Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Precios de las carnes no es para los que menos ganan y dejan de visitar a frigoríficos en Caracas

Precios de las carnes no es para los que menos ganan y dejan de visitar a frigoríficos en Caracas

Precios de la carne de res suben mientras la demanda baja en frigoríficos de Caracas

En Catia zona populosa de Caracas,cada vez se vende menos carne

Jose Gregorio Pettit tiene 18 años trabajando en una carnicería en el mercado de Catia. Desde hace dos meses, en el establecimiento a su cargo, las ventas cayeron estrepitosamente. De seis reses, ahora solo despacha una y media cada siete días. “Losprecios están muy altos y eso hace que las personas no compren y se quejen”, expresó.

Pettit explicó que el 40% del peso total de las reses que llegan al local “se pierde”; la grasay los huesos son desechados para presentar el alimento limpio al consumidor. “Nosotros compramos el kilo en 20.000 bolívares. Además, debemos agregarle el 30% de ganancia, por lo que debemos vender la carne a Bs. 36.000. Vendemos en base al precio que nos llega de las distribuidoras”, indicó el carnicero.

El gerente de otro establecimiento en el mercado, quien no quiso que su nombre fuese mencionado, aseguró que desde hace dos meses cuando llega una res, el valor del kilo es más alto que la semana anterior. “Una res pasa por tres manos antes de llegar a nosotros; primero están los ganaderos, luego el matadero y al final los distribuidores. Si cada uno le pone su precio, el costo aumenta”, señaló el entrevistado.

Estima que el precio de la proteína animal seguirá en aumento, mientras los productores no tengan mayores facilidades para acceder a dólares. “Los ganadores tienen que vender a la paridad del dólar negro para que sea rentable producir, utilizan insumos que se compran con divisas que son difíciles conseguir”, explicó.

Precios de la carne de res suben mientras la demanda baja en frigoríficos de Caracas

El precio de la carne aumenta semanalmente en Caracas. Para este viernes 29 de septiembre, el costo la proteína animal oscilaba entre Bs. 32.000 y Bs. 40.000 según constató Efecto Cocuyo durante un recorrido realizado por varios expendios del producto de origen animal en la ciudad capital.

Carniceros del este, centro y oeste de la principal urbe del país reportaron que cada vez que llega a sus establecimientos, esta proteína registra un costo mayor, lo cual no garantiza dejar mejores ganancias, puesto que la tendencia entre los consumidores esreducir progresivamente la cantidad de kilos que compran.

Las ventas, según lo informado por los entrevistados, mermaron alrededor de 50%. Si antes llegaban a comercializar hasta diez reses a la semana, ahora venden cinco o menos. Eso derivó en medidas severas como la reducción del personal, porque no es posible cubrir la nómina con el dinero que perciben.

Hasta en Bs. 38.500 en Quinta Crespo

Ubicado en el centro de Caracas, al final de la avenida Baralt, en el mercado Quinta Crespolos precios varían entre Bs. 35.500 y Bs. 38.500, lo que también ha contribuido a la disminución de las ventas. Ángel Rivas, quien es encargado en un frigorífico en el lugar y lleva 30 años trabajando con la venta de carne, comentó que parte de quienes eran sus clientes habituales no regresaron más.

“Uno nota la disminución de las ventas, cuando se deja de ver clientes fieles. Hay muchos que he dejado de ver”, expresó el carnicero, quien asegura que los costos elevados son los que ahuyentan a los consumidores.

En el este, los altos precios ahuyentan a los clientes

En la avenida Uslar Pietri de Chacao, el dueño del frigorífico San Ignacio, Gianni Demayo ha visto también un descenso notable en el número de compradores, pero lo que más le preocupa es que no recibe ahora la misma cantidad de reses que cuando comenzó año.

“Yo vendía aquí hasta 40 reses a la semana, ahora apenas llego a ocho”, aseguró el comerciante, quien dijo que la situación también afecta a su distribuidor, quien despachaba 600 reses a distintas carnicerías, pero desde hace unos meses reparte solo 200.

A dos cuadras, en el frigorífico Excelsior también registran una caída en las ventas. Víctor Fernández, carnicero, comunicó que el negocio vende al menos 50% menos de carne ahora. “La gente ha dejado de comprar por los precios”, afirmó, por lo que han reducido a la mitad la cantidad de personal en el establecimiento.

“Lo que se gana a la semana solo sirve para comprar un pollo”, expresó, además de aseverar que los aumentos de sueldo decretados por el Ejecutivo no alcanzan para cubrir la nómina. “El Gobierno debería enfocarse en los mataderos, que son los que aumentan los costos. En dos semanas, nos aumentaron la carne cinco veces”, agregó el entrevistado, quien lleva 45 años dedicado el negocio cárnico.

“Me metí a vegetariano”

En el mercado de Quinta Crespo, Angel Rodríguez de 58 años y residente en la zona, expresó ya no compra carne. “Me metí a vegetariano”, dijo, al señalar que lleva al menos un año sin consumir proteína animal, porque los precios sobrepasan su presupuesto.

En el mercado de Catia, Imelda Prado, una compradora también residenciada en las cercanías, manifestó que ha disminuido la cantidad de carne que consume. “No puedo comprarla, la inflación me la pone difícil”, a su juicio, el aumento constante del dólar negroes la causa de los altos costos de la carne.

Otro consumidor, Eleomar Carrera, quien compra granos en el mercado, afirma que no se acerca a los frigoríficos porque considera que los precios se han disparado. “En este mercado hay demasiados especuladores”.

Carrera pese vivir cerca del mercado de Quinta Crespo, prefiere ir al de Catia. “El Gobiernodebería hacer vigilancia continua y no solo operativos en ese mercado”, aseveró.

Venezolano redujo consumo anual de carne 23 a 4,5 kilos

El presidente de la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela (Fedenaga), Carlos Albornoz, explicó a Efecto Cocuyo que la cría de ganado bovino ya no es rentable para los productores, puesto que los insumos, los fertilizantes y la maquinaria utilizada para el cuidado y transporte del ganado generan costos que no son cubiertos con la venta de las reses.

“Dependemos de una página anónima que establece el precio del dólar (paralelo). Mientras el problema de la inflación, no se resuelva los ganaderos se verán afectados”, indicó Albornoz.

El vocero del gremio informó que el venezolano consume a la fecha 4,5 kilos de carne de res al año, mientras que en el 2012 consumía 23 kilos. “Actualmente, la carne que comemos es venezolana, aunque ha disminuido la producción. Se puede cubrir la demanda nacional, por el bajo consumo”, puntualizó, tras lo cual refirió que según los datos que maneja Fedenaga, en Venezuela hay 9.800.000 reses para la producción cárnica.

Efecto Cocuyo

Te puede interesar

Compartir