Inicio > El pizarrón de Fran > José Antonio Gil Yepes: Cambiemos el enfoque

José Antonio Gil Yepes: Cambiemos el enfoque

Decía Albert Einstein que no se podía obtener resultados diferentes mientras se siguiera haciendo lo mismo. Pues desde que comenzó la polarización en 1998 no hemos hecho más que caer en provocaciones y dar la pelea. Mala cosa porque el país cada vez va peor; el gobierno también pues del 60-40% que tenía le queda el 14-86%; y la oposición, a pesar de su enorme potencial, no lo traduce en éxitos porque cae en el pleito con el gobierno y en la competencia interna.

Entonces, ¿para qué seguir cazando peleas si los venezolanos somos los grandes perdedores? En lugar del pleito les propongo tender puentes, llenar espacios vacíos y visualizar un modelo de país alternativo en el que quepamos todos porque la esencia de la sociedad moderna es pluralista.

Para tender puentes se presentan muchas oportunidades. No hay que asumir que todos los chavistas u opositores son “unos come candela”. Sólo unas minorías de lado y lado, que oscilan entre un 3 y 8% de la población, dependiendo del tema, son quienes promueven la polarización y el conflicto. De allí que un 90% estemos –potencialmente– dispuestos a encontrar puntos de coincidencia. Y, por favor, no satanicemos a quienes tienden puentes: no tienen que ser “vendidos” ni “revisionistas”.

Llenar espacios vacíos es más fácil aún. El gobierno y la oposición no se encargan de ello, pero tampoco nos impiden llenarlos. Imagínese todo lo que podemos desarrollar en las relaciones entre los diversos sectores: empresas y trabajadores; comunas y alcaldías; partidos y sectores organizados; y ¿por qué no contratarle el manejo de las cárceles a Jesús Obrero?

Para visualizar un modelo de país alternativo hay que formularlo y divulgarlo. De lo contrario, ¿cómo se puede motivar al 86% de la población que no se identifica con el gobierno si no encuentra una opción que lo entusiasme o proponiendo sacar a alguien en vez de cambiar lo que estamos haciendo por algo mejor? ¿Por qué apoyar un movimiento que se llama en negativo, “la oposición”, en vez de Unidad Democrática que nos represente a todos? ¿Por qué insistir en un socialismo que excluye en vez de uno que incluya?

Te puede interesar