Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Gustavo Márquez: Participación electoral

Gustavo Márquez: Participación electoral

La última confrontación entre el Gobierno-Psuv y la AN-MUD en su disputa por el poder, dejó una Asamblea Nacional Constituyente monopartidista, con ínfulas de “poder constituyente originario” y carácter “supraconstitucional” para aprobar leyes “constituyentes” sin fundamento en la Constitución. Pretende con éstas legitimar el ecocidio-etnocidio del Arco Minero del Orinoco y privatizar las reservas de petróleo y minerales estratégicos de la nación mediante contratos funcionales al proyecto de desterritorialización y recolonización que impulsa el gran capital transnacional en Nuestra América.

Instalada la ANC, el Gobierno-Psuv “triunfante” anunció el “advenimiento de la paz”, prometiendo que “profundizaría la revolución” para ganar una “guerra económica” ante la cual luce indefenso y sin iniciativa, aunque le ha sido muy útil para eludir su responsabilidad en las graves privaciones y penurias que agobian a los venezolanos. Pero no habrá paz verdadera mientras la presión social esté al rojo vivo, a punto de erupción, por la creciente precarización de la vida de las grandes mayorías.

Siguiendo ese patrón, la cúpula AN-MUD evadió su responsabilidad en la derrota sufrida, y con la mayor impudicia se inclinó ante el Gobierno de EEUU y sus aliados para rogarles que “intervengan ya” a Venezuela para derrocar el gobierno de Maduro por las buenas o por las malas. El respaldo de la MUD a la amenaza de intervención militar y a las sanciones económicas de Trump y compañía, mostró una vez más el malinchismo genético de un liderazgo vacío de identidad nacional.

La falta de voluntad política del Gobierno para enfrentar la crisis sistémica creada por la corrupción y el colapso del modelo rentístico petrodependiente, el fracaso de la cúpula de la MUD para ofrecer una alternativa que responda al interés nacional y la desconfianza en un CNE tutelado por el Gobierno-Psuv, ha provocado frustración y desesperanza en compatriotas que dudan de participar o no en las elecciones de gobernadores. Objetivamente, la abstención favorece al régimen autoritario en proceso de consolidación, alejando la posibilidad de una salida pacífica, democrática y constitucional a la crisis. En estas circunstancias históricas, la participación electoral es un acto ciudadano de reafirmación de la soberanía popular por el restablecimiento de la Constitución.

Te puede interesar