Inicio > El pizarrón de Fran > Néstor Francia / Análisis de Entorno: Un florido mentiroso (14-09-2017)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: Un florido mentiroso (14-09-2017)

Sin duda, la reina de las noticias por estos días es el intento de diálogo que se está desarrollando en República Dominicana, con el auspicio, entre otros, del presidente dominicano Danilo Medina y del ex presidente español Rodríguez Zapatero, y con la buena pro del secretario general de la ONU, Antonio Guterres. A regañadientes, han recalado por allá opositores relevantes como Julio Borges, Luis Florido, Manuel Rosales y Timoteo Zambrano. Por los nuestros están Jorge Rodríguez, Delcy Rodríguez y Roy Chaderton. Al parecer, los voceros partidistas no se han visto aun las caras, al menos no públicamente. Los primeros tanteos apuntan a una “exploración” de posibilidades, signada por los condicionamientos de la derecha

En nuestro Análisis de ayer señalábamos que “La derecha tiene hasta la desfachatez de asentar en su comunicado que el llamado del presidente dominicano al diálogo es consecuencia de sus conspiraciones y no el resultado del gran logro del pueblo venezolano en el sentido de haberse mantenido la paz en el país, por encima de todos los pronósticos agoreros”. Pues el opositor Luis Florido ha insistido en la especie al declarar que “Debido a la presión nacional e internacional el Gobierno se ha visto forzado a buscar una negociación”. Esto no solo es falso, ya que el Gobierno venezolano jamás ha dejado de convocar al diálogo, y la oposición de negarse, sino que configura un irrespeto al esfuerzo que hacen factores internacionales para impedir que el conflicto venezolano degenere en violencia. La insolencia es aun mayor viniendo de Florido, seudo dirigente del partido Voluntad Popular, el del delincuente reincidente Leopoldo López, y uno de los principales y consuetudinarios grupos promotores y ejecutores de la violencia terrorista en Venezuela y acérrimos enemigos del diálogo.

El real escenario que se corresponde con las intenciones funestas de Luis Florido es el que está montando Luis Almagro en la OEA, en el que se abre hoy una pantomima que ellos llaman “audiencias públicas” en las que un grupo de supuestos “expertos” pretende determinar si hay fundamento para denunciar al Gobierno de Venezuela por “crímenes de lesa humanidad” ante la Corte Penal Internacional.

Almagro hizo el anuncio de estas “audiencias” en julio. En las dos primeras, hoy y mañana, se escuchará los “testimonios” de “representantes de la sociedad civil y de militares exiliados”. Lo cierto es que según fuentes diplomáticas que cita la agencia española de derechas EFE, “La ‘unilateralidad’ con la que Almagro dio el paso de organizar estas audiencias ha provocado ‘inquietud’ e incluso ‘malestar’ entre los embajadores en la OEA, que se quejan de que, ‘una vez más’, no se les consultó antes”.

El Gobierno venezolano ha denunciado esta farsa y la ha descrito como “una actividad de propaganda con fondos desconocidos para agredir a un Estado miembro”, y se interroga sobre quién financiará los gastos que acarreen las “audiencias”, por ejemplo el pago de traductores, además de con qué fondos viajarán a Washington los venezolanos que denunciarán al Gobierno en la organización. Según “fuentes de la OEA” no se usará fondos de la organización -que aportan los Estados miembros- , sino que se empleará “fondos externos y voluntarios”, sin precisar más al respecto ¡La verdad es que este asunto apesta! No es más que una acción propagandística que no va para ninguna parte, más que a servir de material a la canalla mediática y de insumo a cagatintas de la derecha.

Lo cierto es que resulta absolutamente contrastante el esfuerzo que importantes actores internacionales hacen por el diálogo en Venezuela y las obcecadas iniciativas de este antichavista enfermo que es Luis Almagro, quien sigue cavando su propia tumba, a donde arrastrará a la misma OEA si alguien no lo frena.

De todas formas, la de Almagro es la misma y verdadera agenda de la oposición venezolana, que tiene como fin último promover, justificar y profundizar la ya evidente intervención del imperialismo en Venezuela.

Nuestro Gobierno, entretanto, continuará abogando por el diálogo, porque esto no es una posición coyuntural sino una política de Estado. En todo caso, no hay porque desestimar del todo la posibilidad de un desenlace positivo. Sea como sea, las continuas derrotas de la oposición han “ablandado” a algunos sectores de la derecha. Es interesante lo que ha expresado el adeco Henry Ramos Allup: “Si llegara a construirse una instancia integrada por cancilleres de países, unos seleccionados por el Gobierno y otros de la oposición, supervisado y garantizado por el secretario general de las Naciones Unidas, a mí en lo personal me parece una instancia perfecta si es para resolver los problemas venezolanos”.

Todo esto redimensiona la importancia de las elecciones regionales del 15 de octubre. Hay que darle a eso con todo, pues de su resultado dependerá altamente el desarrollo de los acontecimientos. Una vez más debe imponerse la instrucción postrera de Hugo Chávez: ¡Unidad, lucha, batalla y victoria!

Te puede interesar