Inicio > Política > María Corina: Yo creo en una política con valores que recupere la confianza de la gente

María Corina: Yo creo en una política con valores que recupere la confianza de la gente

 

Nosotros creemos en el mandato del 16J, cuando 7.600.000 venezolanos en todos los rincones del país y en más de 600 ciudades alrededor del mundo fuimos y participamos en ese plebiscito histórico, dimos un mandato, una ruta que implicaba proceder sin demora con la renovación de los poderes públicos, desconocimiento absoluto de la Asamblea Nacional Constituyente ilegítima y avanzar hacia una transición sin demora porque el país no da más. Los tiempos del hambre, miseria, violencia, tienen a la sociedad destruida y fue una demostración de coraje, capacidad de organización y profundo amor por Venezuela que cautivó al mundo.

Creemos que esa es la ruta que debemos seguir en una gran alianza ciudadana, una alianza donde todos, como ciudadanos, podamos participar, estemos o no en un partido político, y nos reunamos alrededor del compromiso de restituir la República a la mayor brevedad y a enfrentar con toda la fuerza ciudadana y con toda la legitimidad que tenemos a una narcodictadura que quiere destruir el país y que representa una amenaza para toda la región.

MPH: ¿En estos momentos no consideras que el tema de la unidad de los sectores en la oposición sería algo estratégico y fundamental? Hay quienes critican a Soy Venezuela por ser una organización divisionista.

MCM: Yo creo que todo lo contrario, creo que necesitamos una unidad superior que incluya a los partidos, pero también a todos los sectores del país que han dado la vida en una lucha por la dignidad, por la justicia, por la libertad y la República, que es lo que se ha destruido con esta constituyente comunal. La idea es que el ama de casa, el maestro, el dirigente sindical y todos los ciudadanos podamos encontrar un espacio de articulación en una ruta que el 16 de julio se explicitó de una manera muy clara. En este momento hay algunos partidos se han querido dedicar exclusivamente al tema electoral. Yo no los juzgo, pero hemos decidido retomar la ruta ciudadana porque debemos seguir oponiéndonos a este régimen, que ha decidido invisibilizar el dolor y el espíritu de lucha para avanzar hacia esa mutación muy peligrosa, que a partir de una constituyente espuria nos quiere llevar hacia el castrocomunismo. Frente a esta amenaza, cualquier otra cosa luce muy subalterna. Tenemos que reorganizarnos, las causas de nuestra lucha están más vivas que nunca.

Cáritas, en su informe de agosto, reflejó que entre febrero y agosto los hogares no tienen suficiente alimentos, y eso es solamente en seis meses. Cuando uno ve eso, se da cuenta del daño que han hecho. Ya no es una crisis humanitaria, sino una catástrofe humanitaria que solamente va a solucionarse con la salida de Maduro. Esto hay que pararlo y la única manera es avanzando hacia un cambio político que sea irrevocable. Ninguno de los problemas del país se soluciona sin el requisito del cambio político.

MPH: ¿En qué se diferencia esto de la MUD? ¿Por qué no estar juntos?

MCM: Soy Venezuela no excluye a nadie, en Soy Venezuela puede estar todo el mundo, lo que pasa es que se incluyen muchas otras personas que no están en la MUD, que es una coalición electoral de partidos políticos, y que además ha establecido que esa es su ruta, una ruta peligrosa para los venezolanos porque esta ruta electoral parece tener como condición el caer en un falso diálogo que no es tal cosa. Todos sabemos que no es la primera vez que el régimen va ofreciendo acuerdos que luego van violando. No hay la más mínima intención de este régimen de cumplir su palabra, de aceptar que la transición hacia el cambio político es impostergable y por tanto esa vía del diálogo desconoce el mandato del 16 de julio, que fue clarísimo y fue respetado por el mundo entero.

MPH: La MUD ha decidido participar en el proceso del 15 de octubre para elegir a gobernadores y gobernadoras. Según entendemos, Soy Venezuela no está de acuerdo con participar en ese proceso. La pregunta: ¿cómo le vas a dejar vacíos esos espacios al Gobierno? Si no participan, todas las gobernaciones van a ser para el Gobierno. ¿Por qué no participar? Si no participamos, ¿qué se hace?

MCM: Nuestra respuesta fue clara: a partir del mandato del 16 de julio debía designarse un nuevo CNE, como fue el caso de los magistrados. Por supuesto que ellos están siendo perseguidos, pero el 13 de octubre se van a instalar los que están ya en el exilio, desde ya están siendo reconocidos en la OEA, y comenzarán a actuar como cuerpo legítimo; es el caso de la Fiscal, que fue expulsada inconstitucionalmente por el régimen, pero fue reconocida por sus pares en el mundo. Lo mismo debería ocurrir con este CNE. La AN debería nombrar un nuevo CNE, legítimo, creíble, real, que cumpla la Constitución y que sea quien convoque los procesos electorales, y ahí sí avanzamos por una ruta que decidió la misma AN, porque fue la AN la que se declaró en desobediencia, la que convocó a un plebiscito que fue entusiastamente asumido por los ciudadanos el 16 de julio. El punto tres del plebiscito decía que debíamos avanzar en la designación de los nuevos poderes públicos. Lo que el país exige es coherencia. Desde luego que queremos elegir, pero elegir de verdad, y en ningún caso negociar el reconocimiento de la constituyente, que es lo que el régimen quiere y que pone como condición.

Ellos necesitan ganar tiempo, están tratando de obtener un año en el poder para estabilizar a un régimen que está colapsando y callar las voces disidentes. Eso les permitiría avanzar en sus proyectos políticos en la región. Porque tienen esa necesidad están extorsionando a los distintos sectores de la sociedad para que reconozcan la constituyente. Por eso es que nosotros sostenemos que aquí lo que está planteado es una discusión más profunda que votar o no votar, porque lo realmente sustantivo es lo que viene o no después, porque sabemos que podemos cambiar a todos los gobernadores, pero también tenemos la certeza de que la angustia y el dolor de los venezolanos no pasará hasta que no haya un cambio profundo de régimen.

MPH: Desde la óptica de la oposición: la AN no nombró un nuevo CNE y el día que iban a nombrar al nuevo CNE no hubo quórum y no nombraron a los rectores que tenían el período vencido. Un político tiene que ser práctico. El nombramiento del CNE ya no se hizo, pero hay un proceso electoral el 15 de octubre. ¿No sería más práctico participar en esas elecciones? ¿Soy Venezuela no divide?

MCM: Ninguno de los partidos que estamos en Soy Venezuela hemos postulado candidatos aparte y por tanto no se puede afirmar que impulsamos una división. Tampoco estamos llamando a la abstención. La responsabilidad de quienes participen en este proceso es de los líderes y fuerzas que convocaron a este proceso. Es decir, no interferimos en esa ruta. No tenemos responsabilidad alguna en lo que allí ocurra. No llamamos a la abstención y cada uno debe tomar su propia decisión al respecto.

Es un falso dilema entre la ética y el pragmatismo, porque yo creo en la política con valores. Y ese pragmatismo al extremo de que todo vale, ha traído como consecuencia a una sociedad que no cree en nadie. El gran desafío que tenemos por delante es construir confianza en unos y en otros, y en las instituciones. Debemos hablar con la verdad. Por ejemplo: yo no creo en este régimen cuando ofrece un calendario electoral. Yo no creo que hagan elecciones el año que viene y si las hacen, serán trampeadas de tal manera que puedan asegurarse en el poder. Es una narcodictadura, no tienen palabra. Asumamos qué es lo que estamos enfrentando.

¿Venezuela puede esperar un año más de hambre, de insalubridad? Hay que detenerlo. Es un régimen que se niega a aceptar ayuda humanitaria. Maduro simplemente no va a corregir porque está amarrado por las mafias, entonces hay que reaccionar incluso por encima de nuestras diferencias ideológicas. Son los tiempos del hambre y hay que reaccionar. Una ruta que le da tiempo al régimen, que cree en la palabra del régimen, se transforma automáticamente en una actitud que le da la espalda a quienes participaron el 16 de julio, que no se movilizaron para mejorar las condiciones del régimen, sino para exigir la salida del régimen.

MPH: ¿Cuál es tu propuesta?

MCM: Retomar la ruta del 16 de julio, retomar la fuerza y el camino por el que estábamos avanzando. Juntos tenemos que visibilizar y demostrar el deseo de cambio, retomar la energía de cada venezolano, porque esa fuerza está intacta; organizarnos desde la base y hacerle entender a Maduro que su mejor opción es aceptar los términos de una transición que garantice la salida de la dictadura y las mafias.

MPH: Cuando me hablas de julio, yo pienso en las guarimbas y yo creo que la gente no quiere esa violencia.

MCM: La violencia la puso el régimen, la violencia no la puso la gente que salió pacíficamente a protestar. Las evidencias se dan cuando ves imágenes de disparos a quemarropa. Hubo trancazos y la gente lo hizo lo más cercano a sus hogares para defenderse. ¿Qué hay que hacer? retomar esa lucha, y recordarle a la comunidad internacional que debe acabarse la complicidad con las mafias. Hay que identificar la plata robada a los venezolanos, y con ella construir un fondo para salvar a los venezolanos que hoy temen por su vida, atender la crisis humanitaria, y el colapso de los servicios esenciales. Esas son tareas que solo se pueden hacer una vez empiece esa transición, que no puede esperar más.

 

Te puede interesar

Compartir