Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Tulio Monsalve: Tenemos que hablar de Trump

Tulio Monsalve: Tenemos que hablar de Trump

Antes, cito a Tenemos que hablar de Kevin, novela de la autora estadounidense Lionel Shriver que cuenta la tragedia de la madre de un muchacho de dieciséis años que ha masacrado fríamente a nueve personas -una profesora, siete alumnos y un camarero- de su instituto. Reconozco, esto de las matanzas colectivas, caso de Kevin, y otras decenas más, son parte del folklore HBO.

Es precedente antropológico que está en el ADN de EEUU y la violencia de Trump. Su consecuencia, la idea histórica de la destrucción y el exterminio: indios, negros, comunistas, y minorías.

Sin duda tabú incrustado a fuego en la conciencia colectiva que condena a muchos inocentes con las políticas de un Estado que rellena sus ostias con la ferocidad.

Obvio esta sinergia va a desembocar en las estrategias políticas que él desveló en discurso de su debut ante la Asamblea General de la ONU.

Importante “Tenemos que hablar de Trump”. Aunque sea vulgar y pornográfica, es necesario delatarlo. Sobre todo porque el personaje se ha convertido en el símbolo y espada que algunos venezolanos apuntan contra su patria.

Leer su discurso es descubrir lo subyacente de su pensamiento: amenazar a los “enemigos” con su ejército. Desde hace tiempo el más poderoso en la historia de la humanidad. Fanfarronea que invertirá 700 billones de dólares en armas para su Guerra de Thrones.

Acumula armas nucleares y de destrucción masiva. Suma 800 bases militares ubicadas en todos los continentes. Posee flotas navales en todos los océanos y mares; espía con sofisticados sistemas. En América Latina tiene 136 bases. Trump ultraja las reglas para manejar las relaciones internacionales del imperio con el mundo.

¿Pero quiénes son sus enemigos?: “Los terroristas y los extremistas que han reunido fuerzas y se han extendido a todas las regiones del planeta”; “No habrá otra opción que destruir totalmente a Corea del Norte”; “destruir el Estado Islámico”; “La dictadura socialista de Venezuela por inaceptable”.

Evidente lo que piensa sobre países que concitan su principal rencor.

Dirige políticas imperialistas y difamación mediática y financiera contra Corea, Irán, Venezuela, Cuba, Isis, Siria, inmigrantes. Por supuesto, los gobiernos y pueblos de esos países.

Sin duda, “Tenemos que hablar de Trump” cuando promete: “destruir” y “masacrar” democráticamente a pueblos y gobiernos que él no acepta.

Te puede interesar

Compartir