conocer realmente el desarrollo.

Tras perder la Primera Guerra Mundial, la paz dictada en el Palacio de Trianon, en Versailles, cercenó al país. Otrora nación que gozó del mismo tamaño que Inglaterra, ahora quedaría reducido a un tercio de su territorialidad, perdiendo 2/3 de tierra y 3 millones de expatriados que deambularían entre otras nacionalidades. Desarmada, aislada políticamente y abrazada por el furor de la guerra, la economía húngara se desplomaría, convirtiendo al país de Europa Central, en uno de los más débiles y atrasados de la región entera.

Nazis
La ocupación Nazi se dio con el beneplácito de un gobierno cómplice interno. El partido de los Flecha Cruzadas, con su líder, Ferenc Szálasi, acataron órdenes directas del Reich. Adolf Eichmann, por ejemplo, ordenó la ejecución y deportación de judíos. Cuatrocientos treinta y siete mil cuatrocientos dos deportados a campos de trabajo forzado o de concentración. Y otros miles fusilados a la orilla del Danubio.

Durante dicha ocupación, el ejército rojo se adelantaba por la frontera. El Estado Húngaro estaba limitado a Budapest y Transdanubia. Localidades que defendieron hasta la última consecuencia. Ciudades transformadas en fortalezas. El asedio a Budapest duró desde navidades de 1944 hasta el 13 de febrero de 1945; cuando la devastación de la urbe era total. Los alemanes y los nazis húngaros, desesperados por la inminente derrota, destruyeron todos los puentes, dejaron en ruinas los edificios públicos y acabaron con 30.000 residencias. La ciudad se había vuelto inhabitable.

En marzo de 1945, el último intento nazi se da en el lago de Balaton. Tan solo un mes después el ejército rojo había desplazado por completo a las fuerzas extranjeras. Los colaboradores, como Szálasi, huyeron. Y el país vivió otro brutal éxodo, del que tampoco se recuperaría.

Soviéticos
Para el año 1919 el Partido Comunista era ilegal y funcionaba de manera clandestina. Empero, con la absorción del espiral soviético, el partido gozó de un repunte atómico. Los antiguos flechacruzados, se asimilaban ahora en el partido rojo. Del nacionalsocialismo al comunismo, cambio justificado por el mismísimo primer secretario del partido, Mátyás Rákosi, quien creía plenamente en la reconversión de aquellos que “en menor o mayor medida habían sido infectados por el veneno de la contrarrevolución y el fascismo”. Pura retórica revolucionaria. De hecho, el rito de iniciación debía de venir acompañado de una declaración de su pasado, en donde se comentara cuánto tiempo y qué rango ocuparon dentro del partido de los flechacruzada; y una fe de erratas con una voluntad de “enmendar” los errores previos.

Así empiezan con los 50, con una nueva administración, 10% de la población muerta, un país destruido y una ideología base para la reconstrucción de un país. No sin antes asegurar el poder con el fraude electoral del año 47, cosa que suspendería la democracia por los siguientes 40 años. Ahora la cortina de hierro bajaba y las fronteras se cerraban. La era soviética empieza; torturas, asesinatos y desapariciones estaban a la orden del día. Toda señal de disidencia debía de ser silenciada.

Memoria
El último soldado rojo dejaría Hungría el 19 de junio de 1991. Tras dos guerras de escala mundial, dos ocupaciones de dogmas radicales y un constante escenario de guerra, Hungría pasaría a administrarse de manera autónoma. Pese a esto, un país es su memoria; la cual ellos están lejos de  querer  perder. Enarbolan -orgullosos o apenados- los monumentos de lo que fueron. Sabiendo que, para construir un mejor futuro, no se le puede quitar la mirada al pasado. En esta materia muchas sociedades tienen que aprender.

Costa del Sol @ftovar432

Te puede interesar

Compartir