Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rafael Guerra Ramos: ¿Al borde del colapso?

Rafael Guerra Ramos: ¿Al borde del colapso?

Suena a exageración y a alarma, pero… Pero es la inevitable sensación que se siente al contacto con la realidad que nos rodea: del desastre de la infraestructura urbana y rural, del transporte terrestre, aéreo, marítimo y fluvial; de las autopistas, carreteras, calles, vías rurales destrozadas. En el metro –la antigua muestra de modernidad y excelencia que nos hacía sentir orgullosos–, con escaleras mecánicas dañadas, donde entras y sales a empujones a vagones pestilentes, sin aire acondicionado, confundido con buhoneros, mendigos y rateros.

Ante el incesante aumento de la mendicidad, de adultos y niños buscando en la basura qué comer, de la delincuencia, la inseguridad, la prostitución infantil y la violencia. Ante las gigantescas colas en los abastos, automercados y farmacias en busca de productos que no hay y ante las taquillas y cajeros bancarios sin dinero.

Ante el derrumbe económico: con un parque industrial reducido a la cuarta parte y que produce al 30% de su capacidad; una Pdvsa en quiebra que nos obliga a tener que importar gasolina, petróleo liviano y derivados; un Estado, al borde del default, sin divisas suficientes y sin crédito para importar casi todo lo que consumimos.

Cuando te informas (a pesar del silencio oficial y de la censura) de las alarmantes cifras sobre la crisis de la salud, de la educación y de la escasez, la inflación, la devaluación (más de 20 mil bolívares el dólar), la mortandad infantil, de enfermedades endémicas que habían desaparecido desde el siglo pasado.

Cuando las cifras del éxodo se agigantan, con una emigración de millares por aire, mar, ríos, carreteras y trochas, incrementando el doloroso peregrinaje de compatriotas más allá de las fronteras patrias. En esta indetenible sangría y descerebración de nuestra riqueza humana.

Ante todo eso, la “genial” respuesta del Gobierno es prorrogar, por décima vez, el decreto de Estado de Excepción y Emergencia Económica (“Plan para la paz y la prosperidad económica”), esta vez haciendo referencia a las sanciones económicas anunciadas por EEUU, “patrióticamente” enfrentadas (Gaceta del 11.09.2017).

En la muy autorizada opinión de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, ese plan acarreará más inflación, escasez, ruina económica y pobreza.

Te puede interesar

Compartir