Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Rafael Guerra Ramos: Ante la ofensiva ventajista

Rafael Guerra Ramos: Ante la ofensiva ventajista

La camarilla dictatorial, en desenfrenada carrera para evitar su inevitable derrota electoral, puso en marcha todos los mecanismos del ventajismo fraudulento: CNE, TSJ, Ministerio Público, Contraloría General y, desde luego, los aparatos represivos armados (Guardia Nacional, Policía Nacional, policías municipales intervenidas y los grupos irregulares del Psuv).

Desde el CNE las comadres recurren a triquiñuelas e ilegalidades para cumplir sumisamente las órdenes del Gobierno y del partido con el fin de confundir, favorecer la abstención y perjudicar a la oposición. Desde el TSJ y los tribunales civiles y militares, arman y ejecutan las emboscadas correspondientes: allanamientos, órdenes de detención, secuestros, inhabilitaciones, prisiones, atentados y ejecuciones extrajudiciales. Con el añadido de la descarada utilización de los recursos del Estado, incluyendo la usurpación de atribuciones de gobernadores para promover sus candidatos. Por añadidura, la ilegal y fraudulenta Constituyente levantada como espada de Damocles amenazante con la apuesta de impedir la derrota.

Simultáneamente, con la descarada utilización de los medios de comunicación oficiales, el régimen desarrolla una estrategia confusionista, de desinformación y de intrigas divisionistas, aprovechando las divergencias existentes en el seno de un mundo tan diverso como el de sus opositores. Provocar la mayor abstención posible es su objetivo.

Pero no podrán contra la abrumadora mayoría del país, indignada y harta de abusos, corrupción y tropelías (alguien decía acertadamente que hoy padecemos el período más oscuro de nuestra historia). Ante una mayoría en la que crece la conciencia de que no ir a votar es atornillar a los responsables del desastre que padecemos; la conciencia no solo de ir a votar, sino también de contribuir a que haya una afluencia electoral masiva, por cuanto es la más eficaz manera de enfrentar las maniobras fraudulentas, además ser garantía de la victoria por la que nos hemos unido y luchamos.

Vamos a demostrar esta vez que somos mayoría en todos y cada uno de los estados.

¡Una vez más seremos capaces de demostrar que es posible que la fuerza de la razón se imponga a la fuerza bruta, brutal y corrupta!

Te puede interesar