Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Guillermo García N.: Dicom III: ¿Una canasta de monedas?

Guillermo García N.: Dicom III: ¿Una canasta de monedas?

Un nuevo Dicom fue anunciado. Un tercer esquema cambiario dentro del marco de un conjunto de Leyes presentadas por el Presidente Maduro ante la ANC. El nuevo esquema cambiario tiene una particularidad,  será un sistema de adquisición de divisas mediante una cesta de monedas distintas al dólar estadounidense (USD).

Análisis, conceptos y factibilidad.  El argumento que sirve de base para la creación de este nuevo Dicom conformado por una supuesta cesta de monedas, son la promulgación de sanciones a ser establecidas por Estados Unidos a través de Órdenes Ejecutivas a partir del mes de agosto, dirigidas a restringir la capacidad de financiamiento al gobierno venezolano, en forma de  emisión de nuevos bonos de deuda, y limitar su participación en el mercado financiero norteamericano, así como la limitación en el caso de Citgo de repatriar dividendos a Pdvsa. Estas sanciones no limitan la capacidad de importación del país, ya que permiten contraer deudas de corto plazo (30 a 90 días) en formas de cartas créditos o cualquier otro instrumento de pagos internacionales de corto plazo.  Lo anunciado hasta el momento por el  alto gobierno venezolano no apunta a la creación de una canasta conformada  por distintas monedas, sino en la intención de usar monedas distintas al USD como mecanismo de intercambio de divisas  y de pagos internacionales de sus relaciones comerciales que es algo distinto. La intención de crear una cesta de divisas que sustituya  el uso del dólar como moneda referencial del comercio venezolano tiene como problema de aceptación, la capacidad comercial que se deriva del manejo de monedas como la rupia o el rublo. Un venezolano deseará adquirir una rupia de la India (INR) en la medida que esta le sirva para adquirir bienes y servicios en la India, o bien pueda usarlo como mecanismo de pago para proveedores dispuestos a aceptar esta moneda como forma de pagos. Esta aceptación no parece tan automática como en aquellas monedas reconocidas mundialmente como divisas, y plantea un problema de liquidez, al momento de querer cambiar estas monedas por otro activo. La aceptación de determinada moneda está vinculada al uso presente y preservación de valor futuro que pueda tener para el intercambio de bienes y otros activos. Yo acepto un dólar (USD) como forma de pago por la confianza de saber que luego podré intercambiarlo por otros bienes y/o servicios, y en cualquier parte del mundo.

El yuan como divisa. La City de Londres, “capital global del yuan”. Para que eso ocurriera China puso como condición que su moneda ingresara a la cesta de monedas del FMI. Como la quinta moneda del Derecho Especial de Giro, el yuan obtuvo la bendición para ser operado libremente en los mercados cambiarios internacionales, requisito último para ser considerado moneda de reserva. Así, el 30 de noviembre del 2015 el FMI aceptó al yuan en la cesta del DEG sumándose al dólar, el yen, el euro, y la libra esterlina. Junto con eso, el 18 de diciembre dieron el visto bueno en el Congreso de Estados Unidos para la reforma del sistema de votación del FMI, lo cual significaría quizá la reforma más importante para el fondo desde su creación. El nuevo DEG asignará al yuan el 11% de su contenido, estableciéndolo en el tercer lugar, solo por debajo del dólar y el euro, la renovada canasta entró en vigor el 1 de octubre del 2016. Las condiciones que el FMI estableció para que el yuan fuese una moneda de reserva son:1) la apertura de sus mercados interbancarios y de divisas (desapareciendo la división onshore/offshore y la banda de flotación) a las instituciones financieras internacionales, 2) mejora de la estadística sobre reservas de divisas, y 3) una flexibilización del tipo de cambio para que las fuerzas del mercado influyan en él. Estas condiciones aceptadas y firmadas el 30 de noviembre fueron ratificadas cuando el congreso americano aceptó el cambio al sistema de votación en diciembre. Por extraño que parezca el impacto cambiario de esta decisión ha sido la depreciación del yuan, algo que en condiciones normales parecería totalmente ilógico,  la “moneda del pueblo” pasó de 6,40 en agosto a casi 6,60 a finales de diciembre.

¿Quiénes son los más beneficiados? El nuevo Dicom tendrá unos grandes beneficiarios. China y Rusia son en mi opinión los grandes beneficiarios. La compra de petróleo, otros minerales y commodities , ya no tendrán que ser canceladas en US$ ,sino en sus propias monedas, esto le significa un ahorro sustancial de divisas, particularmente a China, que vio recientemente durante la crisis bursátil y de liberación del mercado cambiario, reducir en 94 mil millones de dólares sus reservas. Otro gran beneficiario son las casas de cambio, en particular Italcambio, (posición casi monopólica)  ya que los costos de transacción involucrados, representarán  un costo elevado para los clientes y más si la divisa que finalmente termina en poder del cliente es otra distinta al yuan, rupia o rublo.

Loading...

Te puede interesar