Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > Héctor Navarro: “Este es un gobierno de derecha para la derecha”

Héctor Navarro: “Este es un gobierno de derecha para la derecha”

Es Ingeniero Electricista de la UCV, con Maestría de esa misma universidad,  Master y Doctorado en la Universidad de Manchester. Héctor Navarro Díaz acompañó al presidente Chávez desde 1994 y desde sus primeros días de gobierno cumplió funciones. Fue Ministro de Educación, de Educación Universitaria y de Energía Eléctrica. Diputado Nacional y miembro de la dirección del PSUV hasta su expulsión por el dúo Maduro/Cabello. Fundador de la Plataforma por la Auditoria Pública y Ciudadana contra el Desfalco a la Nación y miembro de la Plataforma en Defensa de la Constitución. Uno de los tres altos funcionarios que se mantuvo en Miraflores resistiendo el Golpe de 2002. Desde que inició su actividad política siendo estudiante participó en las luchas de los 60 y70 del siglo pasado. Fue integrante del Consejo de Escuela, del Consejo de Facultad y candidato a Decano. Desarrolló actividad política como estudiante y como profesor y continúo luego sin detenerse hasta la actualidad.

Su conversación es amena y cargada de anécdotas. Navarro, como lo conoce la gente, se enorgullece de su abuelo paterno maquinista del ferrocarril Caracas – La Guaira. Cuenta que su abuelo materno migró a Venezuela a principios del siglo XX, desde su Cuba natal, luego de las luchas de la independencia de ese país. Y nos hace sonriente una infidencia, algo que, como él dice “esto lo conoce muy poca gente, hasta en la familia se conoce poco”. Un tío abuelo suyo “se enguerrilló en las montañas de La Vega”, para esconderse de la policía luego de un episodio en el que éste familiar peleo con el agente, le dio un puñetazo, el policía cayó golpeándose la cabeza con la acera y murió. No recuerda como terminó la aventura, ya que Navarro conoció a su tío abuelo en libertad.

A diferencia de otras entrevistas hemos decido alterar el orden cronológico de la conversación. Intercalaremos la respuesta sobre los temas de actualidad con el relato, las anécdotas y los recuerdos del entrevistado sobre su relación con Hugo Chávez. Creemos que este estilo, ayudará a la lectura del material que hoy ofrecemos.

La Constituyente de Maduro

Dice Navarro: Esta constituyente nace amañada, sesgada, no democrática. Por la forma en que fue convocada y por sus bases comiciales. Nada fue consultado ni la convocatoria ni las bases comiciales. No se nos preguntó a los venezolanos si queríamos un nueva Constitución.

Las bases comiciales no fueron democráticas porque favorecieron a unos grupos frente a otros, a unos sectores frente a otros sectores. Sectores sociales por un lado, pero también sectores de la población. Hay municipios que  fueron sobre tomados en cuenta y otros que mucho menos. Un voto de un ciudadano en un municipio valió muchísimo menos que el voto de otro ciudadano en otro municipio. Eso no es justo, no es Constitucional.

Antes de Chávez no había manera de convocar una constituyente. Y fue una audacia democrática la convocatoria a la Constituyente del ‘99. Porque, por ejemplo en el 61’, la Constitución fue hecha por el Congreso. Un Congreso que no había sido electo para hacer una constitución. Y antes de eso eran los gobiernos los que hacían la Constitución. Eran procesos muy verticales. Hugo Chávez rompe con eso e institucionaliza, al meterlo en la Constitución del ‘99, cómo es el proceso de convocatoria a una Constituyente. Y ese proceso que está establecido en la Constitución ‘99, es violado por el gobierno de Maduro/PSUV, es violado y se convoca esta constituyente  inconstitucionalmente. Y por lo tanto los resultados de esa constituyente no tienen validez.

Por otra parte a la constituyente de Maduro le han dado otras tareas a través de una figura que nadie sabe bien que significa: los “decretos constituyentes”. Le han dado tareas de gobierno. Le han dado tareas políticas y tareas administrativas. Eso hay que leerlo como que este gobierno, el de Maduro, no está en capacidad de tomar medidas por ejemplo que tengan que ver con el control de los precios, o la solución de la crisis económica, entre otras. Entonces abdica de esas funciones que le da la constitución y lo pone en mano de la constituyente.

La aberración más grande es que nosotros los venezolanos en el 2013 elegimos a Nicolás Maduro y no solo se nos quitó el derecho de evaluarlo con el Referendo Revocatorio, sino que ahora la Asamblea Constituyente ratifica a Nicolás Maduro en el gobierno. O sea que así como lo ratificó, la Asamblea Constituyente  podría haber decidido que Nicolás Maduro no era el presidente y haber nombrado a otro. Este precedente significa que la semana que viene puede nombrar a otro presidente. Es un secuestro del derecho ciudadano a elegir el presidente. Hoy 550 ciudadanos deciden por 30 millones de venezolanos.

Pero todavía más grave, no se cansan de repetir que la constituyente es un supra poder. Entonces, por  ejemplo, la constituyente puede decidir que Venezuela deje ser una República y pase a ser una monarquía, un sistema hereditario, nepótico. Porque por los vientos que soplan ahora podría ser que Nicolás Maduro hijo podría ser designado presidente de Venezuela si se da el caso de que Nicolás Maduro padre abdique, entregue o lo que sea. No media lo fundamental de una democracia que es lo que pueblo decide y que la mayoría decide. Y esto sienta un precedente nefasto.

¿Cómo conoció a Chávez?

Cuenta Navarro que junto a un grupo de profesores de la UCV en el que estaba también Jorge Giordani, venían siguiendo atentamente la situación del Comandante insurrecto y sus compañeros en la cárcel. Entre todos deciden “democráticamente” dice Navarro con una sonrisa irónica, que sea Giordani el que establezca el vínculo y los visite en la prisión. Desde entonces ataron su destino político al hombre de Sabaneta. “Cuando sale de la cárcel Hugo Chávez se hace algo parecido a un gabinete en las sombras que funcionaba todas las semanas, Jorge Giordani y yo, nos reuníamos con él”, comenta.

Hasta que faltando dos o tres días para las elecciones presidenciales de 1998 Chávez convoca a lo que él llamaba el grupo Garibaldi. Ahí estaba Víctor Poleo, Jorge Giordani y “este abogado que salta y salta de acá para allá”, dice Navarro para no nombrar a Escarrá. Fue un jueves o viernes antes de la elección, nos cita en Los Ruíces, en las oficinas de una compañía de seguros. Después de mucho esperar los recibe en una sala enorme. Debe haber sido la sala de reuniones de la Junta Directiva de la Compañía. Estaba trasformado. De flux; dice Navarro “era la primera vez que lo veía de flux, nos preguntamos quién le habría comprado ese  flux, lo más formal con que lo habíamos vista era en Liki Liki de los dos o tres que tenía”. Pero para los que participaron de la reunión la sorpresa mayor fue la distancia, la formalidad, la frialdad con que los recibió. Nos recibió muy apurado y nos despachó rapidito. El caso es que llegan las elecciones que gana abrumadoramente Chávez, y nos nosotros pensamos, bueno, terminamos el trabajo y estamos despedidos.

Pero entonces él nos llama a La Viñeta, como presidente electo, porque una vez electo lo habían llevado para allí. Y nos encontramos con el Hugo Chávez original el que conocíamos desde el año 1994. Allí nos reunimos con el Presidente, allí nos instalamos como equipo de asesores del presidente y le dijimos francamente que estábamos muy molestos con él, porque siempre fuimos muy francos con él, pero él nos dijo que si nosotros pensábamos que él era de mantequilla. Yo soy el mismo Chávez de siempre, y con el tiempo entendimos que en verdad lo era. Claro que tenía que moverse…, que  moverse…, como me decía una profesora hace años, él era un encantador de serpientes.

¿Qué significan los decretos constituyentes?

Según Navarro, en los decretos o leyes constituyentes hay otras cosas que se están tratando. Todo esto obedece a la lógica del capital que tiene que preparar el campo político autoritario, pero también tiene que preparar el campo económico. Aquí se han venido haciendo una serie de contratos que violan la constitución y las leyes de la república. Entre otras cosas porque no han sido aprobados por la Asamblea Nacional, porque tenían que haber pasado por la Asamblea Nacional. Pero también se están violando leyes como la ley del ambiente como en el Arco Minero del Orinoco y en la Faja.

Hay un conjunto de leyes que se están violando. Lo que están haciendo es “legalizando” decisiones inconstitucionales que ya se han tomado. Que implican compromisos con terceros. Con grandes empresas, como las Gold Reserve y otros grupos, grandes capitales transnacionales y con los decretos buscan legalizar eso.

Además esas 8 leyes que anunció el presidente Maduro, de las que no conocemos los contenidos, bueno yo creo que el presidente Maduro tampoco los conoce. Probablemente a esos anuncios les suceda como todos los anuncios que serán anunciados pero que no se anuncian. Simplemente son decisiones que se van tomando en el camino y que van a ser legalizadas, para eso es la constituyente de maduro.

Porque  hay que asumirlo, aquí está gobernando la derecha, un grupo de la derecha,  porque de este proceso, por ejemplo el tema de la faja del Orinoco y el tema del Arco Minero del Orinoco, se está beneficiando gente que viene de los grupos de la derecha tradicionales también, Cisneros por ejemplo. Que están recibiendo concesiones en el Arco Minero del Orinoco o en la Faja.  Y por eso uno no encuentra que la oposición de la Asamblea Nacional, opinen negativamente sobre la Faja del Orinoco o sobre el AMO, ¿por qué? Porque ellos también se están beneficiando.

Esto es un gobierno de derecha para la derecha. Lo que sucede, guardando las distancias, es que hay conflictos, como los que se dieron en la primera guerra mundial,  que no tenían nada ver con lo ideológico, sino que eran simplemente los grandes grupos económicos que se repartían la tierra, que estaban luchando, en aquel momento, por los mercados mundiales para ver quién se quedaba con una posición dominante, hegemónica. En este momento y en el país, es una pelea por el control del estado, para gerenciar los negocios desde el Estado con los grupos económicos, los locales pero que se relacionan con grupos económicos en el exterior y de ahí los capitales que están entrando en Venezuela, lease, estadounidenses, canadienses, europeos, rusos, chinos, etcétera, ¿por qué? Porque lo que está atrás es un gran capitalismo mundial que está buscando como se reparte la renta. Y el gobierno venezolano está sirviendo a esos grandes intereses, que no tienen nada que ver con intereses del pueblo venezolano, que no tiene nada que ver con la soberanía de Venezuela.

Esto está eliminando toda seguridad jurídica en el país, porque cualquier gobierno que venga convoca su constituyente amañada y gobierna con decretos constituyentes como está haciendo Nicolás Maduro en este momento. Entonces cada constitución va a durar lo que dure el gobierno. A menos que esta constituyente decida que de ahora en adelante esto va a ser una monarquía y va a gobernar la familia presidencial.

Entonces el próximo gobierno que llegue. Si no hacemos nada, lamentablemente  también va a ser un gobierno de derecha. Probablemente de la otra derecha. Por la torta que estos han puesto y por el desgaste que están produciendo sobre las ideas de Chávez. Entonces el próximo gobierno que venga, puede convocar otra constituyente. Sólo que puede decidir que las bases comiciales en vez de los trabajadores estén representados, digo esto entre comillas, van a estar representados mayoritariamente los empresarios. Y los empresarios que ellos designen, de la Cámara Tal, la Tal, y la Cuál. Arbitrariamente.

Los primeros años de trabajo con Chávez en el gobierno

Algo que noté desde el principio, porque me toco estar en Educación, es que Hugo Chávez era un apasionado del tema educativo. Recuerdo una llamada de él preguntando por el Plan de Alfabetización. Quería saber cuál era la meta de alfabetizados para el año. Le contesté: Vamos a concluir este año con 81000 alfabetizados. Para eso usábamos métodos que se conocieron en Venezuela ampliamente. Venezuela fue pionera en el tema de alfabetización después de la caída de Pérez Jiménez, Venezuela exportó alfabetización a otros países de Latinoamérica. Eso fue antes de la revolución Cubana.  Entonces me pregunta, cuantas analfabetas crees que debemos tener en Venezuela, y nosotros calculábamos que deberíamos estar entre 800 mil y un millón de analfabetas. Entonces me dijo y a 80 mil por año cuantos años vamos a tardar. No vamos a terminar nunca. Claro estábamos haciendo un esfuerzo muy grande en las Escuelas Bolivarianas, y eso debería tener un impacto en eliminar el proceso de nuevos analfabetas. Pero teníamos un volumen muy grande de analfabetas adultos que no sabían leer ni escribir. Al ritmo que estábamos íbamos a demorar 10 años.

Así que me pidió que fuera a Cuba porque Fidel se había puesto a la orden para ayudarnos en eso y fui a Cuba. Una noche completa con Fidel, donde él me puso al tanto de como lo hacían ellos, y al día siguiente me puso en contacto para que viera como era. Y de allí surgió el sistema “Yo sí puedo” con grabadoras, con casetes grabados, en distintos espacios, escuelas incluidas donde se pudiera reunir la gente del barrio.

En ese momento se separa el ministerio de Educación Universitaria y yo pasé ahí, y Aristóbulo se ocupó de Educación inicial. Y logramos la convalidación de la UNESCO. Quedó un analfabetismo pero un analfabetismo marginal. Que está presente en todas las sociedades. Que no debería ser pero es una realidad. Pero desde el punto de vista estadístico Venezuela está declarada libre de analfabetismo. Como digo, Hugo Chávez era un fanático un apasionado del tema educación. Lamentablemente no hay datos actuales de cómo ha evolucionado esto en los últimos 4 años. Pero me temo que no lo ha hecho bien.

Otra costumbre, política o pasión, no sé cómo llamarla, es la insistencia en su propia formación y en la formación del equipo que lo rodeaba.  Chávez llegaba al Consejo de Ministros que en esos momentos era más sencillo porque había sólo 13 ministerios y entonces podía darse el lujo de hacer dos y hasta 3 reuniones de Consejo de Ministros por semana y además reunirse por separado por cada uno de ellos. Digo que llegaba siempre con tres o cuatro libros bajo el brazo. Y siempre recomendaba el libro lo los libros que estaba leyendo, los explicaba y si se había publicado en el país pedía que nos repartieron a los ministros ejemplares de esos libros. Era un hombre muy preocupado por su formación y la de su equipo. Por eso es que se atrevió a plantear el socialismo del siglo XXI, porque era evidente que el socialismo realmente existente, el del siglo XX había fracasado. En realidad no el socialismo sino la gestión del socialismo, la instrumentación del socialismo había fracasado. El seguía con la idea del socialismo originario, libertario, humanista, profundamente humanista. Que es lo que él quería inculcar. Para el eso tenía una expresión que es lo que llamó socialismo del siglo XXI.

Esas reuniones del Consejo de Ministros eran muy largas, empezaban en la noche y duraban hasta la madrugada. Estábamos atravesando momentos con enormes dificultades iniciales. Por ejemplo, recuerdo que cuando llegué al Ministerio de Educación no teníamos dinero ni para pagar los salarios. El lo resolvió con esa virtud de saber moverse. Pero al margen de esto no hay dudas de que era un apasionado del tema educativo y de su propia formación.

¿Cómo definiría la crisis que atraviesa el país?

Esta crisis en Venezuela por supuesto tiene sus componentes internacionales. Pero esta crisis en el país comienza como una crisis política que es la muerte de Hugo Chávez. Y cuando hablo de la muerte de Chávez, hablo del deterioro de Hugo Chávez, de su capacidad de gobierno, de su aislamiento, la forma en la cual él fue cooptado para que no tomara decisiones, para que decidiera sólo lo que ellos, los que hoy gobiernan, querían que decidiera y fue más grave luego de su muerte. Un ejemplo de esto es que 41 Puntos de Cuenta llevados por Jorge Giordani entre el 2013 y 2014 al presidente Maduro fueron rechazados con la señal de “diferido”, por el presidente. Puntos de Cuenta que tenían que ver con la situación económica, decisiones  que había que haber tomado,  que fueron devueltos sin siquiera revisar por Maduro. Decisiones que fueron simplemente diferidas y engavetadas. Sin una reunión. En un silencio absoluto. Y yo lo puedo afirmar porque estaba muy vinculado a Jorge Giordani. Esto derivó a una crisis que ahora es económica, pero también es social es decir una crisis total, porque la crisis política tampoco está resuelta en lo más mínimo.

Otro tema muy importante es el deterioro de la producción y el deterioro de la confianza de la gente en las decisiones que toma el gobierno. La gente en la calle se ríe de las decisiones que toma el gobierno. Cuando Nicolás Maduro anuncia un nuevo aumento de salarios la gente, el pueblo, el ama de casa que está en la cola ya sabe que eso va a significar una escalada en los precios. El pueblo aprendió algo que los economistas vienen diciendo que los precios suben por el ascensor y los sueldos suben por la escalera.

Cómo se recupera eso. Porque se ha destruido mucho. Por ejemplo el esfuerzo que se hizo por traer vaquillas. Hay que ver lo que significaba ver los barcos llegar cargados de vaquillas que venían de Brasil, que venían de Centro América, que venían de Argentina… que se hicieron esas vaquillas, porque ahora hay menos leche que antes. Y así con todo el esfuerzo para intentar montar una producción.

El ejemplo la leche en polvo es dramático, 50.000 bolívares el kilo. Es que de verdad se piensa que comiendo conejo vamos a reemplazar esa proteína que la mayoría no puede conseguir. Cuál va a ser el impacto en los niños de la falta de esa proteína. El daño que se está provocando es irreversible.

Cuando yo era niño de 5to o 6to. Grado había el programa de leche escolar. Yo estudiaba en La Gran Colombia, a cierta hora llegaba una canasta venía la leche escolar, la maestra se la repartía a uno y uno tomaba la leche escolar, ojo, programa que venía de Pérez Jiménez. ¿Y ahora?

Yo sé lo que está pasando con el programa de alimentación escolar que se le debe a Chávez. Lo cuenta la gente. Ese programa venía muy rudimentario en algunos estados. Lo hicimos nacional. Ese programa era justamente para eso, porque en la edad crítica tú tienes que alimentar a los niños como corresponde. Y ese programa escolar dio frutos, un ejemplo de muchos es esta muchacha Peinado, que fue ahora designada atleta del año en toda América. Cuando llegó el gobierno de Chávez ella estaba en la edad en que tenía comer. Los niños de las orquestas juveniles estaban en esas escuelas. Y ahora que va a pasar con esos niños de hoy que no pueden tomar leche, pensemos a diez años. ¿Qué va a pasar con ellos?

Volviendo a la caída de la producción, es notoria en todos los aspectos. Uno se pregunta ¿es la guerra económica? ¿Todo es a causa de la injerencia gringa? Claro que hay una guerra económica, está en la lógica del capital, claro que rechazamos la injerencia de Estados Unidos. Pero ¿la guerra económica tiene que ver con que los hospitales no estén funcionando? ¿Con que las vaquillas no existen? ¿Con que se esfumaron las inversiones? ¿Con que las empresas que administra el estado estén quebradas?  Sí que hay guerra económica, pero es interna, de unos y otros contra el pueblo, no contra Nicolás Maduro. Que la hacen los mismos que están en el poder. Hay guerra económica desde el poder. De los que se roban los reales de la comida. De los que hacen estas marramuncias para especular con un dólar a 10 bolívares. Imagina, con las medicinas que supuestamente traen. Pero luego se venden a precio de dólar paralelo.

¿Cuáles son sus propuestas para esta crisis?

La peor decisión es la que no se toma. No se puede seguir posponiendo decisiones, porque cada día que pasa las decisiones van a ser más dolorosas. Y cada día que pasa va a haber que apretarse más el cinturón. Ahora, la diferencia está en quién se aprieta el cinturón. ¿Se lo aprietan los ricos? Hasta ahora no ha sido así, el gobierno ha descargado el costo de la crisis en el pueblo.

Vamos con algunos ejemplos: El presidente Nicolás Maduro en una reunión en los ferrocarriles en diciembre del 2013, ese gran fraude al que sometieron a la republica con los ferrocarriles, él dijo “aquí hay unos ladrones que se robaron entre 20.000 y 60.000 millones de dólares”.

Y uno se pregunta, donde están esos miles de millones de dólares. ¿Qué se hizo para recuperarlos? ¿Y con los que denunció Edmée Betancourt? Y ahora, ahora, cuatro años después de Nicolás Maduro de haber calificado a Edmée Betancourt y a Jorge Giordani de traidores. Después que yo saliera a decir que no podía ser un traidor el que denunciaba que había esa corrupción y me botaron a mí de la dirección del partido. Ahora resulta que Nicolás maduro acaba de denunciar que había que sancionar a los de CADIVI y que era culpa de la fiscalía que no se había sancionado a los de CADIVI. Otra vez escapándole a sus responsabilidades.

Porque desde el gobierno no se ha tomado ni una sola decisión con respecto a eso. Por qué, si existe una convención de las Naciones Unidas contra la corrupción del año 2003, porque no se pide que se aplique esa convención contra, por ejemplo, el teniente Andrade, que todo el mundo lo sabe y nadie lo oculta, que tiene unos reales que robo con las notas estructuradas, y vive con un rey en Miami. ¿Por qué no hay un sólo trámite para intentar recuperar esos fondos desfalcados?  Eso lo reclamó la Fiscal General no ahora, hace un año y medio en una alocución pública, dijo: “yo he recomendado que se tramite por Cancillería la repatriación de los capitales tales y tales”, está gravado a propósito de la inauguración de una fiscalía.

La pregunta es ¿Qué tramite se ha hecho para lograr que se repatrien esos capitales? Porque ahí hay recursos suficientes incluso, según las cuentas de Marea Socialista, o las del presidente que son cuentas conservadoras, para buscar soluciones a la crisis. Si uno logra traer el 10% de lo que está en el exterior mal habido, solamente eso, con eso se paga las importaciones del país por dos años, hay que ver lo que significaría eso. ¿Por qué no se hace? Porque aquí ha habido denuncias con respecto a la corrupción con la importación de alimentos, incluso desde la época de Chávez y nada. En realidad con Cadivi está pasando menos que con Recadi. Una primera medida entonces es la repatriación de esos capitales. Hacer una auditoria pública y ciudadana y buscar recuperar lo que se pueda de todo lo desfalcado.

Por otra parte, Venezuela va a entrar en default en cualquier momento. Lamentablemente, pero seguimos sacrificando el dinero del pueblo para pagar la deuda. Esto no puede seguir así.  Ya los grandes intereses internacionales nos agarraron de golilla. Entonces, aquí habrá que tomar medidas. Un gobierno serio que venga tendrá que tomar medidas. Revisar esa deuda, determinar cuál es ilegítima y mientras tanto declarar una moratoria, es otra medida.

El problema real es sobre quién se aprieta el cinturón. Porque el pueblo que ya no da más. Cuándo  van a pagar algo de la crisis, cuando se va a poner un impuesto a los grandes capitales, por ejemplo. No, por el contrario con las zonas económicas especiales les están dando grandes facilidades para no pagar impuestos. Otra medida es revisar el sistema tributario para que la crisis no la siga pagando el pueblo. Etcétera.

En lo político el tema está en que había un derecho constitucional al revocatorio y se impidió, eso agrava la crisis política. Después había unas elecciones en diciembre y no hubo elecciones en diciembre, eso agrava la crisis política, pero la profundidad de la crisis económica no tiene punto de comparación. Repito se está volviendo insoportable.

Ahora no va a ser fácil porque está el tema político de por medio. Este gobierno entregó el poder real a la derecha. Este es un gobierno de derecha, y el gobierno que venga, lamentablemente creo, va a ser un gobierno de derecha y las decisiones son y van a ser para favorecer a los grandes capitales. A unos u otros de los grandes capitales. Y eso significa que las decisiones van a ir a beneficiar a los grandes capitales en detrimento del pueblo, que es lo que ya está pasando en este momento. Por eso no es fácil imaginarse un gobierno que toma decisiones en el sentido correcto. Porque Maduro está arrastrando en su desprestigio a Chávez.

Y ellos saben cuál es la situación, dijo este ex ministro Jesús Faría, este economista, que las decisiones que acaba de tomar Maduro van en la dirección correcta y en la misma declaración también dijo, que vamos al desastre. Es el reconocimiento de que no pueden resolver la crisis. Y yo les digo: Compañero renuncien, si no están en capacidad renuncien.

La pregunta que uno se hace es ¿Qué están buscando que suceda? Porque la crisis social se profundiza. La gente tiene hambre. Qué quieren, que vayamos a un desastre con violencia. Están buscando que venga como dice un amigo, un Pinochet bolivariano.

Eso no resuelve tampoco el problema. Porque los vicios de la democracia se combaten con más democracia y con participación popular.

Por eso es que estamos en el intento de construir una nueva referencia política. De hecho, poco a poco se han dado algunos pasos. Nuestra Plataforma en Defensa de la Constitución  y la lucha contra el arco minero, son un inicio de esa referencia. Marea y Otros también. Paso a paso se van conformando unas redes pero hay que acelerarlo, hay que construir un movimiento mucho más democrático, con espacios de dirección colectiva. Esa referencia debe ser amplia, muy incluyente, muy de lo social, que no dé lugar la imposición desde arriba. Un movimiento por una verdadera izquierda, una oposición que enfrente a la derecha que está en el gobierno y la de afuera del gobierno. Esta otra de nuestras propuestas. Una muy importante

Te puede interesar

Compartir