Inicio > Opinión > Gustavo Coronel: Una Pdvsa de traidores y corruptos

Gustavo Coronel: Una Pdvsa de traidores y corruptos

 

Todos los días salen a la luz nuevos casos de corrupción y de traición a la nación por parte de los gerentes de la podrida empresa petrolera estatal de Venezuela, PDVSA.  Ya existe una larga lista de fraudes y contratos irregulares que le han costado a la Nación entre $11000 y 20000 millones, según investigaciones hechas por la Asamblea Nacional de Venezuela y por investigadores independientes, lista que incluye casos como el la comida importada en mal estado por la empresa; el fraude cometido con el Fondo de Ahorros de los empleados; el caso de Derwick Associates; el caso de PetroSaudí; el caso de la gabarra  Aban Pearl; los contratos para Wilmer Ruperti; la orgía de corrupción en los pequeños y grandes contratos de la Faja del Orinoco; los casos de contrabando de gasolina hacia Colombia; los depósitos hechos en los bancos de Andorra y España; los maletines llenos de dinero para Cristina Fernández de Kirchner; el uso de aviones de la empresa para actividades políticas; los contratos dados por Barivén a Roberto Rincón y a sus empresas; los contratos dados por CITGO a familiares de funcionarios de alto nivel de esa empresa; los contratos dados a países “amigos” para la construcción de tanqueros que nunca se terminaron; los fraudes de la Misión Vivienda y una larga lista de contratos dados a familiares de los gerentes de la empresa. Los fraudes han ocurrido a todos los niveles de la empresa, desde arriba hasta abajo, lo cual indica que la corrupción en PDVSA no es un fenómeno aislado sino sistémico. Este tipo de corrupción existe en organizaciones cuyos empleados conocen que la deshonestidad se extiende a   los niveles gerenciales superiores y se deciden, por lo tanto, a embarcarse en actividades similares, a sabiendas de que no existe en la organización una voluntad de transparencia y honestidad. Los casos de denuncias que se han llevado a cabo recientemente obedecen a una pelea interna entre malandros de ayer y de hoy,  no a real un deseo de barrer la podredumbre.

DOS CASOS MÁS DE TRAICIÓN Y DE CORRUPCIÓN

*  La refinería de Jamaica

Como es bien conocido por los venezolanos, las refinerías de PDVSA en Venezuela están en una deplorable situación de falta de mantenimiento. La actividad de estas plantas está al 40% de su capacidad instalada y ello ha obligado a PDVSA a importar volúmenes importantes de gasolina para suplir el mercado interno. Como la empresa no tiene dinero para pagar por estas importaciones se ha acentuado una escasez de este combustible en el país, la cual amenaza con paralizar el transporte interno. Por lo tanto considero un acto de traición que PDVSA, por estar haciendo política para el régimen, le haya ofrecido a Jamaica, este mismo año, mil millones de dólares para “modernizar” su refinería, una cafetera que produce apenas 36.000 barriles de productos. La inyección de ese dinero venezolano aspiraba a incrementar el volumen refinado a 50.000 barriles diarios, apenas unos 14.000 barriles diarios más, es decir, unos $70,000 por nuevo barril añadido.

¿En qué cabeza cabe que una empresa como PDVSA, la cual está viviendo de las limosnas de China y de la impresión de billetes de banco por parte del Banco Central de Venezuela, que está importando gasolina, diésel y petróleo crudo de los Estados Unidos, vaya a darle mil millones de dólares a Jamaica para “modernizar” su cafetera? Y no solo se lo prometió a Jamaica, sino que le ha dado millones a Cuba para modernizar la refinería de Cienfuegos y le dio otros millones a Daniel Ortega para construir una refinería llamada “El sueño de Bolívar”, de la cual solo existe la primera piedra.

¿Es esto estupidez, corrupción o traición? Yo digo que las tres cosas.

Digo las tres cosas porque la decisión sobre Cuba fue de Chávez y la de Jamaica es de Maduro, han sido traidores, pero la ejecución de estas decisiones traidoras y estúpidas, diseñadas para comprar lealtades políticas, corrieron a cargo de Rafael Ramírez y Eulogio del Pino, y ello representa un acto de corrupción, ya que la misión de un gerente honesto es defender el patrimonio de la empresa, no obedecer la órdenes traidoras de los políticos en el poder.

Po supuesto, PDVSA no ha podido darle ese dinero a Jamaica sencillamente porque está al borde de la quiebra, desesperada buscando dinero donde pueda encontrarlo, para lo cual está dispuesta a vender lo que sea, al precio que sea, incrementando así la magnitud de la traición de sus gerentes. Hoy en día PDVSA está significativamente vendida a China y a Rusia, de la misma manera como Marisela, en “Doña Bárbara”, fue vendida a Mr. Danger por unas cuantas botellas de licor por su padre Lorenzo Barquero.

La historia de la refinería de Jamaica puede leerse en  Oil Price.com, By Zainab Calcuttawala – Sep. 22, 2017, 2:00 AM CDT, bajo el título: Jamaican Refinery Expansion Stalls Due To Venezuela’s Financial Woes”.

*  Caso bien documentado de “pequeña” corrupción”

Ver: Marlbort Petit, https://www.venepress.com/article/Pdvsa_otorga_a_empresa_de_maletin_de_Miami_una_contratacion_directa_por_689_mil_dolares_16092017

En este informe de la excelente investigadora Marlbort Petit, puede leerse como PDVSA, “a través de su subsidiaria Bariven-Holanda, otorgó una contratación directa a la empresa con sede en Miami, Medabil Corporation, por un monto de 689 mil dólares que serían destinados a la compra de material táctico para el supuesto incremento de la efectividad de las tareas de la Unidad Especial de Seguridad y Protección de la Guardia de Honor Presidencial de la República Bolivariana de Venezuela. El contrato fue entregado sin realizar ningún tipo de licitación y violando —inclusive— lo expresado por la presidencia de Petróleos de Venezuela, S.A. que establece que los proveedores deben estar inscritos en el maestro de proveedores de la estatal petrolera”. 

Aquí hay corrupción por todos lados. Es un contrato dado a dedo, a una empresa fantasma, para un trabajo que no tiene  nada que ver con PDVSA sino con los payasos de la guardia presidencial de Nicolás Maduro, esos fantoches que aparecen disfrazados de soldados del siglo XIX.  Según el informe de Petit: “la filial Bariven SA, recibió una misiva emitida por la Secretaría de la Presidencial de Petróleos de Venezuela. En el punto de cuenta con fecha 22 de mayo de 2017, signado por el código DGC-026-17, el director General del Despacho del Ministro del Poder Popular para el Petróleo presentó una solicitud para la adquisición de materiales y equipos tecnológicos requeridos por la Unidad Especial de Seguridad y Protección de la Guardia de Honor Presidencial… se recibió oferta de la empresa Medabil Corporation quien posee amplia experiencia en el suministro y soporte post-venta del material de seguridad táctico requerido  por la Unidad Especial de Seguridad y Protección de la Guardia de Honor Presidencial”. Resulta, sin embargo, que la tal empresa es de maletín, que no tiene experiencia alguna en la materia, que PDVSA no tiene por qué estar dotando a la Guardia de Honor presidencial del reposero, ya que para eso existen los presupuestos, y que no hubo licitación sino una orden. Esto es corrupción y, así como sucede en este caso en el cual la suma no llega al millón de dólares, así ha sucedido en contratos por más de mil millones de dólares, como fue el caso de Roberto Rincón en Houston, de la gabarra Aban Pearl en Singapur o de Derwick en Venezuela.

Agrega la información de Petit que: “la empresa a la que Bariven le entregó el contrato de suministro de equipos tácticos para la Guardia de Honor Presidencial no posee página web ni récords oficiales visibles en ningún país como suplidoras de dichos productos o servicios, ni aparece en ningún directorio de empresas dedicadas al suministro de los equipos supuestamente requeridos por el gobierno de Nicolás Maduro….. La empresa beneficiada en la contratación de Bariven, Medabil Corporation, fue creada en diciembre de 2013 en la ciudad de Miami según consta en el registro P13000097531 del sistema de empresas del estado de la Florida. El actual presidente y único miembro de la directiva es Julio César Carías Pérez, cédula de Identidad V-13.160.196, nacido en Venezuela el 30 de agosto de 1977 y residenciado en el Municipio Libertador del Distrito Capital. Medabil Corporation estuvo ubicada en sus inicios en 2525 SW 3RD Avenida Miami Florida 33129 y luego la dirección fue cambiada en el registro a un pequeño local comercial en 8070 NW 71 St, Miami Florida 33166. Cuando se constituyó la mencionada empresa, el presidente y secretario era Luis M. Sosa, quien es el mismo agente registrador de otra empresa llamada JP Global Business Solution, INC…., empresa . .que aparece activa en el Registro de Empresas del estado de la Florida. Fue creada el 17 de agosto de 2010 y tiene como presidente a José Pérez y como vicepresidenta a Sonia Botero”..

 

PDVSA ES UNA CLOACA IRRECUPERABLE

La empresa petrolera del estado chavista, PDVSA, no es recuperable. Es una marca depreciada y  despreciada, objeto de burlas y de demandas en el mundo petrolero por su ineptitud y falta de responsabilidad en el cumplimiento de sus compromisos financieros y contractuales. Los discursos de sus ex-presidentes Ramírez y Del Pino han sido y son grotescos y cursis, reflejando un vergonzoso culto a la personalidad del sátrapa fallecido y, en el caso de Del Pino, dedicados a hablar de la gerencia obrera y de una planificación estratégica llevada a cabo por 100.000 empleados y obreros. Cualquier vestigio de profesionalismo que este fantoche pudiera haber tenido en sus primeros años de carrera ha desaparecido en su etapa de gerente chavista, en su condición de sumiso acólito de los ignorantes en el poder.

Así como hay un prestigio de marca así hay una maldición de marca. ENRON tiene esa maldición. El Banco Espirito Santo la tiene. Bernard Madoff la tiene. Odebrecht la tiene. PDVSA la tiene. Hablar de la recuperación de PDVSA es ilusorio. Para sus gerentes en la etapa chavista habría que crear un apartado especial de la Ley Penal, la cual permita la cadena perpetua. A medida que se conocen sus crímenes “pequeños” y grandes, se hace más necesario un castigo ejemplar para ellos.

 

Te puede interesar

Compartir