Inicio > El pizarrón de Fran > Arturo Tremont: Programas de alimentacion

Arturo Tremont: Programas de alimentacion

Los programas de alimentación popular constituyen una de las modalidades de la previsión social que aplica el Estado, de acuerdo a la realidad social y al combate contra la pobreza.

En muchos países existen casas de refugio, de “paso” las llaman, porque el usuario o usuaria solo se queda allí el tiempo estipulado para bañarse, comer y descansar.

En otros lugares son los mismos pobladores que se reúnen en áreas específicas para preparar comida y repartirla en la comunidad que se agrupa allí, como es común entre los pobres de los Estados Unidos.

En todo caso, se trata de subsidios directos o indirectos que el Estado utiliza para ayudar a la población a mitigar el hambre, con lo cual se impide también enfermedades mortales como la tuberculosis y otras dolencias.

En ese contexto se inscribe la distribución de las Cajas CLAP o las bolsas de comida. También las Tarjetas de Alimentación, las ayudas con las tarjetas entregadas por la Misión Hogares de la Patria. Inclusive, pudiera agregarse el  beneficio de las pensiones no contributivas.

Sin embargo, el programa debería ser más amplio para abarcar a sectores de la población cuya movilidad no permite censarlos en un lugar determinado. Esas personas que pernoctan en la calle, los denominados “nómadas urbanos”, conocidos en las ciudades como “recoge latas” y otros motes populares.

Ellos son víctimas de la sociedad capitalista. Son presa fácil del periodismo amarillista, de la difusión de imágenes  como el descuartizamiento de un perro en plena calle o  cuando buscan  vegetales y restos de comida en las bolsas negras.

Esas personas, familias con niños y niñas, necesitan el amparo del Estado, la solidaridad de la comunidad, de los  Consejos Comunales.

Te puede interesar