Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Gerónimo Figueroa Figuera: Conspiración para eliminar la Alcaldía Metropolitana de Caracas

Gerónimo Figueroa Figuera: Conspiración para eliminar la Alcaldía Metropolitana de Caracas

En estos momentos los trabajadores de la alcaldía Metropolitana de Caracas no están cobrando el salario mínimo ni los bonos de alimentación completos como están establecidos en los decretos presidenciales, y no es porque la gerencia del cabildo metropolitano encabezada por Helen Fernández no quiera cancelarlos, sino porque no hay recursos financieros, precisamente porque Nicolás como todo un bocón, aumenta los salarios demagógicamente pero no envía los recursos como dice la ley de presupuestos, lo cual hace que la alcaldía Mayor de Caracas no pueda cumplir. Esto sin ninguna duda forma parte de una conspiración para poner a pelear a los trabajadores con la gerencia municipal metropolitana.

Todo comenzó cuando Hugo Chávez en 2008 decidió desconocer el triunfo de Antonio Ledezma como alcalde metropolitano de Caracas, electo mayoritariamente por mas de 700 mil votos. Aunque el mismo dia de las elecciones Chávez dijo que aceptaba la derrota recibida por Aristóbulo Isturiz, desde ese mismo momento comenzó por la via de los hechos a desconocer el triunfo al tomar por la fuerza con bandas armadas adeptas al Psuv la mayoría de las instalaciones pertenecientes a la AMC y declararlas “territorios liberados”, como si se tratara de una guerra convencional entre dos ejércitos enfrentados. Ese desconocimiento continuó con Nicolás Maduro en 2013 cuando Ledezma derrotó a Ernesto Villegas y en 2015 metieron preso a Ledezma.

Los atropellos contra los trabajadores y las instalaciones duraron todo el año 2009 y luego en 2010 utilizando la mayoría que en ese momento tenía en la Asamblea Nacional, Hugo Chávez ordenó aprobar la llamada ley a dos niveles con la cual le quitó el 90% de las competencias, el 98% de los recursos financieros y todos bienes heredados de la antigua gobernación del Distrito Federal que fue eliminada por la Constituyente de 1999 y entregadas a un gobierno de facto creado por la nueva ley aprobada por la Asamblea Nacional, cuyo jefe es nombrado por el presidente de la república y no en elecciones libres y democráticas.

En ese momento Hugo Chávez actuando perversamente contra la decisión que habían tomado los caraqueños de elegir Ledezma y no a Isturiz, al quitar los recursos y competencias a la alcaldía Metropolitana, la puso a depender del 10% de las recaudaciones y el 10% del situado constitucional otorgado a las cinco alcaldías menores del área metropolitana de Caracas. Igualmente el 5% del situado constitucional asignado a la gobernación de Miranda y del 2% del situado constitucional del gobierno de facto del Distrito Capital. Al respecto es importante anotar que el gobierno de facto del Distrito Capital y la alcaldía de Libertador no pagan a tiempo y tienen deudas.

En ese mismo orden, los gobiernos municipales donde hay gerentes de la MUD, como no reciben a tiempo el situado constitucional, también se atrasan con el 10% correspondiente a la alcaldía metropolitana de Caracas. Pero en contraste, la alcaldía de Libertador donde está el siquiatra Jorge Rodríguez, que si recibe completo el situado constitucional y además es la mas grande recaudadora de impuestos municipales, no paga y mantiene una deuda millonaria con la alcaldía metropolitana de Caracas que supera los dos mil millones de bolívares. Este siquiatra, además de pícaro y corrupto, forma parte del plan para ahogar económicamente a los trabajadores de la alcaldía Mayor.

A estas acciones perversas hay que agregarle los aumentos salariales compulsivos cada vez que al señor Nicolás se le ocurre que debe poner a temblar y saltar como sapo a la economía venezolana. En 2017 Nicolás ha hecho cuatro aumentos salariales pero no ha enviado ni un solo bolívar devaluado como lo indica la ley, para que la alcaldía metropolitana de Caracas pueda honrar esos compromisos con sus trabajadores, La deuda de Nicolás con los trabajadores de la alcaldía Mayor alcanza a 16 mil millones de bolívares por los aumentos salariales. 12 mil millones de este año y 4 mil de años anteriores por lo mismo.

Esto ocasiona que trabajadores del ayuntamiento metropolitano no cobren el salario mínimo ni los bonos de alimentación completos, además hayan tenido dificultades para comprar útiles escolares para los hijos, que en estos tiempos cuestan un ojo de la cara. Con estas perversidades Nicolás demuestra que le importa un carajo a quien pueda llevarse en los cachos, porque no solo impide que los trabajadores cobren a tiempo el salario, sino que pone en peligro la estabilidad laboral y a pasar hambre a miles de familias dependientes de los trabajadores. Igualmente priva a los caraqueños de obras que son necesarias para las comunidades que no pueden ser ejecutadas por falta de recursos financieros. Los tipos son perversos.

Te puede interesar

Compartir