Inicio > El pizarrón de Fran > Un rosario de problemas: El Metro clama por un cariñote

Un rosario de problemas: El Metro clama por un cariñote

Para la gente es común “viajar gratis” por torniquetes dañados

Las personas que se movilizan a través del Metro de Caracas tienen que lidiar con espacios en total deterioro por falta de mantenimiento; la falta de iluminación, que favorece al hampa organizada; y la anarquía de vendedores, cantantes y mendigos.

Durante un recorrido de ÚN, se realizó un diagnóstico del estado de las 22 estaciones en la Línea 1 del servicio subterráneo.

Propatria: Las dos escaleras mecánicas se encuentra en funcionamiento, pero en las instalaciones se percibe la falta de mantenimiento, pues algunos paneles de goma del suelo se han caído y las salidas carecen de alumbrado.

Pérez Bonalde: Al llegar a la estación puede percibirse un olor nauseabundo, similar a la orina, que impregna toda la estación. Aquí funcionan cinco de las seis escaleras mecánicas que posee.

Plaza Sucre: Las escaleras tradicionales se encuentran desgastadas y con desnivel. Mientras, las cuatro escaleras mecánicas que posee están paralizadas.

Gato Negro: La falta de alumbrado es bastante notable y de las seis escaleras que tiene la estación solo funcionan tres.

Agua Salud: La salida que conduce hacia 23 de Enero parece una boca de lobo por la falta de iluminación.

Por su parte, las áreas verdes de estas instalaciones necesitan ser podadas, pues la maleza crece hasta en los rieles.
La venta de boletos es poco usual en la estación.

Caño Amarillo: Solo tiene dos escaleras mecánicas de las cuales funciona solo una y la suciedad inunda ambos andenes.

Capitolio: Pese a ser la estación de transferencia de la Línea 2 y muy transitada también suele ser una de las más descuidadas, pues la falta de alumbrado es alarmante. Además, al suelo le faltan paneles de goma, se han caído varias baldosas, tiene filtraciones, muchos cables en el aire.

La venta de tickets es ocasional y genera que los caraqueños pasen por los torniquetes habilitados para los usuarios de la tercera edad o puertas de servicio.

La Hoyada: Esta estación tiene áreas restringidas y obras artísticas cubiertas de polvo. De las 16 escaleras eléctricas que posee solo funcionan once ocasionalmente y tiene múltiples filtraciones.

La falta de cerámicas es evidente y los olores son desagradables, pues algunos usuarios usan los espacios como baños públicos.

Parque Carabobo: Es una de las pocas que cuenta con una mejor limpieza y aire acondicionado. Sin embargo, dos de sus cuatro escaleras mecánicas no funcionan.

Bellas Artes: La suciedad reina en estas instalaciones y de las seis escaleras que posee solo funcionan tres.

A su vez, le falta iluminación y tiene fugas de agua debido a de las filtraciones.

Colegio de Ingenieros: La mayoría de sus escaleras mecánicas funciona pero tiene varios bombillos quemados que no han sido reemplazados.

Plaza Venezuela: Llegar a transferencia de las líneas 2, 3 y 4 es sentir un vaporón, pues la estación no tiene aire acondicionado y necesita con urgencia una limpieza integral.

Aquí también pueden verse algunos cables sueltos y la salida a la torre Lincoln siempre está putrefacta.

No obstante, es una de las pocas estaciones que tiene señalización en sus andenes.

Sabana Grande: Cuenta con una de las filtraciones más evidentes de este sistema. La fuga de agua a consecuencia de ese problema puede verse y sentirse en el andén con dirección a Palo Verde, donde la falla cubre un gran tramo de la pared.

Chacaíto: De 13 escaleras con que cuenta la estación funcionan seis. La falta de aseo y de alumbrado también es perceptible, al igual que la carencia de aire acondicionado.

Chacao: Tiene fugas de agua, al suelo le faltan paneles de goma y funcionan cinco de sus siete escaleras mecánicas.

Altamira: La falta de cerámicas en las paredes del andén con dirección a Propatria es preocupante.

Miranda: La columna superior tiene marcada las huellas de las filtraciones, al igual que en los andenes y demás áreas, donde hay pozos de agua y tiene tres escaleras averiadas.

Los Dos Caminos: Los andenes carecen de ventilación alguna y tiene agua empozada en los rieles.

Las paredes tienen varios espacios sin baldosas, especialmente con dirección a Palo Verde.

Los Cortijos: De las siete escaleras mecánicas que posee solo funcionan y le falta limpieza.

La California: Muchas baldosas se han caído, tiene muchos espacios sin paneles de goma, necesita aseo en todas sus áreas y tres de sus escaleras están averiadas.
Petare: Se encuentra mugrienta, con muchas filtraciones y tiene averiada una escalera.

Palo Verde: De sus ocho escaleras solo funcionan tres y necesita con urgencia iluminación y limpieza.

La mayoría de las estaciones tienen los torniquetes dañados y “viajar gratis” es muy frecuente por la falta de venta de boletos en las taquillas.

Te puede interesar