Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Jorge Giordani: István Mészáros, pensador revolucionario original / Reflexiones sobre la Nueva Internacional

Jorge Giordani: István Mészáros, pensador revolucionario original / Reflexiones sobre la Nueva Internacional

István Mészáros (fallecido el 01-10-17) fue un pensador revolucionario original, cuyos trabajos permiten y permitirán, por mucho tiempo, comprender la crisis que sufre la humanidad entera, la crisis estructural de la lógica del metabolismo del capital.

Después de una pasantía como adolescente, por una serie de oficios que le permitieron como ayudante de una panadería, o lo que era una fábrica productora de piezas para aviones, el apreciar el trabajo como medio de vida, luego como estudiante de filosofía, en la Universidad de Budapest, que lo llevaron a ser asistente de su Profesor Georg Lukács, con quien alcanzó una amistad que permaneció durante toda la vida.

El haber podido conocer personalmente a István Mészáros, constituyó para nosotros un enorme privilegio, un honor al poder acercarse a un ser humano extraordinario, comprometido hasta su última fibra, con un cambio social radical de la sociedad, al unísono que enfrentó la vida cotidiana con un humor y una fina y profunda ironía.

Su compañera de vida Donatella, lo acompañó por el mundo entero, desde que se conocieron en Francia, y luego desde aquella Italia impregnada por las huellas de la postguerra, en la continuación de los trabajos iniciados al lado de su Maestro y amigo en Hungría, su terruño personal, Mészáros no cesó en el propósito de alcanzar una elaboración crítica y constructiva de la realidad de la sociedad de su tiempo. Donatella, compañera de vida que apoyó con su familia: con Laura, Susie y George, a lo largo de un periplo desde su salida de Hungría en tiempos difíciles, por Italia, Escocia, Canadá, para terminar residenciándose en Inglaterra en forma definitiva, concluyendo en la Universidad de Sussex, con el reconocimiento de ser Profesor Emérito de esa Casa de Estudios.

La pérdida de Donatella en junio del año 2007, significó para István Mészáros, con la siembra definitiva de ella en Rochester, la necesidad de concluir una serie de trabajos los cuales llevó adelante durante la última década, particularmente aquella inmensa tarea de escrutar y conocer el Estado más allá del Capital, como promesa que debía cumplir ante la solicitud de su compañera de vida. En la elaboración de esta ardua y compleja tarea, la suerte no terminó por darle a István Mészáros la energía vital suficiente para concluir una obra que ya tenía programada, y que deberá ser continuada si se quiere mantener la senda de la construcción de una transición a una sociedad basada en la lógica del metabolismo del trabajo, esto es el socialismo. Allí quedó para la posteridad ese esfuerzo inaudito, que ni el propio Karl Marx se propuso y que no pudo completar hace ya más de siglo y medio.

Durante su permanencia en Turín, Mészáros publicó un desafiante libro acerca de la rebelión de los intelectuales en Hungría [I]. Más tarde llegó a una atmósfera diferente en la Universidad de St. Andrews, en Escocia, institución fundada en 1413, la Universidad más antigua y la tercera en países de lengua inglesa. Allí nace su tercer hijo, George, en Codogno, Italia, Laura, la primogénita, y en Londres su segunda hija, Susie.

El reconocimiento de la grandeza de Attila József lo llevó a traducir, junto con Donatella, poemas de ese gran revolucionario y poeta húngaro [II]. Años después en unos de sus primeros trabajos publicados ¨Teoría de la Alienación en Marx¨, donde comenzó a mostrar una línea su línea de pensamiento en el campo de la filosofía marxista [III]. Una interpretación profunda de la obra de su Maestro Georg Lukács, la realiza Mészáros en dos trabajos, entre otros, publicados posteriormente [IV]. A principios de los años setenta recibió el Premio Isaac Deutcher Memorial Prize por su trabajo titulado ¨The Necessity of Social Control¨[V], seguido por una serie de trabajos relativos a la obra de Sartre y al estudio acerca del poder de la ideología[VI].

Después de esos trabajos comenzó a sistematizar lo que sería, posiblemente, su obra magna, acerca de la comprensión de la lógica del metabolismo del capital, y la propuesta de una teoría de la transición [VII]. Más allá de los trabajos que pudo realizar Karl Marx, y más allá de aquellos trabajos que tampoco pudo realizar en su plan original, también más allá de esa lógica del capital inmerso en una crisis estructural que no es capaz de resolver contradicciones antagónicas: como la igualdad sustantiva, las ambientales, las relativas a las unidades de producción transnacionales y los Estados nacionales, ni tampoco las inherentes al desempleo estructural, por lo que Mészáros considera la necesidad de superarlas a través de una transición a otra lógica, la del trabajo, esto es, la sociedad socialista.

Esta obra fue publicada a finales del año 1995, en la cual venía trabajando desde hace muchos años, para no decir décadas. Dicho trabajo lúcido y seminal permitió, entre otras cosas, darle un nuevo sentido a la obra de Karl Marx. No solamente en lo que el propio Marx no vivió, sino también por el significado por alcanzar luchas de nuevo cuño, superior a las anteriores, al interior del capitalismo cuya crisis estructural dura ya décadas, desde el inicio aproximado de los años setenta. Sigue en…

Te puede interesar