Inicio > Documentos > Rafael Iribarren: El 16 de octubre será igual que enero del 2016

Rafael Iribarren: El 16 de octubre será igual que enero del 2016

 

Regionales inútiles; Regresiones y Falsas expectativas

.- Gobernadores tan inermes como los diputados de la AN.

No fueron tales “primarias” sino montajes burocráticos dentro de la trampa que es el sistema electoral madurista; en la que está entrampado el país en general; incluidas las oposiciones. Ni como precandidatos; ni, en tal caso como gobernadores, de llegar a serlo; son o serían de la gente; sino de las burocracias oposicionistas, de los partidos impuestos mediante manipulaciones a la gente, a la que tocará solo votar.

La debilidad profunda de la AN; electa en el 2015; con el costo político que le ha significado a los venezolanos; deriva determinantemente de que, negadas expresamente por la MUD;  no se hicieron verdaderas primarias y las candidaturas se  negociaron; se repartieron; partidistamente. Los diputados que tenemos son de los partidos no de la gente ni de las regiones. Igual que el cuadro de precandidatos y luego candidatos a gobernadores de las oposiciones para las elecciones del 15O; que, en su mayoría, resultaron de manipulaciones, jugarretas y trampas entre las burocracias partidistas por encima y a espaldas de sus propias bases partidistas.

Los gobernadores que resulten electos en estas regionales: todos de partidos; no de la gente; al menos en principio; no están en mejores condiciones para confrontar al poder central; hoy madurista; y afirmarse regionalmente; que  lo que han estado los diputados electos en diciembre del 2015.

.- Regionales maduristas; regresivas; desregionalizadas desciudadanizadas; centralistas.

No son elecciones regionales. Son elecciones nacionales en las que solo 22 partidos; 9 de oposición; pueden postular al nivel que sea. Cualquier postulación la tiene que hacer alguna de las burocracias nacionales. No hay postulaciones regionales ni locales. Es el efecto profundo de la reforma electoral madurista; la desciudadanización y desregionalización de lo electoral; de “la política” Estas regionales son una regresión histórica Son un ´proceso centralizante, presidencialista; desregionalizante. Negación de cualquier posibilidad de desarrollo integral local regional; de cualquier variante  federación..

De ellas, háganse o no; y sean como sean; no resultará nada para el país; son elecciones internas del madurismo; en las que están involucradas las oposiciones.  El gran beneficiario de ellas es Maduro que resultará como habiendo  unificado  a los chavismos bajo su liderazgo, único

.- Campañas de falsas expectativas desentendidas del centralismo total que nos amenaza.

Las campañas electorales de los candidatos a gobernadores oposicionistas; ya proclamados por la MUD; arrancan como si se tratara de un proceso verdaderamente condicionante de lo que sucederá; y de como será o podrá ser la gestión regional. Tal cual, con toda la banalidad habitual de las oposiciones; sin contenido ni debate reales;; y determinantemente  con la creación de falsas expectativas. Son campañas con propuestas  gubernamentales, según regionales; de propuestas de desarrollo y activación de las potencialidades regionales; etcétera; como si los gobernadores tendrán suficiente poder y autonomía para impulsar sus propias política; o las que definan las dinámicas del estado de la región. Sin responder, ni  siquiera pasearse por la cuestión del centralismo y el presidencialismo que enmarca y determina toda  la política nacional; a todos los niveles político-institucionales y político-administrativos. Que, por cierto,  responde la concepción política de las mismas burocracias que los promueven como candidatos; centralistas, presidencialistas que ellas mismas son.  De hecho; ya lanzadas a la campaña presidencial para el 2018. Además inmediatamente y en perspectiva; se enmarcaran en la profundización y endurecimiento  del centralismo total, extremo del Plan de la Patria. que pretende implantar el proyecto madurista.

.- Regionales, tan ilegítimas como la ANC.

Dije en mis notas anteriores que era un falso debate el de participar o no en las regionales; e implícitamente en las primarias. Que la participación y abstención  que hubieran no implicarían nada ni política ni político-institucionalmente; ni en los resultados concretos ni en su incidencia política. Y así fue en las primarias y será en las regionales Los resultados y su ponderación fueron independientes de cuanta gente votó y cuanta no.  No  hubo más de un millón de participantes; ni el 6% del electorado. Sin embargo, de hecho, pragmáticamente  los resultados se asumieron; y se pretende que se asuman; como base de legitimación de las postulaciones.

Es la derivación concreta de la absoluta desvinculación de las dinámicas político-institucionales; la esfera de las burocracias partidistas-empresariales y los factores de poder a los que responden; y las realidades y dinámicas socio-económicas; las crisis los conflictos de la gente; y las dinámicas socio-políticas que  se activan diariamente en todo el país confrontan al gobierno.

En los últimos tres años se produjeron tres eventos nacionales masivos que muestran la verdadera

correlación política nacional en relación con el madurismo. Las parlamentarias del 2015; las recolecciones de firmas por el revocatorio en el 2016; y la consulta popular o “plebiscito” del m16J de este año. Que; sin entrar en el tema de cómo y por qué; no han determinado en nada los procesos de concreción y legitimación política; político-institucionales nacionales posteriores; ni por parte del madurismo; obviamente; y, no tan obviamente; por parte de las oposiciones. La respuesta “legitimante”; única, del madurismo a dichos tres eventos de rechazo popular abrumador masivo; fue la de las elecciones para la ANC el 30J. Mientras que la de las oposiciones; de supuesta legitimación; fue la de las primarias del 10S

Con una participación de no más y en tal caso del 15% el 30J y del 6 o7% el XCS; el madurismo legitimó la ANC; y las oposiciones legitimaron sus candidaturas para las regionales del 15 O

Mediante La retórica de ocasión; acomodaticia siempre; pragmática, malandra; las burocracias partidistas pretenden relativizar el peso y la significación de las abstención y la participación en los eventos electorales; para justificar que los resultados que sean de cualquier manera son legitimantes. O sea se pretende que la participación electoral no es determinante. Pero aparte de que en cualquier contexto la relación abstención-participación si determina la legitimidad de los resultados de cualquier evento; el absoluto desfase entre la participación en los referidos eventos nacionales masivos; y las consultas concretas madurista y oposicionista; llevan a la conclusión de que los procesos activados a partir de ellos son absolutamente ilegítimos.

.- El escenario del 2012: que las oposiciones queden con seis a nueve gobernaciones.

Toda actuación el CNE; indisimuladamente; ha respondido a los ritmos erráticos algunos  con los que el madurismo viene manejando los procesos políticos y específicamente, los electorales.  Las demoras del CNE con la fecha y el calendario de las regionales; los cambios en las condiciones operativas para las votacioes: han estado condicionadas a tres determinantes; una, los efectos internos, descuadrantes, dentro del sistema electoral de la salida abrupta  de Smartmatic que era clave en el procesamiento de las votaciones y en el  cuadre definitivo de los resultados; dos  la indecisión en relación a qué  escenario implementar para armar los resultados de las regionales

El madurismo viene manejando desde el 2016; dos escenarios; uno el de “la victoria perfecta” como la llamó Chávez; o sea “ganar”, ponerse, en las 23 gobernaciones; y dos, el del modelo 2012.; aceptado por el mismo entonces; o sea dejar que las oposiciones ganen; y reconosérselas; varias, seis a nueve. gobernaciones.  Aunque fáctica y político-institucionalmente  el madurismo tiene como imponer el escenario de “la victoria perfecta”; sería “un tiro al piso”; sin embargo sería a un muy  alto costo político. Con el efecto derivado de que en ese  escenario, se cierra cualquiera posibilidad de una transición hacia un bipartidismo sobre que haya una oposición aceptable y reconocida por el madurismo. Y que es clave en la perspectiva del corto plazo del Proyecto Madurista.

.- El reparto de las gobernaciones entre maduristas y 4Febreristas y las oposiciones.

La tercera determinante; tres; es que se le enredó el papagayo al madurismo en  relación a su alianza con el 4febrerismo; enmarcada en el escenario de la “victoria perfecta” al que le dio doce postulaciones, la mayoría de reelección de los gobernadores de Chávez; de manera que junto a los gobernadores reelectos quedaran varios maduristas.

Descartado como por lo visto, defnitivamente ha sido el escenario de “la victoria perfecta”; y ya  en el marco del “escenario 2012”; se negocia  cuantas, cuáles y reconocidas a quienes; serán las gobernaciones que se le reconocerán a las oposiciones; según, seis a nueve. Junto a  cuales y como se repartirán las gobernaciones; diez a trece. con las que se quedará el madurismo y el 4Febrerismo. En la “victoria perfecta” el 4Febrerismo quedaría con 12 gobernaciones y el madurismo con once.

Todo esto sobre que las totalizaciones se harán como se hicieron para la ANC el 30J. Pero enmarcado en el escenario “2012” que la coyuntura ha impuesto al madurismo; en el que pese a la manipulación y el fraude; al escepticismo; a la previsiblemente alta abstención; la gente  va a volver a aprovechar el evento electoral para  demostrar  masivamente, en las calles, en las colas en los centros de votación su rechazo masivo al madurismo. Como el 16J.

.- Nada que ver entre la resistencia y la protesta y la participación en las regionales maduristas.

El mapa político oposicionista actual está trastocado e invertido con respecto al de abril-junio de cuando “la hora cero”. Del G9 de la última reestructuración de la MUD  cuando el tema era Leopoldo López; “la calle” y luego la resistencia y la protesta; se pasó al cuadro de los  6 partidos de oposición revalidados y su participación en las regionales maduristas. Del cuadro en el que los voceros o supuestos dirigentes eran de VP y PJ; y AD ni aparecía; se pasa al actual  en el que AD ejerce  como el primer partido político nacional marcando la pauta y trazando la estrategia con doce candidatos a las regionales maduristas;  mientras que  PJ tiene solo cinco y  VP dos.

Evidentemente entre la resistencia y la protesta de abril a junio; y la participación actual en las regionales no existe ninguna relación; ni política ni sociopolítica; ninguna continuidad  y menos la de que ésta sea “la elevación” de aquella. Al contrario; esta es su negación. Así como que las oposiciones que se vinculaban o identificaban con “la calle” son diferentes y ostensiblemente opuestas a las que hoy se involucran en las regionales maduristas Y evidentemente, quienes dirigieron y dirigen o manipularon y manipulan los procesos de entonces  son otros y en posiciones opuestas a los que lo hacen ahora.

Una panorámica de los últimos dos años; y enmarcada en ella una más limitada de abril-agosto del 2017; muestra una secuencia de cambios dramáticos habidos  en las dinámicas políticas y político-institucionales nacionales. Correlacionados  con las oposiciones partidos grupos y burócratas oposicionistas  que en cada evento asumieron el liderazgo; o se marginaron; o se opusieron abierta o ensordinadamente.

Tales cambios en la dinámica de los procesos; y de los protagonismos correspondientes según cada evento; rebelan la verdadera constitución de las oposiciones. Tantas como proyectos mesiánicos partidistas-empresariales. Y la imposibilidad de su unidad real. Y porque su confrontación con Maduro; lo que ha hecho es fortalecerlo.

En concreto; lo que se da es manipulación; aunque se pretende que se trata de “maquinaria” y capacidad organizativa. Cambios y recuadres oportunistas y crematísticas  entre las burocracias y factores de poder que no tienen nada que ver con las realidades concretas; ni siquiera con las electorales

.- El 16O, “el dia siguiente” estaremos en la misma situación de enero del 2016.

Según las mediciones de opinión 40% de los venezolanos están dispuestos a participar electoralmente en las regionales; “a pesar de todo”; de su escepticismo y la desconfianza absoluta en el CNE; y su rechazo a las burocracias partidistas. Determinantemente, por no desperdiciar la oportunidad de volver a manifestar masiva, activamente, su rechazo al madurismo. Por otra parte; igual habría un 40% que se abstendrá sin participar en ninguna forma.

En las circunstancias actuales; como en ninguna; tanto participar como abstenerse es igualmente válido políticamente; y legítimo. Son posiciones derivadas de la subjetividad nacional; determinadas por las vivencias y experiencias concretas de la gente. Son absolutamente respetables políticamente.

El 16O; “el día siguiente”; el país se verá ante el hecho concreto de que  está exactamente en la misma situación en la que estuvo en Enero del 2016 luego de las parlamentarias. Ahora sin las falsas expectativas que se manejaron entonces; ni las retóricas; y con más presión sobre los gobernadores electos; sobre todo en relación a que acepten reconocer a la ANC como condición para su proclamación por el CNE y obviamente para eventual ejercicio. Será “la hora de la verdad” de las oposiciones. Se tomará consciencia de lo inútil que fueron las regionales; con respecto a que el país avance hacia salir de la crisis. Y de que solo beneficiaron políticamente a Maduro; y a las burocracias que están juegando a ser factores de la conformación del  bipartidismo que promueve el madurismo.

.- Un nuevo sujeto político; contra el centralismo y el presidencialismo; por la regionalización y la federación.

Los venezolanos tenemos la vivencia de cuatro años largos las burocracias partidistas-empresariales-candidaturales oposicionistas; casi siempre cada una por su lado; sacando a Maduro. Vivencia a partir de la que tenemos la certeza de que ni ellas ni por sus “vías”, se sacará a Maduro en el futuro. Ni concretamente se frenará; menos; la centralización perfecta, base del Proyecto Maduro y la estrategia del convertir a Venezuela en “una potencia” mundial.

Cualquier insistencia de confrontar a Maduro y su proyecto “nacionalmente” por las burocracias oposicionistas, está derrotada de entrada. Vale insistir en que el único poder nacional real existente en el país es el del Presidente, que concentra toda la capacidad fáctica existente. Ante la cual la sociedad, no tiene ni una mínima capacidad de confrontarlo. El poder presidencial; central, en Venezuela es absoluto.

Y vale insistir también;  en que  solo con la activación  de un nuevo sujeto político; con otra forma de hacer política; se crearán condiciones y acumularán capacidades para confrontar el poder; inmediatamente  a nivel local y regional; en perspectiva a nivel nacional. Que esas  condiciones se irán dando, a partir de la activación en la subjetividad local, regional, parroquial; de la consciencia de que en las regiones es donde es posible la acumulación primaria; de base; de capacidad de confrontación, de contrapoder ciudadano.

Independientemente de que se participe en las regionales o se sea abstencionista; lo que le toca a la gente no-partidizada, en esta coyuntura electoral y la postelectoral es plantear el debate ciudadano sobre lo de fondo que está planteado inmediatamente, en perspectiva; e históricamente; y que ni en campaña ni fuera de ella, tocan las burocracias; EL CENTRALISMO Y EL ´PRESIDENCIALISMO como marco histórico de nuestra tragedia nacional; de nuestras tragedias y traumas regionales y locales. Y la REGIONALIZACIÓN y LA FEDERACIÓN; la municipalización y parroquialización; la ciudadanización; del país, de la vida y la política;  como única y verdadera salida a la crisis estructural bicentenaria que padecemos.

 

Te puede interesar

Compartir