Inicio > El pizarrón de Fran > Rafael Guerra Ramos: Hacia las elecciones

Rafael Guerra Ramos: Hacia las elecciones

El que aún no se haya fijado la fecha de las elecciones regionales pautadas para octubre es una aberración solo explicable a la luz del descaro como el régimen aplica su ventajismo y sus abusos. Su propósito es confundir y desmotivar para producir la mayor abstención posible. Un CNE cada vez más parecido a una oficina de Miraflores o del Psuv está en el juego.

La ofensiva para tratar de evitar su derrota cobra mayor intensidad, con más represión y ventajismo. Están activos los laboratorios del rumor y de la intriga dirigidos a debilitar a la MUD y a los sectores que la integran; a minar la confianza en el liderazgo opositor, debilitar la confianza en las posibilidades ciertas de victoria de la oposición.

La preocupación central de la camarilla militar civil no es gobernar sino aferrarse al poder. Entretanto, el país se precipita hacia la ruina. Jamás en su historia Venezuela había registrado índices tan alarmantes de pobreza, escasez, carestía, hambre, mendicidad, desnutrición, mortalidad infantil, criminalidad, enfermedades endémicas y corrupción.

La imposición fraudulenta de la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente añadió un nuevo elemento que agrava la crisis política. Con la misión de sustituir la actual Constitución por la que sería la del Estado totalitario, calcado del modelo castrista, actúa como instrumento desquiciador de las instituciones existentes, asumiendo poderes supraconstitucionales y atribuciones de la Asamblea Nacional y de los demás poderes públicos.

En suma, la situación del país adquiere carácter de emergencia. El llamado electoral de la oposición reviste la importancia y la urgencia de esa situación. Por eso, la voluntad y la decisión de ganar esos comicios están por encima de cualquier interés particular, de vanidades y celos de liderazgo. Se trata del interés supremo de salvar al país del precipicio.

Trabajar por la concurrencia electoral masiva y garantizar la presencia unida y organizada de la oposición en todas las circunscripciones son armas imbatibles frente al ventajismo fraudulento y la amenaza represiva.

Como nunca antes, necesitamos la madurez, la combatividad y la firmeza demostradas en las jornadas de calle. La comunidad democrática continental y mundial respalda la lucha de la abrumadora mayoría de nuestro pueblo. Los ojos del mundo están sobre nosotros.

Te puede interesar