Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > César Malavé: Tiempos de “revolución”, babbalaos, curanderos y algo más

César Malavé: Tiempos de “revolución”, babbalaos, curanderos y algo más

De terror video publicado en el diario El Tiempo de Colombia, hace tres días,  sobre el destino de los venezolanos enfermos en ausencia de los fármacos más indispensables en cualquier población del mundo. De acuerdo al medio impreso de la hermana republica son cientos de miles los compatriotas que acuden a un curandero, brujo o babalao en búsqueda de la salud tan anhelada. Los que han tenido mejor suerte y han podido llegar a Colombia, han sido atendidos con esmero y dedicación. El gobierno colombiano ha manifestado que “atender a los venezolanos enfermos que migren a nuestro territorio no es solo una obligación moral, es también un deber consignado en la Ley Estatutaria de Salud, la cual prohibió negar la atención de urgencias a cualquier ciudadano que la requiera, y es gesto de reciprocidad histórica: Venezuela fue una tierra de oportunidades para miles de colombianos en décadas pasadas”. Hermoso gesto frente a un sistema de salud que  en Venezuela atraviesa uno de los momentos más críticos en la historia del país. La sequía de divisas no sólo ha dejado a los hospitales sin insumos, equipos ni medicinas para atender a los pacientes. Incluso las farmacias del país se encuentran desabastecidas.  La Federación Farmacéutica Venezolana calcula en un 85% la escasez de medicamentos. Diferentes farmacéuticas y laboratorios limitaron sus importaciones al país y reclaman al gobierno de Nicolás Maduro más 3.000 millones de dólares. Tan sólo el sector farmacéutico en Venezuela requiere de 350 millones de dólares al mes para operar con normalidad. Además 90% de los pacientes que son atendidos en los hospitales venezolanos deben comprar por cuenta propia algún insumo o medicamento para su atención médica.

Esto hace más crítica la situación debido al elevado índice de escasez que registran los medicamentos terminados. La memoria y cuenta del Ministerio de Salud reveló que la mortalidad general en hospitales aumentó un 61% en 2016 y que el porcentaje de mortalidad neonatal se multiplicó por 1000.  En Venezuela se ha reportado el fallecimiento de cientos de pacientes por falta de algún medicamento que no fue posible conseguir en el país. Las perspectivas para mediados de este año son negativas, pues al igual que para la economía en general, los especialistas estiman que se agudizará la sequía de dólares y habrá menos oportunidad de que las empresas puedan obtener dólares a cotización oficial para cubrir sus necesidades de importación. Hoy en día los venezolanos se topan con la realidad al ir a una farmacia y encontrar los anaqueles vacíos, contando solo con algunos fármacos que además no son de primera necesidad. Sin embargo, el oficialismo dice que la crisis de salud ha sido exagerada por grupos de oposición dentro del sector médico. Maduro y los enchufados defiende su política de salud destacando la instalación de cientos de centros ambulatorios en barrios populares del país operados por presuntos  médicos cubanos, los yerberos modernos. Lo único que nos falta es que, cierre las farmacias y comiencen los mismos cubanos a recorrer las calles venezolanas, con aquel pregonar que  popularizó Celia Cruz y que anunciaba la llegada del sanador  yerberito

Te puede interesar

Compartir