Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > H.P. Lovecraft: Los “Vientos estelares” y el “Espejismo”

H.P. Lovecraft: Los “Vientos estelares” y el “Espejismo”

Howard Phillips Lovecraft, conocido como H. P. Lovecraft, fue un escritor estadounidense, autor de novelas y relatos de terror y ciencia ficción.

Vientos estelares (Star winds) es un poema de terror cósmico del escritor norteamericano H.P. Lovecraft, publicado en la edición de setiembre de 1930 de la revista Weird Tales. Vientos estelares corresponde al grupo de treinta y seis sonetos que Lovecraft escribió entre 1929 y 1930.

Asimismo,  “Espejismo” es un poema cósmico, también escrito entre 1929 y 1930, y recogido por diversas colecciones de poemas luego de la muerte de su autor.

Vientos Estelares

Es la hora de la penumbra crepuscular.

En otoño, casi siempre, cuando el viento estelar se precipita por las calles altas de la colina, que, aunque desiertas, revelan luces tempranas en cómodas habitaciones. Las hojas secas bailan con extraños giros fantásticos, y el humo de las chimeneas se arremolina con gracia etérea siguiendo las geometrías del espacio exterior, Mientras Fomalhaut se asoma por las nieblas del Sur.

Ésta es la hora en que los poetas lunáticos saben qué hongos brotan en Yugoth, y qué perfumes Y matices florales, desconocidos en nuestros pobres jardines terrenales, llenan los continentes de Nithon. ¡Pero por cada sueño que nos traen estos vientos nos arrebatan una docena de los nuestros!

Espejismo

No sé si alguna vez existió ese mundo

Flotando a la deriva en las aguas del tiempo.

A menudo lo he visto con su bruma púrpura,

Parpadeando en el abismo de algún sueño vago:

Sus torres extrañas, insólitos ríos,

Laberintos gigantes, luminosas cavernas,

Y cielos enmarañados, como esos que tiemblan,

Ansiosos, al presagio infernal de la noche.

Sus pantanos llegan a la costa desolada

Donde se retuercen aves inmensas;

Y en la cima ventosa

Un pueblo antiguo yergue sus blancos campanarios

Cuyos tañidos vespertinos aún oigo.

No sé qué tierra es ésa… no me atrevo

A indagar cuándo, ni por qué fui o iré hacia ella.

Te puede interesar

Compartir