Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Estado Vargas: Chuspa sobrevive al olvido

Estado Vargas: Chuspa sobrevive al olvido

Sus habitantes como 30 agricultores  están en abandono por las fallas de insumos y hurto a sus productos. Los pescadores están limitados con sus traslados de hasta 10 kilos de pescado semanal por la mala vialidad

A 40 kilómetros de la Ciudad Vacacional Los Caracas, en la frontera de los estados Vargas y Miranda, el pueblo de Chuspa se resiste a hundirse en la crisis. 600 familias que residen en ese lugar, según el censo del CLAP, porque no saben de otro disponible, no ven llegar ahora a turistas con la frecuencia con que  antes llegaban a la costa.

El sistema eléctrico está en progresivo deterioro  pero cada vez que se presenta una falla hombres y mujeres salen a cortar monte hasta tres días para poder llegar al lugar y corregir la avería. Pero aún así  en las noches pasan hasta ocho horas sin luz, como el miércoles pasado, cuando hubo un corte desde la 1:00 am. “Es muy difícil mantenerse en medio de la plaga y  con daños de los electrodomésticos cada vez que se producen  cortes”, expresó Froilán Colina, cronista de la parroquia Caruao, que reside en Chuspa.Recordó que en otros años había mantenimiento  cada mes, pero ahora las líneas se cubren de monte y el colapso es permanente.

“Las fallas son a diario porque se va en forma intermitente y se agudizan después de las 7:00 pm, expresó Rosa Castro,  una residente del lugar desde hace un año.  Su vecino Darwin Ferrer dijo que mantiene todo los electrodomésticos con protector porque se dañan a diario y “no sé cómo podría reponerlo si resultara afectado”.

Por su parte,  María Flames, oriunda del vecino pueblo La Sabana pero criada en Chuspa, cuenta que 10 posadas aproximadamente recibían turistas, pero que con las fallas eléctricas el hospedaje ha decaído en los últimos meses.

También falla la recolección de basura, asegura. “La presencia de zamuros ponen en evidencia la acumulación de desechos que demoran más de un mes sin recoger a pocos metros del centro de acopio. Tramos enteros de la carretera son usados como vertedero”.

Las caminerías agrícolas que otrora fueron fuente de abastecimiento y de ingresos, están abandonadas desde 1998. “Las únicas que existían las hicieron los adecos, pero  luego no se les hizo mantenimiento y no contamos con los instrumentos de trabajo y menos con mangueras, para el riesgo. Estamos trabajando con las uñas y subsistiendo porque los productos son hurtados de las plantaciones a  media noche por ausencia de vigilancia policial”, afirma Colina, la memoria histórica del pueblo.

Los alimentos demoran en llegar entre unoy dos meses, por lo que muchas de las familias optan por consumir yuca, plátano y sardina, cuando puede, para sobrevivir, comentan otrosintegrantes de la comunidad.

Los pescadores no tienen como transportar sus mercancías | El Nacional

Desde la madrugada por transporte.  Arturo Rojas, agricultor que junto a su esposa trabaja en una parcela, asegura que es imposible salir de Chuspa a Higuerote o a La Guaira, para cualquier diligencia necesaria, porque llegan muy pocas unidades de transporte público. “La gente permanece horas desde la madrugada y muchas veces se devuelve a sus casas porque no hay como llegar a su destino.”  Dice que en varias oportunidades ha tenido que regresar en cola a su casa cuando acude al pueblo a realizar algunas compras. “Solo hay que salir en casos de emergencia porque te puedes quedar varado en  cualquier pueblo”

Pescado barato.  Con 120 embarcaciones, los pescadores de Chuspa producen  unos 8.000 kilos de carga semanal. Requieren de un camión cava para trasladar su pesca a puntos de venta y apoyar así la soberanía alimentaria, además de básculas, cestas de 10 y 20 kilos, para arrimar la producción a la comunidad,  señala JoséManuel Romero, vocero del consejo de pescadores de Chuspa.

Con su trabajo semanal, afirma, se benefician más de 4.000 familias de los pueblos de toda la parroquia Caruao: El resto de la pesca se lo llevan los caveros. “Elpobre no come pargo ni mero porque está en 15.000 y 18.000 bolívares el kilo, solo tienen acceso a los corocoro, catacos, rubia y el ojón que tienen un costo menor a 10.000 bolívares.

“Exhortamos al ministro de Pesca y Agricultura, Orlando Maneiro, para que apoye el potencial pesquero de Chuspa”,  exclama porque hay dos kilómetros de la vía en dirección Chuspa Higuerote, que necesitan rehabilitación.

Todos reclaman apoyo de las autoridades.

Importante puerto local

El puerto de Chuspa fue uno de los más importantes por su condición geográfica, señala el cronistaColina, al reivindicar al pueblo que se niega a morir, como toda la costa del estado Vargas. “Entró a la historia moderna y escrita desde 1555 con la llegada de Francisco Fajardo. Desde entonces fue lugar de llegada de barcos que traían y se llevaban productos a otras naciones. Aquí se produjo azúcar, quesos y todo tipo de verduras, porque este era junto con Guyayabal uno de los valles agrícolas fértiles para la siembra. La actividad comercial hasta 1936 fue tan desarrollada que los habitantes a diario se vestían de casimir y alpargatas tejidas en Curiepe. A partir de 1960 comenzó la decadencia con el clientelismo político que fue acabando con su tradición agrícolal”. En Chuspa se dio el primer trapiche de Venezuela  que tuvo su mejor desempeño desde 1943 hasta 1956, relata nostálgico. “Incluso se producía alcohol que por su olor especial era muy demandado por  comerciantes de Trinidad y Curazao para la producción de ron.  Además fue un pueblo culto porque tuvo acceso a libros y periódicos  que llegaban con los barcos”.

El Nacional

Te puede interesar